Presidente, no se enrede con Polar

Carlos Lozano

Caminando con Carlos
Carlos Lozano

Carlos@carloslozano.com


En el PSUV, y en el despacho del Presidente, seguramente analizan las mismas encuestas que llegan a otras oficinas tanto públicas como privadas, con sus variaciones, pero también -y es lo más importante- con asombrosas coincidencias en aspectos negativos para el proceso chavista y a Chávez.
Una gran mayoría de venezolanos, por ejemplo, apoya abiertamente a la empresa privada. Para ese porcentaje fundamental, la empresa privada es fuente de buenos empleos, es respetable y es confiable.

Las encuestas también muestran que las intervenciones de empresas y haciendas, y las expropiaciones no son vistas con el entusiasmo con que las anuncian funcionarios del gobierno y el mismo Presidente. Al contrario, salvo para escasas decenas de invasores (incluyendo funcionarios del INTI, Indepabis, y pocos integrantes del Ejército y la Guardia Nacional) esas iniciativas son motivo de temor y preocupación.

En el caso de Polar, además, la imagen que se tiene es la de una empresa exitosa que produce y distribuye alimentos altamente apreciados por los venezolanos. Pero además, Presidente, usted pregunta para qué sirve una cervecería, y afirma que usted la transformaría en una fábrica de helados o de alimentos.
Piense en lo que dice, presidente Chávez. Es cierto que algunos ven a la cerveza como bebida de viernes para obreros borrachos e irresponsables. Pero pregúntele a sus propios militantes y simpatizantes en los sectores populares. Ese tipo de bebedores es una ínfima minoría. Para la gran mayoría la cervecita de los viernes y los fines de semana es una tradición y una manera de pasar un rato ameno después de trabajar.

Además, piense que Polar ya tiene no sólo una fábrica de helados, sino la mayor del país, Helados Efe -y la gente de Regional tiene la competencia directa, Helados Tío Rico-. Y piense que Polar ya es, gracias a la cerveza pero también a un trabajo firme, inteligente y de fe en Venezuela de al menos tres generaciones, la mayor fábrica y distribuidora de alimentos del país.
Piense en lo que está haciendo, Presidente Chávez, porque nadie en Venezuela ve a Polar como a una empresa de capitalistas explotadores. Todo lo contrario. Por eso se le está enredando el papagayo. Realmente, a estas alturas de su gobierno, y a 5 meses de las elecciones legislativas, ésa es una pelea que no vale la pena.

 
Top