La Iglesia que cuenta

Carlos Lozano

Caminando con Carlos
Carlos Lozano

El párroco  Alexis Tovar, con el peculiar sombrero y la bicicleta que le caracterizan, hace con empeño diario, entusiasmo y mística su trabajo en una de las parroquias más pobres de Carabobo, Tocuyito, un área abundante en necesidades y en retos que los pobres deben vencer todos los días; y hombres como el padre Tovar dedican su vida entera a resolver, con dedicación plena, solidaridad, consejos y formación del espíritu cristiano.

Párroco Alexis Tovar.

Esa labor que ejerce el párroco Tovar es la Iglesia militante que ha crecido, desde que Jesús hizo de Pedro la piedra sobre la cual fundaría su Iglesia, hasta hoy, 2000 años después. La de las misiones remotas en los lugares y pueblos más olvidados; la de la gigantesca labor de educación eficientemente conducida para los sectores de bajos recursos, como esa realidad maravillosa que no todos aprecian tanto como deberían que es Fe y Alegría; la de miles de sacerdotes y monjas diseminados por el mundo entero atendiendo enfermos de las peores plagas, incluyendo el SIDA. La de miles de pequeñas parroquias en todo el mundo donde hombres humildes, curas sin nombre, ejercen día tras día, sin descanso pero con montones de fe y de coraje, su laborioso trabajo de ayudar, enseñar, consolar y animar a hombres y mujeres, a niños, jóvenes y ancianos olvidados por todos, excepto por esa Iglesia que 24 horas al día hace honor al mensaje de Cristo. Otros sacerdotes, como el padre Pedro Freites, con su batería prestada y el improvisado carrito parlante dan las vueltas en el centro durante la procesión de la Virgen, trasmitiendo una gran fe y dando un gran ejemplo.

Nuestra Iglesia es también la iglesia de la ciencia. Muchos no tienen idea que algunos de los más grandes astrónomos fueron sacerdotes católicos; que muchos de los mayores avances en medicina y en atención a los enfermos, han nacido de los hombres y mujeres de la Iglesia, y así en prácticamente todas las ramas de la ciencia y la tecnología. En cambio, recuerdan si las falsas acusaciones de torturas de la Inquisición a Galileo, falsedad ampliamente documentada.

En más de veinte siglos, la Iglesia Católica ha tenido problemas, ha padecido derrumbes, ha sido manchada por hombres pervertidos. ¿Pero es sólo eso en lo que podemos fijarnos? ¿Es que todo lo demás no cuenta?

La Iglesia resurgirá de la ola de acusaciones que se le hacen y de los daños que le han ocasionado algunos de sus sacerdotes y obispos. Eso es lo que su historia nos indica, ésa es la fe que debemos tener, y la verdad que debemos difundir.

 
Top