COMENTARIOS DE SALAS ROMER

Henrique Salas Romer

Lic. Ibsen Martínez

Presente

Estimado amigo, sé por cosas que usted ha escrito en el pasado – y por lo que escribe hoy -que no soy muy de su agrado. Cosa extraña porque los sentimientos suelen ser recíprocos y, en mi caso, yo a usted lo admiro por su pluma, por su elevada cultura y por su indiscutible talento.


No así por su IDC. Y no porque no crea yo válido ese tipo de herramienta. De hecho, tengo una similar. La mía se denomina ARRECHOMETRO. Es un nombre mucho más pedestre que su IDC, pero ya el nombre lleva años y a estas alturas no lo puedo cambiar. Esta referido, el Arrechometro, a los altibajos del clima emocional del pueblo llano que al igual que su IDC se mueve del 1 al 10. Y como puede deducir, va referido más al bosque que a los árboles, lo que desde un punto de vista estrictamente científico, dejaría menos espacio a lo subjetivo. Pero como tampoco está a mi alcance ver el bosque, tengo que buscar otros puntos de referencia. Me explico.

Recordando a Tomás

Soy porteño, por lo que – a decir de Tomas Polanco- me ubico más en el territorio de lo intuitivo. El hombre de la ciudad, decía Tomas, se fija en cada detalle, al igual que su IDC, sea éste un poste, un letrero, un edificio, para guiarse a través de su jungla de concreto. En cambio los hombres del llano y los hombres del mar, al no tener referencias, debemos guiarnos por la intuición.
De manera que, apelando a la definición de Polanco, comprendo su tendencia a ir de lo particular a lo general. Pero al menos tiene usted algo tangible a mano. Yo ni siquiera puedo ver el bosque.  No tengo otra referencia, como hombre de mar, que el olor salitroso de las aguas, el batir de las olas, la fuerza del viento… y esa indescriptible brújula y (de noche) el astrolabio que, solapadamente, se ocultan en los intersticios de mis neuronas. Y esa intuición me dice que ni siquiera elecciones habrá. ¿Qué le parece?

La realidad de mi comarca

En cuanto a los particulares por los que usted se guía, me siento obligado a complementar la información que tiene respecto a la Comarca que se extiende desde el túnel de La Cabrera, hasta las estribaciones de la Cordillera de la Costa. En verdad, en esta comarca, todo se hará por Primarias, todo, absolutamente todo, de manera que será ese pueblo llano del cual usted proviene y yo – vecino del Barrio de San Millán-  también, quien escoja los candidatos unitarios. Por cierto, son siete los postulados por Proyecto Venezuela. Dos de PV, tres independientes y dos de partidos regionales. O sea que quien le proporcionó la información que usted de la mejor buena fe reproduce, o bien estaba mal informado o lo mal informó.
Lamentablemente no puedo aceptar su apuesta, con todo lo que me gusta el Ballantine. Quisiera ganársela pero, mi ARRECHOMETRO me dice que  elecciones no habrá. Ojalá esté yo equivocado, pero es lo que mi instrumento científico por ahora me está indicando… por ahora.
Le reitero lo que le dije al comienzo. Yo a usted lo admiro, de verdad. No es un halago vacío. Usted no lo necesita y yo no obtendría beneficio alguno de emitirlo. Solo aspiro tener algún día el placer de conocerlo cara a cara, y – consciente de nuestras coincidencias en cosas más elevadas- entablar con usted una franca amistad, así sea en el Palacio de Elsinor, en Neuschwanstein (el sitio preferido de Wagner) o en Camelot.

Reciba un cordial saludo,

Henrique Salas Römer

 
Top