El 19 de Abril

Mons. Baltazar Porras

Mons. Baltazar Porras
faustih@hotmail.com

La mejor celebración es asumir un compromiso de luchar contra la anticultura de explotación

Estamos a las puertas del bicentenario de los acontecimientos que generaron el nacimiento de Venezuela libre de vínculos coloniales con España. Quedaba el compromiso de la liberación de los otros coloniajes, sobre todo culturales, que han sido y son el principal obstáculo de la andadura republicana.
La lectura oficial del 19 de Abril ha sido siempre distorsionada. Celebrar ese día con una parada militar es lo más lejano a lo que ocurrió entonces. El 19 de Abril fue un acontecimiento en el que brilló la civilidad. La autoridad de la inteligencia, el diálogo, la firmeza y el coraje no tuvieron que recurrir al poder de las armas o a la fuerza y la violencia. La sensatez en el intercambio de ideas y propuestas respetó a los disidentes y propició el anhelo común de libertad, igualdad y fraternidad.
La independencia fue y es un hermoso sueño nacional, pero hay que estar conscientes de la grandeza del mismo, del sacrificio que implica y las limitaciones para llevarlo a cabo. Este hermoso sueño y propósito de reconocer la dignidad de todos, de lograr formas de convivencia y libertad para toda persona sin exclusión, era y es una aspiración primordial, pero imperfecta. Cualquier proyecto que no integre en el nuevo orden las necesidades y aspiraciones más profundas y justas de todos los sectores, se ancla en los errores del pasado y cierra las puertas a un futuro mejor. La mejor celebración del 19 de Abril es asumir un compromiso firme de luchar contra la anticultura de explotación, dominación y arbitrariedad, división, violencia y exclusión. Positivamente, crear de verdad un espacio de comunión espiritual y social donde la dignidad de cada uno sea reconocida; y por instituciones que encarnen el respeto y la equidad, que apunten a la promoción de los derechos humanos universalmente reconocidos.

 
Top