Llegó la hora de la radicalización obediencial

Orlando Ochoa Terán
o.ochoa@worldnet.att.net
Quinto Día

En sus últimas “Líneas de Chávez”, el Presidente dice que “nos estamos montando sobre el potro encarnado en un nuevo Federalismo Bolivariano, Zamorano y Socialista”.

Todo indica que no hay vuelta atrás. Chávez está claro y lo dice sin eufemismos. Ahora lo que viene es radicalización “obediencial” en el ejercicio del poder. Y agrega algo más en la última entrega de “Las Líneas de Chávez”, El Consejo Federal de Gobierno nace “bajo el signo del poder obediencial”.

Esto es lo que dice el Presidente en su artículo publicado el domingo 16 de mayo.

<<Como un gigantesco paso hacia el Estado Socialista y, aun mas hacia el Estado Comunal o Comunero, este viernes 14 de mayo hemos instalado en el Salón Ezequiel Zamora, otrora Salón de Gobernadores del Palacio Blanco, el Consejo Federal de gobierno.

Nos estamos montando sobre el potro encarnado en un nuevo Federalismo Bolivariano, Zamorano y Socialista como la clara y perceptible superación de aquel federalismo liberal y burgués que fue implantado por la IV República. Este último tuvo, como una de sus consecuencias más nefastas, el nacimiento de un concepto degenerado de descentralización.

Se trataba de una descentralización fundada en una desigual e inarmónica división política y territorial, hecha como un traje a la medida de la oligarquía, y no en la Unidad por la que lucharon nuestros Libertadores: la Unidad que hoy nosotros, desde nuestra Revolución Bolivariana, reivindicamos y estamos haciendo realidad.

En este preciso sentido, no podía menos que saludar la asistencia de gobernadores y alcaldes de la oposición, a plena conciencia de que más allá de nuestras diferencias ideológicas y políticas, está de por medio el proyecto nacional contenido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela.

“Yo antepongo siempre la comunidad a los individuos”, escribía por allá en 1828 nuestro Libertador Simón Bolívar al Mariscal Antonio José de Sucre. Con este espíritu, ha nacido el Consejo Federal de Gobierno y bajo este mismo espíritu debe seguir cobrando vida este máximo instrumento del Pueblo: como instrumento de las comunidades para que tomen, definitivamente, el mando y ejerzan, como pensaba Kléber Ramírez, poderes de Estado, haciendo realidad la Toparquía robinsoniana; la Toparquía que se prefigura en los Distritos Motores de Desarrollo.

Llegó la hora entonces para que, sin ninguna clase de eufemismos, el ejercicio del poder obediencial se radicalice entre nosotros. En este sentido, el Consejo Federal de Gobierno nace bajo el signo del poder obediencial y debe señalar el camino y dar el ejemplo.

¡Todo el poder para el pueblo! Patria socialista o muerte.

¡¡Venceremos””.

 
Top