Risa gobernadora y rabia venecubana

Agustín Blanco Muñoz

Agustín Blanco Muñoz

abm333@gmail.com

El acto que convocaste, que de entrada daba ganas de reír, se convirtió en una cómica mayor cuando unos gobernadores que se tenían como berracos de la polarización, la intransigencia y hasta la enemistad, caen en las garras de tus apretones de manos y sonrisas. Aquello parecía una competencia de hipócritas payasos, que tenían al lado al canal de todos, informando al mundo sobre esta revolución de la tolerancia y el amor.
Y de inmediato el debate político nacional se vuelca sobre la procedencia o no de la asistencia de los gobernadores a la instalación de tu consejo federal, en cumplimiento de su deber constitucional.  No importa que aquí siga vigente “el mismo librito amarillo que sirve para todo” y que se le ha violado cuando y cómo se ha querido, y en lo que tú tienes mucha experiencia. O que en su nombre se haya decretado una independencia que no tenemos, e instalado una república sin república o un Estado que se mantiene como la columna principal del saqueo de lo que pertenece a las mayorías.

No importa que nos conduzcas a un tal socialismo, supuesta transición hacia un comunismo, que alcanzará vigencia por cuanto la militarada que lo adelanta ahora sí interpretó correctamente a Marx y Engels.

A estos patriotas sólo les interesa que se cumpla con la formalidad que le dé visos de democracia a la inconstitucionalidad. Y esa es tu ventaja. En ningún momento has dejado de ser golpista, contando para ello con el apoyo irrestricto de unas “oposiciones” que siguen creyendo que vivimos una democracia y que el régimen que comandas caerá por la vía de sus votos.

Así se explica y justifica que la risa gobernadora, que no del alcalde mayor porque no lo dejaron entrar a Miraflores, haya asistido al gran Circo Federal. Y sólo te faltó por controlar del todo al de Carabobo y al de Lara.

Este último lamentó que la mayoría de sus colegas hubiese caído en la risa. Según él había que asistir, pero serios y circunspectos.  Y esto lo dice quien introdujo ante el TSJ la nulidad de la Ley del Consejo Federal “porque se contradice con el texto constitucional y vulnera el derecho de las regiones y sus ciudadanos”.  Sin embargo, señala: “Pese a esta circunstancia asistí al acto y por la certeza de que habría sido un acto irresponsable dejar de estar presente en ese escenario” (EN, 16/05/10, p.04). El acto es ilegal pero es irresponsable no asistir. ¿Tú entiendes algo?
Y mientras tanto, tu discurso seguía lleno de los conocidos lugares comunes sobre tu revolución socialista y los obstáculos que levantan “los escuálidos”.  Lucías controlado y sin mayores presiones hasta que te pasó por la mente el tema de la penetración cubana. Por ahí andan diciendo que esto es Venecuba. Ya quisiéramos nosotros haber llegado, apenas estamos comenzando.
Y en tu programa de este domingo 16-05 con igual rabia referiste que los escuálidos andan hablando de nuestra cubanización. Y sacaste a relucir que Bolívar liberó otros países. Y te pregunto: ¿con eso quieres decir que tú y los hermanitos Castro van a liberar este mundo para convertirse en los Quijotes mundiales de la reimplantación del neosocial-comunismo?
El tema te molesta e incomoda, pero es a la vez algo que no puedes negar: VENECUBA quiere cambiar hasta las raíces de lo que somos y tú estas comprometido a conducirnos por las sendas del fracaso y la destrucción para poder controlarnos desde tu poder económico. Pero esto no parece haber sido percibido por nuestros gobernadores, que siguen interesados en jugar a los situados y a la humillación del colectivo.
Al día siguiente tú los bajaste de las nubes y por enésima vez señalaste que “con escuálido ni a misa”, porque la lucha es de clase y ellos tienen que ser barridos por oligarcas y contrarrevolucionarios.
Sin embargo, sabemos que esta política es tan vacía que tu risa y burla seguirán alumbrando muchas miserias e incapacidades. ¡Pero cuídate del colectivo!

 
Agustín Blanco MuñozAgustín Blanco Muñoz
Top