PAIS ENCABRITADO

JESÚS HERAS –

Al César lo que es del César. La Mesa de la Unidad Democrática cumplió una tarea a la que pocos le arrendaban las ganancias. Logró poner de acuerdo a un extenso abanico de organizaciones, personalidades, grupos de interés y muchos conexos, similares y afines.

Quedaron, como era de esperar, uno que otro cabo suelto que se podrá anudar de aquí a que venza el lapso correspondiente.  Se tomó en cuenta la fuerza de las organizaciones políticas, allí donde han desarrollado un liderazgo importante, caso de Copei en Táchira, PJ en Miranda, UNT en el Zulia, Proyecto Venezuela en Carabobo, Convergencia en Yaracuy. Con excepciones propias del forcejeo de las cúpulas, se tomó en cuenta el peso específico relativo nacional de las distintas organizaciones. Se incluyó a los presos políticos en un gesto de indudable desprendimiento. Se integró a importantes independientes. A partidos regionales con liderazgo local. Se realizaron elecciones primarias impecables allí donde fue imposible llegar a un consenso, o donde como en Carabobo, las mismas fueron solicitadas por la organización política más relevante para romper el pugilato estéril que existía en esa región, quedando así instaurado un importante mecanismo para futuros eventos electorales.

En el curso de la discusión no se olvidó el tema del programa parlamentario en el cual se trabajó extensamente y del cual están por presentarse 100 iniciativas a desarrollar por las fracciones democráticas que llegarán a la Asamblea.

Como colofón de todo este esfuerzo se realizó este sábado pasado un impresionante acto de presentación de las candidaturas que la Unidad Democrática presentará en este proceso electoral.

Éste fue un acto festivo, entusiasta, con la vista puesta en el futuro. Ninguno de los oradores vio por el retrovisor, ninguno nombró a Chávez (que ya es el pasado) o a su gobierno de “difuntos y flores”. Un acto pues de la esperanza y del afianzamiento de los valores democráticos a los que Venezuela no piensa renunciar.

EN LA ACERA DE ENFRENTE NO GUSTÓ NADA

Hace tiempo que no se hace mucho caso a las provocaciones del Presidente y esto irrita profundamente a quien quisiera mantener el clima de polarización que es el que le permite mantenerse.

Huye hacia adelante en su plan de expropiaciones y en la represión selectiva contra los opositores. Todo de acuerdo al guión de Ramirito Valdez, cuyo viaje público (además de los secretos) ha tenido como objeto leer la cartilla de la represión al gobierno.

Sin embargo, nada de eso mejora su situación en la percepción popular. El desempleo que crea sus alocadas expropiaciones, el caos de los servicios públicos en particular la electricidad que luego de que se marchó El Niño y las iguanas (causas aparentes de los apagones) no ha cesado de deteriorarse. La orgía de violencia e inseguridad que nos agobia van cavando poco a poco la zanja, cada vez más ancha y profunda que lo separa del pueblo al que una vez estuvo unido.

Hasta ahora todos estos desastres le habían salido relativamente baratos. Las fuerzas democráticas lucían desconcertadas y desunidas. Ahora han creado una instancia de cohesión y la presentación de candidaturas únicas va a erosionar aún más, si se adopta una estrategia y mensaje inteligentes, el causal electoral del partido de gobierno.

UNIÓN Y DESUNIÓN

El contraste de la unidad de las Fuerzas Democráticas lo constituye el frente oficialista. En efecto, siguiendo la lógica de hierro de todos los procesos autocráticos, el Saturno de la revolución ha ido devorando, uno por uno, a sus hijos.

Por un lado, la molienda del gobierno ha dejado un verdadero cementerio de ministros, ejecutivos, generales y oficiales que han ido fracasando en sus respectivas responsabilidades y que son dejados de lado cuando la nómina diplomática se llena y no resiste más embajadores. Otros, por desacuerdo con las políticas del gobierno o la permisividad del Presidente, decidieron marcharse. Es el caso del General Ramón Carrizález, y de su esposa, también miembro del Gabinete Ejecutivo.

Por otro lado, las diferencias políticas han generado desde la defección del MAS, luego de Podemos, recientemente el PTT y Henri Falcón, un verdadero ejército de disidentes que no se han resignado a despedirse a la francesa, haciendo mutis por el foro, sino que han plantado tienda aparte y están comiendo del electorado natural del oficialismo.

Así mismo, los recientes atentados contra la descentralización han creado un mar de fondo de descontento entre gobernadores y alcaldes del PSUV. Cómo estará la cosa a punta de melcocha que recientemente el gobernador de Carabobo ha expresado públicamente que colegas del partido de gobierno le han pedido privadamente que mantenga su posición valiente de denunciar la expoliación de que son víctimas, manifestándole su apoyo institucional. El caso de Falcón no será el último que tenga que conocer el gobierno de deserción de sus filas.

Y PARA COMPLETAR LA ECONOMÍA QUE NO RECIBE ÓRDENES

La AN monocromática acaba de sancionar, por encargo, como viene siendo costumbre, la Ley sobre Ilícitos Cambiarios. Una vez más, el gobierno anuncia que reformará las leyes de la economía. Poseídos de poder piensan que la ley de gravedad, las leyes de Mendel, la de Boiler Mariott, pueden ser reformadas a su antojo. Han tenido esta vez la brillante idea de prohibir que se fije precio al dólar permuta y “Cadivizarlo” a través del Banco Central. Pretenden que, como no puede anunciarse el precio,  no se va a vender o a comprar el billete verde. ¡Qué ilusión! Quienes requieran documentación histórica sobre este tema, desde los tiempos de Atenas, les recomendamos leer las páginas centrales de esta edición.

Nos recuerda mucho el Presidente venezolano a Kim Il SUNG, padre del actual autócrata norcoreano quien, en una monumental crisis de combustibles para la calefacción, no tuvo mejor idea que prohibir los termómetros y anunciar que dar el reporte meteorológico era competencia exclusiva del gobierno. Obviamente, los boletines oficiales subían en varios grados la temperatura para que los norcoreanos no pasaran frío.

Pues bien, los precios no respetan al control de precios ni a la policía correspondiente del INDEPABIS, siguen disparados; el desempleo no respeta la ley de inamovilidad laboral; los decretos de reactivación económica no son observados por el estancamiento y retrocedemos en casi un 4% del PIB esperado para este año.

Vamos igualmente hacia una espantosa crisis financiera en medio del mayor ingreso fiscal de toda la historia; hacia el endeudamiento per cápita más monstruoso de América Latina. Las reservas del Banco Central pueden ser usadas ahora por el gobierno para atender gastos corrientes. Cuando veamos el cartelito que solía estar en el edificio La Francia: “Vendemos Oro” puesto en las paredes del Instituto emisor, podremos decir. Llegamos al llegadero.

La soga es fuerte, pero el toro está encabritado.

 
Jesús HerasNo photo
Top