Un diálogo serio es lo que necesita el país

Leopoldo Puchi

Enfoque

Leopoldo Puchi
elepuchi@gmail.com

Flash Rojo

EL DIÁLOGO ES INDISPENSABLE y tal vez la reunión del Consejo Federal de Gobierno era una buena ocasión para reiniciarlo. Pero esto no es un asunto de risitas y amapuches. Chávez falla al centrarse en las apariencias y no crear un espacio verdadero para que la dinámica gobierno-oposición actúe de manera fértil. Tiene la primera responsabilidad por ser el Presidente. Por su parte, la oposición acertó al asistir al evento, pero no resulta muy compatible el discurso de “totalitarismo” con la forma en que actuó en el encuentro. Debe reflexionar bien sobre si ese concepto es cierto, útil y adecuado para hacer política. Un diálogo serio es lo que necesita el país y no supuestas caperucitas o lobos feroces.

"En el Consejo Federal fallaron el Gobierno y la Oposición. El diálogo no puede ser un baile de máscaras".

LA FORMA EN QUE LA SUPERINTENCIA de Bancos pretende controlar la legitimación de capitales provenientes de la droga está perjudicando más a los venezolanos sencillos que a los narcotraficantes. ¿De dónde viene eso de imponer 15 requisitos para abrir una cuenta bancaria? ¿Son acuerdos internacionales? Pero en ninguna parte del mundo piden tantos papeles. ¿Cómo hace un estudiante, un buhonero, el que pinta casas? ¡A quién se le ocurre que un desempleado no tiene derecho a abrir una cuenta! Los verdaderos traficantes tienen veinte y treinta papeles al día.

LAS NACIONALIZACIONES sin ton ni son lo que hacen es desprestigiar ese instrumento y la propiedad pública. Las universidades privadas y públicas pueden coexistir. Así que si la Universidad Santa Inés estaba violando las reglas con carreras piratas lo que salía era multarla, castigarla o vendérsela a otros dueños. No todo tiene que estar en manos del Estado.

Flash Negro

LA GUARDIA NACIONAL detuvo hace pocos días a unas catorce personas que estaban talando árboles en el estado Miranda. El corte ilegal de madera es controlado y castigado en cualquier parte del mundo. Pero resulta que quienes estaban cometiendo el delito son de nacionalidad colombiana, y su gobierno salió a protegerlos. Esto no está tan mal, porque los gobiernos siempre deben estar pendientes de sus conciudadanos en el extranjero, aunque se porten mal. Lo que sí resulta insólito es que la prensa y los noticieros venezolanos hayan brincado con titulares como “Atropello a colombianos”. ¿Detener a quien comete un delito es “un atropello”?  El oponerse a Chávez no puede justificar conductas de los medios que perjudican al país.

EN ESPAÑA DIFERENTES INSTITUCIONES, la prensa y hasta el Rey y el gobierno tienen la costumbre de estar dando lecciones de democracia, de respeto a los derechos humanos y de legalidad a los países latinoamericanos. Se la pasan hablando de independencia de los poderes públicos. Ahora resulta que a un juez español, Baltasar Garzón, se lo rasparon del cargo porque había comenzado a realizar una investigación sobre los crímenes cometidos por Franco. Con este caso, la opinión pública internacional ha descubierto que el sistema judicial español está controlado por partidos y que en su “Consejo General del Poder Judicial” tiene mayoría de votos la corriente partidista favorable al franquismo. Dime de qué presumes y te diré de qué careces.

Desde la Sala Situacional

Despolarización

La decisión del PPT de comenzar a construir, a partir del actual proceso electoral, un movimiento amplio para romper con la dinámica infernal de la polarización es un hecho reconfortante para todo aquel que se sienta inconforme con el cuadro político vigente y con el desempeño del sector gubernamental y del opositor. Este no es un asunto sólo electoral ni de corto plazo.

En Venezuela se enfrentan dos modelos de país extremos. Cada uno tiene respaldo y votos, pero ninguno dispone de la fuerza suficiente para imponerse al otro. Por eso vivimos una situación de inestabilidad y desequilibrio permanente. De un lado una visión estatista, y del otro un proyecto neoliberal. Unos, los del gobierno, con una retórica antiestadounidense. Los otros, la oposición, plegada a los lineamientos de Washington. Polos sin puntos de encuentro y con conductas sectarias.

Para recentrar el país y colocar la cabeza sobre sus dos pies hay que acometer varias tareas. Una de ellas es la recreación de un referente de izquierda democrática, con propuestas y prestigio. Ningún avión vuela sólo con un ala derecha. No hay salidas de centro sin un ala izquierda, de envergadura, desplegada. Se trata de un esfuerzo al que se deben incorporar, progresivamente, muchas voluntades.

El otro desafío es la formulación de un planteamiento de síntesis, basado en la Constitución, pero no sólo en los aspectos de la legalidad política sino en sus fundamentos sociales y económicos, como los principios de distribución del ingreso, economía mixta, así como la redefinición geopolítica de Venezuela  ante Estados Unidos.  En estas materias no hay vuelta atrás, si se quiere alternancia y no una ruptura dolorosa. Es la aspiración de quienes en las encuestas aparecen como los ni-ni, pero también de grandes franjas de los dos polos.

El PPT ha dado un paso importante en esta dirección. El manejo electoral lo ha hecho con una visión amplia al proponerle la candidatura a gente ubicada en diferentes horizontes, como en mi caso, aun cuando he declinado ser candidato a la Asamblea Nacional. El gesto de esta organización anuncia una nueva forma de hacer política que contrasta con la actitud cerrada de los dos polos dominantes. ¿Ha comenzado otro juego?

 
Top