Banca a la mano

Marcos T. Cabrera

PLUSVALORES
MARCOS T.CABRERA

La gente hoy en día en vez de ir al banco, quiere que el banco vaya a ellos, y cada uno lo espera mediante una expectativa diferente que tiene que ver con su perfil como cliente o usuario.

Dicho perfil está definido por el nivel de cultura financiera y determina el grado de bancarización que va logrando y que evoluciona con el interés por su cultivo. Dicho proceso resulta en un mayor grado de conocimiento y de sofisticación, que nos aleja del punto cero de alfabetismo financiero del cual todos partimos como personas e instituciones.

Por bancarización entendemos el grado de utilización del sistema bancario por parte del público y el conjunto de actividades que permiten que todos puedan acceder al sistema financiero.

Con ella se genera una cultura de ahorro e historial bancario que permite el acceso y la democratización del crédito de manera fundamental para los sectores de la población de más bajos ingresos y contribuye al desarrollo económico de los países, mejorando la asignación de recursos.

También mejora la calidad de vida y las oportunidades de las personas, combatiendo la usura y la pobreza e impulsando el desarrollo económico.

Siguiendo prácticas exitosas en Brasil, y ahora de aplicación en Venezuela por autorización de SUDEBAN, algunos bancos privados están incursionando en una modalidad de manejar sus propios corresponsales no bancarios (panaderías, kioscos, ferreterías, farmacias o abastos) ubicados en zonas populares adonde están tecnológicamente conectados evitándole a la gente el tener que salir de su ámbito de vida para tener que trasladarse a una agencia y poder hacer sus operaciones como depósitos, retiros, solicitud de créditos, pagos de servicios, y consultas de movimientos.

La bancarización es uno de los problemas críticos que enfrenta América Latina, y se sitúa en 30-35% al lado de niveles de pobreza del 40%. Brasil, Argentina, Chile, Colombia, Venezuela y México cuentan con bajos niveles de bancarización, mientras que la excepción es Chile que exhibe el mayor valor.

La economía venezolana con apenas un 45% luce poco bancarizada incluso para los estándares regionales y el potencial de negocio para las entidades financieras es todavía muy grande. Como referencia, el grado de penetración de la banca en Europa o de América del Norte en la vida de los ciudadanos y de las empresas es del orden del 100 %.

La tendencia de los medios de pago en todo el mundo es trasladarlos de los medios tradicionales al electrónico, ya que en general se benefician por ser más prácticos, menos riesgosos, más convenientes y menos costosos para los clientes. El grado creciente de internetización de la población lo hace posible.

Tradicionalmente, los servicios de Banca Personal y Banca Privada han estado restringidos a los segmentos más exclusivos y sofisticados de usuarios con mayores recursos y formación financiera. Se trata de un servicio exclusivo para los mejores clientes que persigue facilitarle la gestión de su patrimonio financiero.

Quienes tienen que lidiar con algún servicio bancario en Venezuela (que somos casi todos), siempre cuentan con una historia de horror. La lista es interminable: largas colas en las agencias, mal servicio del personal, cajeros automáticos que no sirven o le retienen el dinero, clonación de tarjetas, cobros indebidos. La gente no quiere perder tiempo en el banco.

Existen algunos bancos que están dispuestos, tras una verdadera vocación de servicio y por supuesto tras una legítima y merecida búsqueda de oportunidades de negocios, a enfrentar el reto que supone salir al encuentro de los clientes y de sus expectativas en forma sistemática e integrada.

Para ello se han dotado de plataformas tecnológicas modernas y han emprendido un proceso de transformación, información y formación de sus recursos humanos como requisitos esenciales para este acercamiento.

El tiempo es un factor a considerar. Son cada día más las operaciones que se pueden realizar desde una computadora o un teléfono celular. La transaccionalidad se ha venido sacando de la agencia.

Han sabido convertir sus ventajas comparativas en competitivas y en mecanismos de diferenciación de los otros bancos que se quedan enfrascados en la atención de sus clientes en forma masiva, la cual al decir de muchos clientes se les ha vuelto deficiente y desesperante.

Para unos se trata de un proceso de evolución bancaria, para otros más avanzados es el acercamiento del banco a niveles nunca antes pensados. Toda la organización está alineada con el discurso de cuidar al cliente, pues la coherencia es vital, haciendo hincapié en la banca electrónica.

El objetivo es acercar el banco al cliente con el objetivo de bancarizar a un mayor número de venezolanos, sin descuidar rentabilidad y calidad del servicio.

Trámites elementales como la apertura de cuentas ya no requieren que el cliente se traslade al banco. Ya existen los bancos (por cierto una minoría muy novedosa en nuestro país) que tras una cita sin mayores preámbulos, se trasladan a su oficina, toman sus datos electrónicamente, incluyendo los biométricos como fotografía y huella digital, copian sus documentos y lo despiden en un relativo breve lapso de tiempo dejándole la chequera en su mano de una sola vez.

Así que no se quede atrás, amigo lector, y cuando se trate de servicios bancarios ábrale la puerta al que se comporte como un verdadero banco al 100%.

 

Un Comentario;

  1. Jcc said:

    Interesante el articulo. Para complementar el articulo, recuerdo en una
    oportunidad abriendo una cuenta en un banco en California que en una de las caracteristicas de la cuenta era elegir la frecuencia o número de operaciones mensuales en taquilla que la cuenta permitía, era un número muy bajo, como 4 o 5. Un indicador de la bancarización.
    JCC

Los Comentarios han sido cerrados.

Top