Cuidado MUD

Francisco A. Bello Conde

Francisco Bello

Todos cuantos quisiéramos ver restaurada la democracia en Venezuela y anhelamos vivir en un régimen de libertades, debemos apostar al éxito de la Mesa Unitaria Democrática.

Los partidos más importantes, así como los líderes fundamentales, se han activado para conseguir la anhelada unidad opositora mediante este nuevo punto de encuentro que, tienen como espíritu y deber fundamental, forjar el mejor equipo de hombres y mujeres que representen los factores democráticos en las próximas elecciones parlamentarias del 26 de septiembre.

Es innegable que muchos han hecho su mejor esfuerzo, sin embargo, nos preocupan algunos asuntos de orden técnico y práctico que pudieran atentar contra el éxito de esta empresa.

Nos inquieta el terremoto que pudiese significar la construcción de las listas. No está claro en el reglamento la forma como deben constituirse; la redacción permite pensar que el partido más votado debe encabezarla; que el segundo puesto lo debe ocupar el segundo partido y así sucesivamente, sin importar la diferencia de votos entre ellos. Me explico; si un partido “X” sacó quinientos mil votos en las pasadas elecciones en la lista para elegir diputados regionales y un partido “Y” llegó de segundo con tan sólo un voto, la representación de ambos en la próxima Asamblea Nacional sería idéntica, en el caso de que salgan dos diputados, como pasará en muchos estados del país.

Por otra parte, no es equitativa la distribución a nivel nacional, al no aplicarse algún modelo que equipare la representación de todas las tendencias en cuanto a los “diputados seguros”, que son quienes encabezan las listas en cada estado. No suena razonable que Acción Democrática con aproximadamente el 20% de los votos, encabece más del 70% de las listas y que partidos como Copei y PV (Aproximadamente 14% y 12% respectivamente) encabecen sólo una y peor aún, que UNT, habiendo sido el más votado, esté peleando tan sólo 2 ó 3 listas a nivel nacional.

Sin siquiera mencionar lo que acontece en el estado Miranda, queremos hacer un llamado de atención. Creemos que urge la aplicación del sentido común y que debe imperar la grandeza e imponerse los sentimientos altruistas a la hora de construir el batallón unitario que puede darnos la victoria más importante de los últimos once años. Rectificar es de sabios, ceder es de nobles y exigir es de valientes.

 
Top