“EL 26 DE SEPTIEMBRE NO ES EL FIN DE LA HISTORIA”

Rocío San Miguel, no teme a la persecución judicial y policial

Vivimos un largo proceso de militarización de la sociedad civil; nunca recibí una propuesta de la Mesa de la Unidad como candidata a la Asamblea Nacional, no me afectan los mecanismo de intimidación psicológica, ni el hostigamiento judicial y policial” dice la abogado y especialista en temas militares.

EL ABC DE Rocio San Miguel Directora de Control Ciudadano

Por: Manuel Felipe Sierra

Siempre está en la noticia, como infatigable luchadora social. Al frente de la ong Control Ciudadano ha hecho un rigoroso seguimiento sobre la ideologización  de las Fuerzas Armadas Nacionales y en defensa de los derechos humanos. Actualmente enfrenta una seria amenaza de juicio por haber denunciado que oficiales activos cumplen con tareas como dirigentes del PSUV. Dispuesta a enfrentar con serenidad el asedio de la justicia chavista, Rocío San Miguel habla para los lectores de ABC de la semana.

Las ultimas, han sido semanas de citaciones judiciales y de hostigamiento policial como consecuencia de tus denuncias sobre la militancia activa en el PSUV de oficiales de alto rango en posiciones de comando. ¿En todo caso seria un episodio más en un proceso de ideologización y reconversión de la institución militar?

Así es, se trata de un largo proceso que va desde la militarización  de la sociedad civil a la politización de la Fuerza Armada Nacional. Proceso que se desató a partir de 2002, con los hechos de abril pero también los de la Plaza Altamira que generaron un modelo de colador con el cual se estableció un mecanismo que uso Chávez para depurar la instancia militar. Luego la desprofesionalización que ocurre con  el mito de la activación de la Milicia Nacional Bolivariana y, no nos cabe la menor duda, tambien  la destrucción de la Fuerza Armada Nacional,  a la que avanzamos aceleradamente a partir de 2010.

Ello explica la militancia activa de oficiales en el PSUV.

Si, sin duda, nos hemos encontrado con militares como en el caso del CORE 7 con jurisdicción en Nueva Esparta,  Anzoátegui, Monagas, Sucre y Delta Amacuro que firmaron como militantes del PSUV, transgrediendo el artículo 328 de la Constitución; esta también lo ocurrido en el CORE 4 en Barquisimeto.  Nosotros en Control Ciudadano las procesamos, las verificamos y las denunciamos a través de un programa de televisión en vivo y directo; pero son denuncias no sólo creíbles sino absolutamente verificables.

“Nunca recibí propuesta de la Mesa de la Unidad”

LA RESPUESTA FEROZ DEL ESTADO

La acotación es conveniente porque se suelen hacer muchas denuncias que después no pueden sostenerse en el tiempo.

En este caso presentamos la cédula de identidad y también incluimos copia de la página web del CNE para comprobar nuestra denuncia, la cual podría certificar CONATEL. Ello se constato efectivamente pero al mismo tiempo se desato una respuesta feroz del Estado que yo, te lo confieso, jamás me imagine.

Allí por supuesto comienza la persecución.

Esa misma noche comenzaron llamadas, al día siguiente seguimientos, el día sábado amenazas de poner una orden de captura en mano de un juez, que debo decir muy valientemente se negó a firmarla y cuyo nombre no puedo revelar por razones obvias; aunque yo diría que en este caso quizás no cabe la palabra valiente porque la persona que se negó a firmarla lo hizo porque no existía sustentación legal para procesarla. Curiosamente sustraen de la página web del CNE esa mención; es decir, ya nadie puede verificar lo dicho en el programa por lo que si una persona quiere corroborar la denuncia ya no tiene la posibilidad de hacerlo. Imagínate, la denuncia la hicimos publica el seis de mayo y el Ministerio Público nos cito el día  doce y el día trece antes de empezar una cadena o en medio de una cadena presidencial, el CNE eliminó de la página Web este dato. Desde entonces comenzó una serie de intimidaciones incluyendo las descalificaciones obscenas de los señores Nolia, Silva, Carlos Escarrá y el propio José Vicente Rangel.

Por cierto, José Vicente te trata con cierta confianza, porque dice conocerte muy bien.

Bueno no he escuchado eso. Yo si recuerdo a José Vicente Rangel porque fui empleada del Consejo Nacional de Estrategias cuando el era Vicepresidente de la República y cometió el lamentable error de echarnos del trabajo por aparecer en la lista “Tascón”, por haber solicitado el referendo revocatorio presidencial. Antes de  entrar en una disputa con José Vicente prefiero aclarar que eso es irrelevante porque ya el caso esta en el Comisión Interamericana de Derechos Humanos, un caso que está pendiente ya de admisibilidad y por el cual probablemente Rangel, vaya a una audiencia de fondo y tenga que dar la cara, la cara que nunca dio en dos años de judicialización del proceso en Venezuela.

Rocio San Miguel

¿Cuándo se hizo la denuncia?

La denuncia se hizo a partir del 12 de marzo del año 2004 cuando fuimos despedidas del CNF. Este caso está vivo y pendiente en el sistema interamericano; y confío que será un caso emblemático para construir la historia de la discriminación política en el país.

Háblanos acerca del seguimiento que te hacen.  Todos estos días has estado sometida a seguimientos y hostigamiento judicial y policial.

Si, han sido días muy complicados, el caso fue encomendado a dos fiscales ante los cuales compareceremos en los próximos días. Hemos denunciado una situación de hostigamiento y de amenazas a la integridad personal. Di declaraciones durante 7 horas el día 17 de mayo en la fiscalía, y sorpresivamente, una semana después, tenemos noticias de que han sido cambiados los fiscales; por lo que no sabemos a donde fueron a parar éstos y donde aterrizará el caso. Tenemos otra citación que fue solicitada telefónicamente en el tribunal 34 de Caracas y no sabemos sobre que versa. El hecho cierto es que no existe ningún tipo de investigación en mi contra, y no tendría porque haberla ya que en mi vida siempre he caminado bajo el principio que nos enseño mi padre, de que dos más dos son cuatro, es decir que no hay que buscar explicaciones extrañas a los que son los haberes que uno puede tener. Bueno, acudiremos a lo que será nuestro oficio en los próximos meses, el asistir cotidianamente al Ministerio Público a declarar. Son mecanismos de intimidación psicológica y de desgaste físico que en mi caso no surtirán efecto. Lo he reiterado varias veces, yo estoy en mi casa, si hay alguna orden de detención vayan a buscarme allí porque no pienso irme de este país y pienso seguir haciendo el papel que me corresponde, que es dirigir una pequeña ong, que trabaja sobre el tema de la seguridad.

ESTAMOS EN SITUACIONES EXTREMAS

¿Cómo ves la situación del país y dentro de ella las elecciones del 26 de septiembre? Se comentó mucho que serías propuesta como candidata a la nueva AN por la Mesa de la Unidad Democrática

Nunca recibí una propuesta de la Mesa de la Unidad Democrática, pero debo decir que me siento muy cómoda en donde estoy;  creo que Venezuela necesita una AN vigorosa, pero también una sociedad civil vigorosa, partidos políticos vigorosos, aún cuando no todos vayan a la Asamblea Nacional. También necesita de empresarios vigorosos que no tengan miedo en apoyar iniciativas loables de la sociedad civil y que asuman con entereza el desafío de país que tenemos; y medios de comunicación vigorosos y valientes. No podemos pensar que el 26 de septiembre es el fin de la historia. Allí va a ocurrir algo muy importante para el destino político del país pero nuestro futuro no se reduce a lo que pueda ocurrir en ese escenario y eso tenemos que entenderlo ya, hoy mismo.

¿Crees que eso es entendido por todas las instancias partidistas y las expresiones organizadas de la sociedad civil?

Pareciera que todos nos estamos enfocando en una dirección que es la correcta, que es la indicada, que es la de apoyar los factores democráticos de la unidad para que ejerzan un mecanismo de control democrático en  el nuevo  parlamento; pero hay que apoyar otros elementos de la sociedad que no parecen tan claros en estos objetivos. Que bueno sería por ejemplo que existiera una mesa de la sociedad civil democrática, una mesa de los empresarios y una mesa de los medios. Aunque no me gusta utilizar la palabra mesa porque  crea una situación de discusión y me gustaría  más bien que fuera didáctica, más participativa, más plural.  Yo diría mucho más abiertas a las ideas, porque hay tendencias en la sociedad que no están siendo escuchadas. Yo insisto en la importancia de rescatar un concepto de identidad nacional que movilice a los venezolanos porque hay un conjunto de personas que creyeron en su momento, que ese mecanismo era la “revolución bonita”, la misma que  hoy 11 años después, ha resultado un costoso fracaso, no ha redimido nada y ha estado por debajo de todas las expectativas.

Estos 11 años más bien han desembocado en el agravamiento y la complicación de todas las calamidades nacionales…

Sin duda, han separado a los venezolanos y  han introducido factores brutales de contradicción en la sociedad que no existían. De modo que,  es necesario pensar en construir un mecanismo de identidad nacional que una a la población en la búsqueda de una esperanza. Creo que ese es el desafío inmediato. Y además tenemos unos pasos electorales, importantísimos como el 26 de septiembre y las elecciones presidenciales de 2012. Pero estamos en situaciones extremas, de mucha gravedad, el déficit democrático es cada vez peor; ya no existe contrapeso al poder ejecutivo desde ninguno; todo esto es muy peligroso. Es una entropía feroz de la cual se alimenta el régimen porque tiene el poder, tiene la organización y tiene la logística. Frente a ello los ciudadanos tienen que someter a prueba todas sus fortalezas, tienen que demostrar un coraje infinito y establecer concordancia entre los principios y las acciones. Que bueno seria escuchar entre los venezolanos que tenemos trabajo en el largo tiempo, un control ciudadano de largo aliento; Rocío San Miguel es una mujer de largo plazo porque no creo en eso de estar buscando “codazos”, maniobras pequeñas, que  a mi no me interesan. Es importante que se exhiba el deterioro, el daño que este régimen ha causado al país para que nunca más a Venezuela se le ocurra volver a pasar por una situación similar.

 
Top