Los tableros y el ajedrez

El hambre como estrategia de dominación.

La Pequeña Política
Espantapájaros
Avizor.uno@gmail.com

“Lo que por estar yo siempre en el mismo sitio, no veo y otros ven, lo trato de compensar pensando en lo que otros, por andar de rama en rama, quizás no alcanzan a pensar.”

Escrito para gente inteligente

Imagínense ustedes, mis queridos pájaros y pajarracos, el pajarraco mayor, el venerable Ramón J., quien hasta Presidente de la República fue y lo hizo bien, cuando los mismos adecos le metieron la zancadilla a Carlos Andrés, sí, ese mismo, el historiador, el que fue Secretario de Rómulo Betancourt, pues bien, ese pájaro señorial, ahora también es tuitero, y cuando lo vi, yo también decidí meterme en la cuestión. Amigos, no les sorprenda si de pronto ven por allí @espantapajaros.  Pero antes lo voy a practicar.

Claro, para mí ser tuitero es natural, ¿quién sabe más de pájaros que yo? Y de pájaros hambrientos que no es cualquier cosa, aunque por los vientos que soplan pronto serán muchos más. Más adelante me explico.

Pero permítanme que transcriba algo que dije la semana pasada porque como decía aquel señor bueno que me visitaba hace años en el descampado, y que yo quise mucho y ya no está, nada más grato que leerse a uno mismo. Veleidades tiene cada cual y yo tengo las mías. Por mis cinco soles, y también por mis palabras, claro, cuando me salen bien. Esto fue lo que escribí la semana pasada y se los quiero recordar porque por fin me llegó la luz:

“Ustedes ya me conocen y saben que cada tarde y por la noche también, cuando las cosechas que cuido están libres de peligro, pienso y pienso y pienso más, y no logro dar con la respuesta. Porque pareciera que estamos jugando ajedrez en diferentes tableros, jugando solos, cuando a lo mejor el juego es otro, todo un enigma que no he podido descifrar.”

Chucho me prendió la luz

Pues bien, yo al fin lo descifré, claro, con la ayuda de ese brillante compañero semanal que escribe nuestros editoriales. Chucho le dicen en casa, pero aquí, con el respeto que se merece, le decimos Jesús Heras.

¿Ya leyeron su editorial? Pues bien, ese editorial es candanga, y de seguro que se lo suavizaron en la redacción, porque estaba lanzando rectas de humo y eso, mis queridos pájaros y pajarracos, en está democracia que tenemos no se puede hacer, a menos que sea contra alguien que no sea El Libertador. Si, a ese mismo, Águila Uno, que ya cansado de ser un Presidente cualquiera, porque cualquiera lo hubiera hecho mejor, ha decidido construir su propia leyenda heroica.

Ahora el 4 de febrero es el ataque al Cuartel Moncada, sus días en Yare, la Sierra Maestra, y su regreso al poder el 13 de abril de 2002, el Día de la Restauración, aunque quizás no sea ese exactamente el nombre, pero se parece.

Jesús viene

Pues bien, preguntarán ustedes, con toda razón ¿a qué se refiere eso lo de El Libertador? Es lo que infiere un pajarraco que por vez primera escribe aquí llamado Sammy Eppel. Fíjense lo que dice.

“En el decreto 7.375 del 12 de abril, Chávez rebaja a Simón Bolívar al rango de Precursor de la Independencia. Eso quiere decir que el Libertador está por aparecer y es obvio de quién se trata…”

O sea que Águila Uno, que ha sido monaguillo, maoísta, camarada, discípulo de Alá y todo lo demás, ahora también es judío. Pero judío al revés. Porque los judíos, tienen a Jesucristo -nacido en su tierra y por tanto un compatriota- aceptan a Jesucristo como un profeta y piensan que el Mesías que anuncia el Viejo Testamento aún está por llegar. Águila Uno, para variar, es todo lo contrario. Como él siendo católico, de nacimiento y de pila bautismal y de crucifijo cuando está  bajito, sabe que el Mesías ya llegó, ahora lo quiere convertir figurativamente en San Juan Bautista. Me explico por si me perdieron.

Todos sabemos que el Precursor de la Independencia fue Francisco de Miranda, y Bolívar, El Libertador. Pero ¿cómo reconocerle esos méritos a Bolívar si a Venezuela el Imperio la tiene pisada? Sólo hay una manera de lograrlo, habrá pensado para sus adentros. Hay que rebajarle el rango a Bolívar, y declararse él, Águila Uno, figurativamente el Mesías, corrijo, el Libertador. Pero como aún no ha logrado la Independencia, anuncia que el Libertador está por venir.

Al leer al Pájaro Eppel me vinieron a la mente esos letreritos que unos jóvenes vestidos de negro clavan en los árboles de mi pequeña comarca JESÚS VIENE, dicen. Es decir que el Mesías regresa. Pero no, no es así en este caso, porque Bolívar ya no regresa, porque ya Águila Uno no es su reencarnación. Ahora Bolívar es el San Juan Bautista criollo, el que anunció la llegada del Mesías, porque el Libertador está por llegar. Pamplinas.

Los pájaros hambrientos

Les dije al comienzo que cada día habrá más pájaros hambrientos. Y yo que los conozco, en tremendo rollo nos quieren meter.

Estuve leyendo con detenimiento en una edición anterior algo escrito por un tal Alayón. Cuenta como Lenin y después Stalin, mataron de hambre ex profeso a 7 millones de rusos y ucranianos, hombres, mujeres y niños, hasta lograr que se sometiera totalmente a la población.

También conocemos la historia de esa Cuba menesterosa con la electricidad racionada y los anaqueles vacíos, donde la gente debe hacer largas colas o acudir al mercado negro para poder hacerse de una magra dieta. ¿Acaso no es eso lo que, según me cuentan, estamos viendo aquí? ¿Cada día más racionamiento y más anaqueles vacíos?

Y ahora a la carga para apropiarse de toda la cadena alimentaria. Comenzaron con las tierras productivas y luego del fracaso de Mercal (porque compraban alimentos sólo para robar) ahora van con la expropiación de los supermercados Éxito, los almacenes de Polar, la desaparición de harina Pan… Pare usted de contar. ¿Por qué ese empeño? ¿No será ese el verdadero juego? El que yo presentía y no lograba descifrar, en medio de la campaña electoral? ¿Convertirnos en una población hambrienta y, como dice Eppel, Chávez, Libertador?

Pero lo que sigue es lo que nos precisa Heras. Hablábamos de dos tableros de ajedrez. ¿Lo recuerdan? ¿Uno en el que jugamos nosotros y otro en el que juega Águila Uno? Eso fue lo que me ayudó a desentrañar nuestro entrañable editorialista. Nosotros jugamos en el tablero democrático, o mejor ustedes porque yo, varado aquí en el descampado, no puedo más que pensar, mientras Águila Uno hace como si juega, “para cuidar las formas”. Pero su verdadero plan es el Plan B. Lean a Heras, mis queridos pájaros y pajarracos, allí lo describe de manera “descarnada”, aunque le hayan suavizado la prosa, como yo sospecho.

El vecindario

Menos mal que ya pasaron las Primarias porque de tanto odio y tanto chisme esto se estaba convirtiendo en una casa de vecindad. De todas formas publico algo que me llegó y me puso a reflexionar. A ver si a ustedes les pasa lo mismo.

RECIBIDO EN EL DESCAMPADO

Factura, factura, factura

Así le gritaban a Salas Römer y a su esposa Raiza Feo La Cruz, cuando fueron a votar. ¿Será que Chávez nos tiene locos?

Rápidamente me explico. Salas fue nuestro primer gobernador electo por voluntad popular. Transformó a Carabobo. Se le recuerda sobre todo por el Parque Peñalver, por la Villa Olímpica, por su fervor por la cultura y el deporte, y la historia de Carabobo.

¿Habremos olvidado ese Territorio de lo Posible del que nos hizo sentir tan orgullosos? ¿O de su Operación Alegría o de Atención Inmediata o de la gente de primera que lo acompañó? ¿Es que se esfumó el recuerdo de que fue el líder fundamental de la descentralización y que gracias a su esfuerzo, tuvimos puerto y aeropuerto, autopistas y carreteras… y Carabobo se convirtió en el estado campeón?

Por su profunda labor social y el mejoramiento de las zonas populares, lo reelegimos con tres cuartas partes de los votos, y cuando ya no podía seguir, y otros querían ponerle de nuevo la mano a la  región, fundó Proyecto Carabobo, el partidito regional que, montado en su prestigio, tres meses después llevó al Pollo a la gobernación y a Paco a la alcaldía de Valencia.

Si traicionó a Valencia, ¿por qué a  Paco lo eligieron y reeligieron cuatro veces?

Si traicionó a Carabobo, ¿por qué al Pollo lo han elegido también cuatro veces?

Salas no ha aspirado a cargo alguno en Carabobo desde 1992. Han pasado 18 años.

¿Qué es lo que le quieren cobrar?

 
EspantapájarosNo photo
Jesús HerasNo photo
Top