“LOS DERECHOS HUMANOS SE TRADUCEN EN EL DERECHO A LA TRANQUILIDAD”

Manuel Felipe Sierra

En Venezuela se puede hablar de desconocimiento de derechos desde tres puntos de vista y ello explica que el país está bajo vigilancia de instancias internacionales; la huelga de hambre que encabezó Julio César Rivas culminó en logros importantes que muchos consideraban imposibles. El miembro del Foro Penal Venezolano aspira a la AN en las primarias del circuito 2 del estado Miranda y cree que es un deber luchar por el respeto a los derechos que nos confiere una democracia. El derecho a elegir y el derecho constitucional a vivir en un ambiente de respeto y tranquilidad.

MANUEL FELIPE SIERRA

EL GOBIERNO INTENTA IMPEDIR QUE EL MUNDO SE PERCATE DE LA ACTUAL SITUACIÓN QUE VIVE EN EL PAÍS.

Muy temprano está en el boulevard de El Cafetal; lo acompaña un grupo de jóvenes y dirigentes comunales, Alfredo Romero se mueve en plena campaña; reparte volantes y habla con los transeúntes para explicar cuál será su papel en la AN si logra ser escogido en las primarias del 25 de abril. Apostó a uno de los circuitos más difíciles por sus dimensiones y la presencia en él de candidatos positivamente valorados por las encuestas. Compite con María Corina Machado, Carlos Vecchio y Ricardo Sánchez. Considera, sin embargo, que la votación de Chacao, Baruta, El Hatillo y Leoncio Martínez tiene un efecto comunicador para el resto del país. Ahora aparta un tiempo de sus tareas para reflexionar sobre el tema de los derechos humanos en Venezuela para los lectores de ABC de la Semana.

Has asumido el tema de los derechos humanos como uno de los retos más importantes que tiene la sociedad democrática en los últimos años. Has recurrido ante instancias internacionales  a hacer planteamientos sobre este problema. En las últimas semanas han ocurrido hechos muy graves: la detención de Oswaldo Álvarez Paz, la retención de Guillermo Zuloaga, el despojo de la inmunidad parlamentaria de Wilmer Azuaje y la decisión de un  tribunal de Maracay  que ratifica la sentencia contra los ex comisarios de la PM con el claro objetivo de inhabilitarlos como aspirantes a la Asamblea Nacional. Todo ello configuraría una nueva arremetida  contra los derechos civiles y democráticos.

Si, sin duda. Creo que debemos hablar de los derechos humanos desde tres puntos de vista; uno desde el ángulo más grotesco que encierra todo el aparataje del Estado utilizado intencionalmente para perseguir o discriminar o apartar de la vida social y política  a las personas. Eso precisamente, fue lo que se definió por la vía de la Audiencia Nacional Española en el caso de Pinochet en Chile, calificándolo como terrorismo de Estado, que es la utilización de la fuerza del Estado a los efectos de perseguir  a las personas. Eso está sucediendo aquí en casos como el de Álvarez Paz, Guillermo Zuloaga, Richard Blanco, ahora en libertad condicional, Óscar Pérez o Manuel Rosales con órdenes de captura o el caso del dirigente estudiantil Julio César Rivas que está libre pero tiene un proceso pendiente y así como ellos más de 700 casos cuyos expedientes llevamos en el Foro Penal Venezolano sobre compatriotas bajo régimen de presentación.

ALFREDO ROMERO: “LA AN REQUIERE DE NUEVAS CARAS, PERO TAMBIEN DE NUEVAS IDEAS, NUEVOS MOMENTOS Y NUEVAS ALTERNATIVAS”

El jurista y profesor Alberto Arteaga dice que en estos casos “el proceso es la pena”

Así es, el proceso es la pena pero imagínate esa pena; mucha gente no se da cuenta de lo doloroso y  lo difícil que es estar enfrentado a la justicia o mejor dicho a la injusticia, al parapeto de los tribunales a efectos de llevar a cabo un proceso injusto hasta que te ves metido en esa situación. Un dirigente político decía que uno no sabe de la persecución política hasta que tocan la puerta de tu casa; y precisamente eso es lo que sucede en estas situaciones. Mucha gente no se da cuenta de lo que significa estar preso o lo que supone para la familia hacer largas colas donde te revisan y te desnudan antes de poder entrar a la cárcel a visitar a un familiar. Tampoco se sabe lo que es estar bajo un proceso de presentación sino cuando se tiene que ir cada 15 días a un tribunal y hacer la colas interminables en las taquillas del Palacio de Justicia para poderse presentar.

Y toda esta situación, por lo general, sujeta a los caprichos de un juez

Exactamente, todo ello sujeto a los caprichos de un juez. Un juez que te hace esperar y en muchas ocasiones te humilla como si fueses un delincuente, cuando ni siquiera has sido sentenciado. Y esto en un proceso que dura dos o tres años y, entre tanto, el régimen de presentación no se te levanta porque simplemente tu expediente es uno más dentro de un montón. Ese es un aspecto de los derechos humanos que lo hemos llevado en VIVE y el Foro Penal y crudamente se trata de persecución política, hechos que hemos denunciado ante el Tribunal Penal Internacional como un crímenes de lesa humanidad.

¿Cuál sería el segundo aspecto?

El segundo es la violación activa de los derechos humanos. Cuando hablamos de ello nos referimos al policía que entra a un barrio, rompe la puerta de una casa y se lleva a una persona detenida a veces por venganza. También la violación al respeto de la tranquilidad de los ciudadanos, que significa que el gobierno y los funcionarios deben resguardar tu propiedad para que ésta no sea violentada, para que ésta no sea vulnerada. Sin embargo, aquí vemos lo contrario: se expropia, se elimina o se restringe la propiedad de una manera libre como cuando el propio presidente de la República dice públicamente como si estuviera en un bazar: “exprópiese, exprópiese”.

El año pasado vino una comisión enviada por José Miguel Insulza y quien llevó la batuta fue Julio César Rivas. Lo hizo con mucha firmeza y con mucha más inteligencia que cualquier diplomático, quiero hacer énfasis en esto. En la grafica Yon Goicoechea y Alfredo Romero confundidos en la multitud.

“NO EXISTE RESPETO A LOS DERECHOS HUMANOS”

¿Y el tercer aspecto?

Sí, hay otra violación de los derechos humanos por parte del Estado y aquí entramos dentro del tema de la inseguridad. Desde que el actual ministro de Interior y Justicia está en el cargo no ha existido un informe oficial de la cantidad de muertos los fines de semana en Caracas, por ejemplo; él te diría “¿bueno pero por qué lo tengo que publicar?” Simplemente porque si no se acepta una realidad tú no puedes combatirla con éxito. Aquí lo que se está intentando es no admitir que en Venezuela existen asesinatos, no aceptar que existe inseguridad y de esa forma no se puede combatir este flagelo.

Si yo no acepto que el individuo me disparó, por ejemplo, yo no puedo perseguirlo ni meterlo preso y de esta manera se  oculta una realidad. Pero lo más grave es que ello no sólo sucede con la delincuencia, sucede también con el derecho a la vivienda, con el derecho al agua o con el derecho a la luz.

Allí tenemos tres factores que es importante tener en cuenta, por eso cuando leemos el informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y analizamos la situación de estos derechos en Venezuela  llegamos a la conclusión de que prácticamente no existen.

Te referías al caso del estudiante Julio César Rivas, quien encabezó varias protestas y participó en varias huelgas de hambre; luego fue puesto preso y al ser liberado por presión de jóvenes de todo el país, viajó  a Washington y se reunió con representantes de la OEA ¿Cuáles fueron los resultados de estas gestiones?

Participé asistiendo a Rivas y a sus compañeros en dos huelgas de hambre. Una que tuvo un objetivo y un logro muy importante como fue su liberación, la consecuente liberación de once trabajadores de la Alcaldía Metropolitana y del popular “Maraco” quien permanecía  preso por haber acompañado con anterioridad una protesta estudiantil.  Todo ello fue consecuencia de la presión de ese movimiento.

Esta primera huelga de hambre trajo como consecuencia una segunda que pedía la visita de la CIDH. De hecho ambas acciones lo solicitaban, pero la segunda era ratificando ya el pedimento. Quiero recordar que el gobierno venezolano le ha prohibido a la CIDH visitar el país apelando a excusas absurdas como que Santiago Cantón su secretario le cae mal al presidente, como si el problema fuese de una persona, olvidando que actualmente la presidenta de esa Comisión es venezolana y fue propuesta por el propio gobierno y formó parte anteriormente del equipo de la defensoría del pueblo.

Pero es que esa visita pondría en claro cual es la realidad de los derechos humanos en el país

Claro, entendemos que al gobierno no le interesa que la Comisión venga y visite a los comisarios detenidos, a los presos de Ramo Verde, que hable con los estudiantes bajo régimen de presentación. Al gobierno no le conviene que estas cosas se vean y menos aun cuando se trata de un organismo que goza de una elevada credibilidad internacional. Fíjate, el problema es el siguiente, no es que el gobierno no crea en la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. El asunto es que el mundo entero cree lo que dice esta Comisión y  el gobierno quiere ocultar la verdad. Ese objetivo de la huelga de estudiantes de lograr que la CIDH venga no se ha logrado todavía. Sin embargo, persiste el reclamo y esa segunda huelga de hambre fue muy importante y vemos las consecuencias.

EN VENEZUELA NO PASA NADA

¿Los recientes informes de la CIDH tendrían que ver entonces con esa reacción?

Sí, por supuesto. El año pasado vino una comisión como tú decías, enviada por José Miguel Insulza y quien llevó la batuta de todo esto fue Julio César Rivas y lo hizo con mucho coraje, con mucha firmeza y con mucha más inteligencia que cualquier diplomático y quiero hacer énfasis en esto.

Yo hice el mayor esfuerzo en coordinar ciertas cosas para que la  huelga de hambre concluyera y muchos diplomáticos me decían “Alfredo eso es imposible que la OEA venga a Venezuela” y yo decía que eso no era un problema diplomático que era un problema estudiantil, es decir, que era y es un  problema humano y los estudiantes tienen mucha más fuerza que cualquier diplomático… y efectivamente se logró el objetivo. Yo digo que el caso de Julio Rivas es un caso importantísimo y lo digo porque a veces la gente ve estos logros simplemente por la libertad del preso político y no se trata sólo de eso, además de la libertad del preso el objetivo es aún mucho más grande.

En esa oportunidad, tuvimos una reunión con los estudiantes, con los colegas Gonzalo Himiob y Tamara Sujú quienes tratábamos de asistirlos de la mejor manera posible y la comisión se llevó una información muy precisa sobre el asunto que por cierto fue incluida dentro del informe de la CIDH que ha sido rechazado con tanta fuerza por el régimen e incluso llevado a las sesiones de la OEA en Washington en las cuales por cierto el embajador de Panamá en el organismo planteó el caso con mucha contundencia y claridad mientras que el embajador venezolano se puso una máscara para decir que aquí no pasa nada mientras que el mundo se sabe que están ocurriendo cosas muy graves y no son corregidas.

Ahora  eres precandidato a la Asamblea Nacional y vas a participar en las primarias del 25 en el circuito 2 del estado Miranda que incluye los municipios Baruta, Chacao, El Hatillo y Leoncio Martínez ¿Piensas que hay un clima favorable para las primarias y cuál es tu opinión sobre el manejo que ha hecho la Mesa de la Unidad Democrática para la escogencia de candidaturas unitarias.

Es así. Estoy participando en un proceso de primarias que estoy seguro será un ejemplo por tratarse de un circuito que es una especie de ventana de referencia para el resto del país. Y pienso ganar.

Estas elecciones primarias van a permitir a candidatos independientes como es mi caso participar en las elecciones y tener la oportunidad de formar parte de una AN donde se requieren no solo caras nuevas sino nuevas ideas, nuevos momentos, nuevas alternativas.

Como precandidato a la AN considero que es un gran logro, un logro importantísimo, la realización de las primarias porque es la mejor de escoger a los futuros diputados y a la vez hacer ver las virtudes de la democracia. Es un momento estelar para  contribuir desde este escenario a dar ejemplos de democracia y de libertad. Y eso estoy haciendo.

Te propones a partir de tu trabajo como defensor de los derechos humanos desde la sociedad civil

Sí, exactamente.  Soy activista de los derechos humanos, lo he sido y no dejaría de serlo nunca en ningún escenario. Pero el escenario ideal para ese activismo es la AN y por ello he decidido competir. He venido participando en diferentes eventos tanto nacionales como internacionales, defendiendo personas, promoviendo los derechos humanos de personas totalmente privadas, pero como diputado podre  llevar toda esa defensa a un nivel superior, teniendo el aval que supone como diputado, una representación institucional.

 
Top