Se equivocan quienes piensan que Mockus bailara pegado con la Revolución Chavista

Gane Santos o Mockus no habrá variación en la política colombiana hacia Venezuela porque seguirá la ayuda militar norteamericana contra la guerrilla; los exportadores del vecino país desarrollan una exitosa estrategia de penetración hacia Europa y el mercado chino; para julio en el mercado venezolano desaparecerán productos y duplicarán su precio porque al bloqueo comercial se une ahora el efecto cambiario, señala Beatriz de Majo, economista, columnista y analista de la prensa y la televisión

Beatriz de Majo advierte sobre la escasez y encarecimiento de productos provenientes de Colombia.

MANUEL FELIPE SIERRA

Es sin duda una autoridad en la materia. Combina su formación académica con un conocimiento directo de la actividad económica de Colombia. En el manejo del tema mantiene desde ese año una columna semanal en el diario El Nacional; conduce un exitoso programa radial para la población colombiana en el país y se desempeña como comentarista de temas internacionales en Televen. Ante las elecciones presidenciales colombianas es requerida en los últimos días, en foros, reuniones y comparecencias periodísticas. Beatriz de Majo pasa revista a la situación actual del comercio bilateral entre los dos países y avanza pronósticos sobre el futuro de Colombia después de la competencia presidencial, para los lectores de ABC de la Semana.

En este momento, ¿cuál es la situación real de las relaciones comerciales entre Venezuela y Colombia después de la suspensión de éstas declarada por el régimen chavista?

Colombia ha sufrido un fuerte recorte porque no se han vuelto a otorgar certificados “Sencamer” (los permisos que otorga el Ministerio de Industrias) a importaciones industriales del país vecino. En consecuencia, todas las importaciones de productos del agro están simplemente prohibidas, porque no reciben autorización del despacho respectivo. Ello ha redundado en una caída de más de 2.000 millones de dólares en el cierre del año pasado y que superará los 3.000 millones este año. Es cierto, que no han desaparecido totalmente las importaciones porque aun hay certificados “Sencamer” vigentes.

¿Y el intercambio de Venezuela hacia Colombia?

De Venezuela a Colombia siguen las exportaciones su ritmo normal pero ya son muy poco significativas hasta el punto que no alcanzarán un total de 200 millones de dólares este año. Lo cual revela una caída brutal de éstas.

¿El clima electoral colombiano se ha reflejado de alguna manera en el curso del intercambio económico bilateral que todavía existe tomando en cuenta que el “efecto Chávez” ha estado presente de modo significativo en las estrategias de los principales candidatos presidenciales?

No, en absoluto. En la relación bilateral las elecciones no intervienen para impedir o favorecer el comercio. Esto parece extraño y por lo general los analistas de ambos países han venido sosteniendo que el flujo comercial entre ambas naciones podría estar marcado o influido por las preferencias electorales de los colombianos. Pero no ha sido así.

¿Es previsible, que una vez que se conozca el resultado de las elecciones presidenciales colombianas seguramente en una segunda vuelta, se abra un espacio propicio para el replanteamiento y la consideración del tema?

No lo creo, sinceramente no lo creo, porque el elemento que provocó el bloqueo comercial venezolano que es la presencia militar norteamericana en las bases militares de Colombia, no va a variar. En esta materia no habrá ningún cambio importante. Ni que gane Mockus ni que gane Santos los colombianos van ni pueden renunciar a la ayuda estratégica que les aporta Estados Unidos en la lucha contra la guerrilla y contra la droga. En este sentido se imponen los criterios de una verdadera política de Estado.

“En Colombia hay la percepción de que Chávez colabora con las FARC con armas y dinero.”

UNA SIMPLE PESADILLA

¿Es decir que no puede esperarse ningún cambio significativo en este sentido?

Ninguno, yo diría que ninguno. Los colombianos ya iniciaron un proceso de diversificación de sus clientes internacionales para colocar en otros países lo que han dejado y dejarán de comprar Venezuela y han sido sumamente exitosos en ello. Les ha resultado una estrategia acertada y productiva. De hecho, acaban de suscribir un acuerdo comercial preferencial, un Tratada de Libre Comercio con la Unión Europea y han comenzado a penetrar con fuerza el mercado chino. Por este camino, a la vuelta de poco tiempo el bloqueo comercial de Venezuela hacia Colombia apenas habrá sido una pesadilla, eso, una simple pesadilla.

A estas alturas, ¿cuales han sido las consecuencias de esta situación para la economía colombiana?

Por supuesto que ha tenido un efecto. Las industrias que producían importantes contingentes de productos para Venezuela se han visto muy vulneradas, especialmente la industria agroalimentaria, textil y confección de vehículos y de insumos petroquímicos. Allí se cuentan por cientos de miles las familias afectadas en lo social y se cuentan por cientos de millones de dólares los daños patrimoniales causados a las empresas. Se han echado por la borda varios lustros de esfuerzos para establecer redes comerciales, fuentes de financiamiento y conocimiento del mercado venezolano. Al mismo tiempo, las inversiones neogranadinas, es decir, las inversiones colombianas en Venezuela se han regresado a su país.

¿Entonces las consecuencias para Venezuela son graves y severas?

Como todavía hay productos colombianos en los inventarios de las casas comercializadoras, no se ha sentido un impacto severo todavía. Pero para julio, por ejemplo, se sentirá con toda su fuerza: habrán productos que desaparecerán y que son básicos para la dieta venezolana y otros se duplicarán, repito: duplicarán sus precios porque al efecto del bloqueo comercial se une ahora el efecto cambiario. No se encontrarán pollos, huevos, azúcar, café, lácteos, carne, enlatados, confitería, productos todos que podrán ser sustituidos por brasileros o argentinos pero a un considerable mayor precio. Además, ningún otro país cuenta con la rápida capacidad de reacción de los productores colombianos que pueden en 6 horas poner sus productos de este lado del Arauca. Otra consecuencia para Venezuela es que sus talentos empresariales y profesionales, han encontrado la grama más verde del otro lado y se están yendo a raudales a un país que los recibe con los brazos abiertos.

ACABAR CON EL COMERCIO ES ESCUPIR HACIA ARRIBA

De ganar Santos, ¿se mantendría la línea dura de Uribe frente a Chávez y como se reflejaría ello en el ámbito comercial?

Mientras en Colombia exista la percepción de que Venezuela colabora con las FARC no solo ideológicamente sino con armas y dinero, Santos no va a contemporizar con Venezuela. Y puede ir aún más lejos si llega a tener pruebas fehacientes de que ello pudiera estar ocurriendo. No estoy hablando de un conflicto armado pero sí de acciones ante los Tribunales internacionales. De lado de Venezuela, si ganara Santos, Hugo Chávez ha prometido terminar con el comercio y seguramente lo hará, aunque eso signifique escupir hacia arriba. Y uno podría imaginarse los costos de una medida semejante.

De ganar Antanas Mockus, ¿sobre que base se plantearía la normalización de las relaciones o permanecerían latentes las tensiones y complicaciones actuales?

Hugo Chávez tendrá un reclamo que hacer a Mockus y será el de denunciar el acuerdo militar con los Estados Unidos. Con una oposición como la que Mockus tendrá en el Congreso, no puede cambiar a nivel del ejecutivo un elemento tan importante y trascendente de su política de seguridad. Y no creo que tampoco lo quiera hacer. Veo un escenario con Antanas Mockus como Presidente similar a la mini-luna de miel que hubo entre Chávez y Obama… ¿cuanto duró?

¿Considera que existe disposición de Chávez a raíz de estos resultados electorales para flexibilizar o modificar la posición venezolana?

Definitivamente no. Si gana Mockus intentará seducirlo un rato y luego la tensión va a continuar. Se equivocan los que piensan que Antanas Mockus va a bailar pegado con la Revolución Bolivariana.

Una victoria de Santos, ¿qué cambios representaría en lo interno para Colombia?

Continuidad en el terreno económico, de lo cual se sentirán felices los colombianos, y posiblemente más éxitos en el tema de seguridad por su carácter guerrerista.

De ganar Mockus, ¿qué cambios podrían registrarse en relación al gobierno de Uribe?

Si Mockus está siendo sincero, y hay razones para pensar que si lo es, pondría el acento en el tema probidad, legalidad, anticorrupción y eso va a ser bueno para Colombia, porque sin duda, la desatención de estos asuntos fue un lunar en la administración de Uribe. No pactará con la guerrilla lo que lo obligará a ser duro con la insurgencia, militarmente, y la economía seguirá la buena senda de prosperidad que construyó Álvaro Uribe. Ojala que emprenda también una revolución social, que buena falta les hace a los vecinos.

 
Top