De la Rotunda al Helicoide

Luis Cisneros Cróquer

Confidencias
Luis Cisneros Cróquer.
nirguayork48@hotmail.com

Quienes salían de las mazmorras de Gómez, de la Rotunda o del Castillo Libertador, iban a morir a sus casas. Los que sobrevivieron, sembraron las semillas de la democracia. El día de la liberación en estos tiempos, algunos lo sitúan en el 26 de septiembre, pero pudiera ser una ilusión, sencillamente una esperanza.

Iván Simonovis.

Iván Simonovis, un venezolano honorable víctima de un juicio podrido, amañado, lleno del odio más asqueroso, se encuentra en una celda de 2×2 en el Helicoide, sede de la policía política del régimen. Nos contamos entre quienes condenamos esa sentencia política que no jurídica y por ello, requerimos que la gente no olvide, que no se muestre callada, sino que comunique a sus muchachos esta injusticia, para que más temprano que tarde, llegue el momento de la liberación de los presos políticos en este país.

A Simonovis un periodista del diario El Universal le pregunta: -Agotados los recursos legales y políticos para su liberación, ¿no cree que una evasión es la única salida o esperan por una amnistía? – Ésta es una cárcel de máxima seguridad y antes de llegar a mi celda no hay menos de 10 rejas y cámaras. Todo está controlado. Pero, ¿qué haces si te evades? ¿A dónde vas? Con solo oír el cuento de los exiliados te das cuenta que eso no es nada agradable. Luego está la familia. Aquí, por lo menos veo a mis hijos y esposa, 4 veces al mes. Compartimos con mucha incomodidad, pero compartimos. En la clandestinidad no sabes cuándo los verás y ellos me necesitan. De la amnistía hemos explicado hasta el cansancio que NO podemos ser beneficiados, porque el GOBIERNO nos condenó por delitos de violación de los Derechos Humanos, sin ningún beneficio. Son 30 años y 30 años debemos pagar. Una condena a muerte.

Ahora bien, todos los días recuerdo 5 nombres: primero el de la inefable Margorie Calderón. Luego Eladio Aponte Aponte, Francisco Coggiola, Fabiola Colmenares y Alejandro José Perillo, Magistrados que son los “cómplices necesarios” del gobierno en esta injusta condena. Será entonces, la justicia internacional la que se encargue de juzgarlos y ya trabajo en eso con mis abogados.

José Rafael Pocaterra, el escritor valenciano que recibió el castigo de los grillos gomeros, desde los oscuros rincones de la prisión sentenció al dictador a quien, según afirmó en su libro “Un venezolano en la decadencia”, condenaría, como en efecto lo hizo, con sus palabras… Quienes dispararon contra la manifestación y asesinaron a 18 venezolanos desarmados, fueron declarados inocentes y para justificar aquella sentencia se abalanzaron contra estos comisarios y agentes de la Policía Metropolitana.

Llamo a mantener la comunicación con los presos y con sus familias. Hay que localizar la información sobre las redes existentes para hacerles llegar nuestra palabra de respaldo mientras nos preparamos para el momento del desmoronamiento de este ensayo de terror, asesorado por Castro.

 
Top