Cambios en marcha

Carlos Lozano

Caminando con Carlos

Carlos Lozano
Carlos @carloslozano.com

En el circuito 5 hubo más votantes en las primarias de la oposición que en las del PSUV ¿Consecuencia de una región antichavista? Allí  Julio Castillo logró más votos que Noé Mujica, quien no sólo es de ese circuito, sino que lo ha caminado de arriba abajo. Miguel Cocchiola ¿es acaso un ganador de la oposición organizada, o un candidato que se ganó -desde tiempos de la campaña por la alcaldía- la confianza de los que no se definen, al menos públicamente, ni por la oposición formal ni por el chavismo? O el caso de Miguel González Chejade, que logró una posición no ganadora pero sí llamativa sin estar presente en la fórmula de PROVE.
Muchas cosas están cambiando

En todo el país, en las primarias tanto de la oposición como del PSUV, parece haber quedado ratificada la importancia del liderazgo y de las organizaciones regionales. Estos dos procesos no fueron asunto de “ni-ni” sino de grupos comprometidos. Ambos, cada uno en su proceso y en su región, siguieron mayoritariamente los pasos y los compromisos locales. Los “ni-ni” siguieron fuera, por su cuenta.
Casi podríamos decir que los venezolanos regresamos al bipartidismo,  sólo que en vez de dos opciones parecidas como fueron en sus tiempos AD y Copei, ahora tenemos dos opciones muy diferentes, el chavismo y la oposición.
Dos opciones que, como en el bipartidismo AD-Copei, son, cada una e incluso ambas sumadas, minoría. Sigue habiendo un amplio mar de electores no definidos. En aquellos tiempos, la mezcla de militancias organizadas y eficientes, y el manejo de las emociones, actuaban como imanes que iban atrayendo electores a cada una de las opciones.
Hoy las dos opciones parecen tener andares diferentes; el chavismo en descenso (no en caída libre, atención) y la oposición en ascenso (pero no explosiva). Sigue existiendo ese mar indefinido entre ambos. Los “ni-ni”. Esto puede traer el 26 de septiembre una nueva Asamblea Nacional con mayorías no contundentes o grupos flotantes, como acaba de pasar en Inglaterra.
Puede llevar, en vía al 2012, a un terreno abierto sin mapas confiables, donde cualquier cosa puede pasar. Los “ni-ni” son importantes porque son muchos y son peligrosos por impredecibles.
Más importantes son las comunidades concretas en las cuales cada dirigente pueda construir y consolidar con un compromiso firme, su pequeña y personal base de poder.
Aunque Chávez se empeñe en una estrategia de concentración de poder en sus manos, el país insiste en plantearle un escenario diferente.
El de la colcha de retazos que hay que saber tejer con paciencia y persistencia.

 
Top