Envenenamiento colectivo

Alfredo Fermín

Alfredo Fermín

En diciembre de 1935, luego de la muerte de Juan Vicente Gómez, en Valencia como en otras ciudades del país, hubo saqueos, durante tres días, a las propiedades de los jerarcas de aquél régimen de terror que se mantuvo durante 27 años. Comenzaron con las propiedades de Santos Matute Gómez, primo del dictador, quien estuvo como presidente del estado Carabobo desde 1929 a 1935.

Durante ese largo período, el detestable Santos Matute Gómez se dedicó a humillar a la ciudad de Valencia, estableciendo sus propios burdeles en San Blas y en La Entrada, por lo cual el Centro de Amigos no abrió más sus puertas para no invitarle a sus rumbosas fiestas, ni a sus hijas, de acuerdo con lo escrito por Miguel Vásquez Romero y Julio Centeno Rodríguez, citados por Juan Correa en su libro “Mi Valencia de siempre”. El Bizco como le decía al déspota gobernante, para burlarse de los valencianos mandó a instalar la Estatua de la Libertad al frente de uno de esos lenocinios. Era lógico que la brutal y larga represión generara odio hacía los esbirros de Gómez por lo cual, cuando la gente se sintió liberada, salió a la calle para vengarse. Durante tres días con sus noches las turbas arrasaron con lo que encontraban en su camino. Derribaron, por lo menos 62 casas, entre ellas la que ocupaba, en La Candelaria, el dancing “Viva Gómez y Adelante”, donde las prostitutas, traídas como atractivo de otras ciudades, vivían en situación de esclavitud.

La situación era tan espantosa que el ejemplar coronel Celestino Hernández, quien se puso al frente del gobierno, se vio en la obligación de tomar una medida que frenara aquella furia colectiva. Ordenó, a la emisora La Voz de Carabobo, que difundiera la noticia de que los saqueadores envenenaron el agua de Valencia por lo cual había peligro de muerte. El efecto fue contundente. “Todo el mundo pensó en su casa, en su mujer, en sus hijos, en correr a prevenirlos, en llevar personalmente la noticia lo antes posible. En minutos se disolvieron los grupos. La ciudad quedó prácticamente sola, lo que aprovecharon luego los camiones para salir con los detenidos y ponerlos a salvo en Puerto Cabello. La noticia del agua envenenada salvó a Valencia quien sabe de qué tragedia”, escribe Miguel Eduardo Vásquez Romero, en Recuerdos del Terruño.

Ahora es verdad

Los tiempos han cambiado tanto que, 75 años después, el agua que consumimos en Valencia está, verdaderamente, envenenada y sin embargo parece que no nos importa morir contaminados por desechos industriales y heces fecales. Pareciera que estamos anestesiados y que, ni siquiera, nos conmovemos ante el peligro de muerte. Porque lo que se ha dicho, en estos días, debe ser tan cierto que, ni siquiera, el gobierno nacional, tan dado a calificar de intento desestabilizador y golpista a cualquier información que no le convenga, no lo ha desmentido.

El partido Proyecto Venezuela, representado por su legislador Germán Benedetti reiteró, esta semana, que el embalse Pao-Cachinche que, surte de agua potable a los estados Aragua y Carabobo, continúa siendo contaminado con 3.200 litros de agua de cloacas, cada segundo, que le envían desde el Lago de Valencia.

“Esa cantidad de desechos químicos e industriales equivale a 276.480 toneladas diarias de excremento que se trasvasan al embalse Paco-Cachinche, por lo cual es urgente que el gobierno nacional adopte medidas para frenar este delito ambiental y de salud pública”.

Esta afirmación la hizo el legislador Germán Benedetti durante una inspección que hizo al embalse de Guataparo, cuyas aguas también son tomadas para surtir a los estados Carabobo y Aragua. El embalse de Guataparo que, hasta hace pocos años, era un hermoso lugar de pesca, canotaje y recreación, está seco y pestilente con montones de peces y otros animales muertos en la orilla incluso perros y gatos. Lo que allí se observa es deprimente porque el agua verdosa y hedionda, allí represada, pasa a la planta de tratamiento Alejo Zuloaga que surte a ciudades carabobeñas y aragüeñas.

Un remedio peligroso

Según la afirmación del ingeniero Benedetti, el agua que estamos consumiendo ocasiona diarreas y afecciones en la piel, los ojos y las vías respiratorias por la dosificación diaria de 20.000 kilos de cloro y sulfato de aluminio que se agregan a la planta potabilizadora Alejo Zuloaga. La alta cantidad de químicos se utiliza “para esconder los olores fecales y contaminantes que generan trihalometanos (C H Cl3), que, al reaccionar con el cloro, se convierte en sustancia cancerígena”.

Una denuncia de esta magnitud, en otra parte del mundo, ocasionaría alarma, pánico como la hubo en 1935, cuando al coronel Celestino Hernández se le ocurrió decir por la radio que el agua estaba envenenada para salvar de la destrucción a Valencia. Pero ahora, en tiempos que parecieran los de la dictadura de Juan Vicente Gómez, ni los que gobiernan, ni la ciudadanía exigen -por lo menos- medidas urgentes para impedir envenenamientos colectivos. En 1935, la denuncia del agua envenenada en Valencia fue una mentira, pero ahora es de verdad y, sin embargo, la noticia ni nos preocupa. ¿Será que la gente de antes era más inteligente y amaba la calidad de vida o no tenía miedo de ser acusada de golpista, desestabilizadora y apátrida vendida al imperio?

 

Un Comentario;

  1. Germán Benedetti said:

    Es preocupante que ¨La Comisión de Ambiente¨ creada después de esta denuncia, y conformada por Diputado Psuv Fernando Vázquez, Legisladora Psuv María Carrasco, Ing.Reinaldo Milano Dir.Regional Minamb, e Ing.Manuel Fernández Presidente de Hidrocentro, no estén actuando con sensatez, ya que están en la obligación de ORDENAR la paralización ¨DEFINITIVA¨ del Trasvase de hasta 5.600 litros por segundo de ¨aguas contaminadas¨ con materia orgánica y desechos químicos industriales que son bombeados por una tubería de 17 kilómetros de lomgitud y 1,60 metros de diámetros, por una batería de Siete Bombas de 800 litros por segundo cada una, desde Canal de Salida de Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Los Guayos hasta Rampa que descarga esas aguas en Río Cabriales.
    El Río Cabriales fue desviado en año 2005 por La Autoridad Única, creada en Decreto de Emergencia de Saneamiento del Lago de Valencia el 23 de Febrero de 2005, antes de concluir obras aprobadas por Bs.200.000.000.000 que incluía construcción de Red de Colectores de Aguas Residuales, y Ampliación de Plantas TAR La Mariposa y Los Guayos, así como mejoras y ampliación de Plantas TAP Alejo Zuloaga y Lucio Baldó.
    Desde Septiembre 2007 se viene trasvasando ¨aguas contaminadas¨, hasta 5.600 litros por segundo desde Lago de Valencia hasta Embalse Pao Cachinche.
    El 25 de Mayo de 2010, se tomaron muestras de agua en Embalse Pao Cachinche, y como resultado de estas descargas de ¨materia orgánica¨, producto de estas operaciones irresponsables de Hidrocentro, El Nitrógeno Total se elevó a 8,5 mg/l y por descargas de pesticidas, El Fósforo Total se elevó a 1,02 mg/l.
    Los Ciudadanos deben conocer que Los Cuerpos de Agua TIPO 1B, que contienen agua para uso de consumo humano, como es Embalse Pao Cachinche, no deben contener estos parámetros según Normas Sanitarias.
    A raíz del desvío del Río Cabriales en año 2005, Trasvase de hasta 5.600 lps desde Septiembre 2007, y descargas de hasta 3.000 lps de aguas no 100% tratadas de Planta TAR La Mariposa, han acelerado la hiper contaminación del Embalse Pao Cachinche en 900% según valores referenciales de Cuerpos de Agua TIPO 1B, los cuales no deben tener estos elementos que propician el desarrollo de plantas acuáticas y empeoran la calidad del agua por falta de oxígeno.
    Los Ciudadanos deben conocer que El Embalse Pao Cachinche siempre ha estado totalmente lleno y su reboce de aguas contaminadas van hacia Emalse Pao La Balza.
    El Embalse Pao Cachinche recibe hasta 10.000 lps y solo le pueden sacar 3.800 lps para su potabilización por su alto grado de contaminación.
    Esta es la única y verdadera razón del racionamiento de agua potable que mantiene Hidrocentro desde el 11 de Enero de 2010 hasta la fecha, dos días por semana, a más de 3.000.000 de usuarios de red de agua potable de Hidrocentro de Estados Aragua, Carabobo, y Cojedes.
    Es hora de que esta ¨Comisión de Ambiente¨ ordene la paralización definitiva del TRASVASE de aguas contaminadas desde Lago de Valencia hacia Embalse Pao Cachinche, y se ocupe de revisar el sistema de tunerías de agua potable, aguas residuales, y elabore Un Plan Rector para ejecutar las obras contempladas en Decreto de Emergencia del Saneamiento del Lago de Valencia que ahora terminaron por envenenar al Embalse Pao Cachinche, comprometiendo la salud y calidad de vida, de millones de ciudadanos.

Los Comentarios han sido cerrados.

Top