Gobierno y Oposición no pueden manejar “unidad en la diversidad”

Leopoldo Puchi

Enfoque
Leopoldo Puchi

elepuchi@gmail.com


Flash ROJO

Como siempre, en Venezuela ni los ricos ni los generales van presos. Ni siquiera con Chávez. Se acusa a la oligarquía, pero quienes están presos son unos policías metropolitanos, unos activistas de partidos, como Richard Blanco, y ahora un viejo líder socialcristiano, Álvarez Paz, bastante limpio, por cierto. Si fuera banquero estuviera suelto.

Silvio Rodríguez ha afirmado que en Cuba deben realizarse revisiones conceptuales: “Yo creo que sí, que hay responsabilidades por parte del hostigamiento que ha sufrido Cuba, sin duda, pero también tenemos responsabilidad nosotros”. Hay deseos de perestroika. Pero Cuba no es Rusia, una potencia, ni cualquier país de Europa del este, sino una isla que es considerada por buena parte del stablishment de Estados Unidos como parte de su territorio. No está en discusión sólo el modelo de sociedad sino la independencia nacional. Así que la comunidad hemisférica tiene que actuar de otra manera. Barack Obama, cumpliendo su compromiso de levantar el bloqueo. Y Latinoamérica, ayudando a una evolución que garantice al mismo tiempo la independencia.

"Henrique Capriles Randonski enredó la unidad por sus aspiraciones presidenciales".

Siempre que el CICPJ se lo propone resuelve los casos policiales más difíciles. Son funcionarios bien preparados, con buena formación, que muchas veces sorprenden por la velocidad con la que develan los casos. Así que no hay excusa para que sepamos pronto quiénes son los responsables de los ataques a la Universidad Central de Venezuela.

Flash NEGRO

Henrique Capriles Radonsky ha lanzado dos bombazos que han desestabilizado el proceso de unidad de la oposición. El primero, la postulación de Simonovis en el circuito de Baruta-Chacao. El segundo, la candidatura de Goicochea en los Altos Mirandinos. En ningún caso hubo consultas, ni siquiera con su propio partido, Primero Justicia. Con estas decisiones ni se resolvía el problema de los presos ni se buscaba ayudar al consenso. Todo ha obedecido al interés de bloquear a candidatos a diputados que no son de su bando. ¿La razón? Las elecciones presidenciales de 2012.

La Iglesia católica tiene problemas, unos causados por sus propios errores en relación a la pedofilia en su interior, y otros porque hay sectores poderosos, de las iglesias protestantes, que quieren disminuir el peso del Vaticano, y aprovechan la ocasión. Pero no es ocultando la situación que se resuelve el asunto. Ni reviviendo los fantasmas del ateísmo marxista. No es Cristo el que está siendo insultado. Lo que se critica es la protección brindada a gente como Marcel Maciel, fundador de la congregación “Los Legionarios de Cristo”.

Hay sectores de la oposición que continúan reaccionando con el automatismo de llevar la contraria. Si viene Putin, llegó el diablo. Si no viene, “Chávez está aislado”. Si se compran aviones es armamentismo, si no se compran, es abandono de nuestro equipamiento militar. ¿Quién entiende?

DESDE LA SALA SITUACIONAL

“Chavistas con otro nombre”

En los discursos, el concepto de diversidad ha sido tan loado que hasta existe un día de la diversidad. “Unidad en la diversidad”, es la consigna cuando se presentan amenazas de división en el seno de una corriente ideológica o partido político. Al invocarla, se habla de tolerancia, diálogo y convivencia.

En la arena política venezolana resuenan de nuevo estas dos palabras -unidad, diversidad-, a veces complementarias, otras antagónicas. Pero cuando la diversidad no es aceptada llega el momento de las fracturas. Ese es el fenómeno que estamos presenciando tanto del lado del gobierno como de la oposición, cada uno a su manera.

Del lado del gobierno, el Presidente  ha dicho que quienes estén con Henri Falcón están contra él. Por su parte, el coordinador de la Mesa de la Unidad, Ramón Guillermo Aveledo, ha calificado a ciertos disidentes como “chavistas con otro nombre”. En ninguna de estas dos expresiones se admite la diversidad. Por lo tanto, habrá algún tipo de fracturas.

En el caso de la Oposición tal vez las divisiones que se anuncian no sean tan grandes, debido a que existe una unidad ideológica asombrosa entre sus componentes, más allá del tema de la democracia. En todas las materias programáticas, bien sea de política exterior, petrolera o modelo económico, hay pocas diferencias. Se ha estructurado una suerte de pensamiento único en torno al liberalismo económico y a la subordinación de Venezuela al dispositivo geopolítico estadounidense. Así que las divisiones que se puedan presentar serán por puestos y candidaturas y no por un debate de ideas.

Por su parte, en el seno del gobierno también hay muchas disputas por posiciones, pero el factor principal de división son las diferencias ideológicas. La verdad es que algunos sectores, como Henri Falcón y el PPT, son más moderados y reformistas, mientras que Chávez se inscribe en la tradición jacobina de “El Estado y la revolución”.

Gobierno. Oposición. Dos campos políticos distintos con una misma dificultad: cómo manejar la unidad en la diversidad.

 
Top