En caso de contenedores el Gobierno ha sido débil

Leopoldo Puchi

Enfoque

Leopoldo Puchi
elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

Al Gobierno sólo le puede salir bien lo del nuevo sistema permuta del Banco Central si Cadivi cumple con la entrega de dólares. Si continúa la ineficiencia en ese organismo y no se liquidan las divisas a tiempo habrá desabastecimiento, porque ya no es como antes que los importadores podían ir a los dos mercados. Y por el negro negrito no se pueden traer mercancías. Las aduanas no lo permiten. Lo más lógico sería precisar por códigos qué se puede importar por Cadivi y qué por el permuta.

De que hay gente a la que le gustaría que Franklin Brito muriera, la hay. Son esos  pequeños grupitos extremistas. Pero esto no exonera al Gobierno de su responsabilidad de terminar de arreglar el asunto, que lo perjudica. Un buen negociador, sin prepotencias, ya lo hubiera resuelto. Si se necesita una indemnización, que se le dé. En esto no valen orgullos.

Si Merentes no logra que Cadivi entregue a tiempo las divisas, fracasará el nuevo sistema permuta.

Hay funcionarios del Gobierno, que por ingenuos, o no saber contestar a los periodistas perjudican al Gobierno. Es el caso de Virginia Mares, presidenta de Pdval. Hay otros que le socavan las bases, pero esta vez por alzados y todopoderosos, como el ministro de Educación. ¿Qué le cuesta darle los reales al comedor de la UCV? Allí van los estudiantes más necesitados y de la provincia. Bravuconadas e ineficiencia van de la mano.

Flash NEGRO

“La mafia que se adueñó de México”, éste es el título del último libro del líder de la izquierda mexicana Andrés Manuel López Obrador, en el que relata cómo el proceso de privatizaciones concentró el poder económico de ese país en manos de 30 magnates (entre ellos Alfredo Harp, de Banamex, Lorenzo Zambrano, de Cemex, y Lorenzo Servitje, de Bimbo) situación que ha significado el desmembramiento del tejido social de la nación, que hoy está hundida en la peor ola de criminalidad y delincuencia del continente.

Una parte de los empresarios del sector comercio no quiere invertir en importaciones. ¿La razón? Que con el nuevo sistema de permuta no pueden convertir automáticamente en dólares sus ganancias en bolívares. Ésta es una de las causas de la baja demanda de divisas ante el BCV. Esto puede traer escasez en piezas, repuestos y todo lo que se trae “puerta a puerta”. Por su parte, los importadores más arriesgados incrementarán la sobre facturación.

Si el duro de los duros, Richard Nixon, fue el que rindió a su país ante Vietnam, tal vez Juan Manuel Santos pueda normalizar las relaciones con Venezuela. Bastaría con comprometerse a no repetir un episodio como el de Ecuador, que tuvo efectos políticos y comerciales muy dañinos. Santos no levantaría sospechas de blandenguería. Después de todo, ya Estados Unidos tiene sus bases. Y Chávez es un factor real que no se puede ignorar.

DESDE LA SALA SITUACIONAL

La ineficiencia, ¿es culpa del socialismo?

La polarización social, pobres contra ricos, se ha convertido en el centro de la campaña electoral del 26-S. En la medida en que esto ocurre, Chávez ha venido recuperándose en las encuestas. Unos ocho puntos según Datos y Datanálisis. La proyección que se hace de los diputados que serán electos le es favorable al gobierno. Sin embargo, en medio de este cuadro político revienta la olla de los contenedores de comida dañada. ¿Cómo afectará este evento la intención de votos?

A diferencia de otras situaciones que ha tenido que enfrentar, en esta oportunidad el gobierno se ha mostrado errático y evasivo. Cuando la crisis bancaria, actuó con cierta firmeza y se destituyó a un ministro. Con motivo del problema eléctrico declaró la emergencia y también hubo destitución de otro ministro. Pero ahora, la reacción es como la del gato. Tierrita.

Ha habido detenciones de altos funcionarios, es cierto. Pero, dado el impacto psicológico de toneladas de comida pudriéndose,  la reacción del gobierno ha sido débil y torpe. Ningún ministro ha salido del gabinete. Los funcionarios se enredan con las explicaciones. Que si lo vencido no es podrido y lo dañado no está perdido. Que si es poco el porcentaje. Que si la oposición se aprovecha.

Con esta actitud de no reconocer errores, de no actuar con firmeza ante la negligencia y la corrupción, se le está dando asidero a los sectores privatizadores que cuestionan no la ineficiencia sino el modelo nacionalizador, y también el de cualquier tipo de economía mixta. Razonan así: si el Estado no sirve, todo debe ser privado, incluyendo Pdvsa.

Ni la detención de Guillermo Zuloaga, ni la lucha del Indepabis contra la especulación, ni las denuncias contra la Polar, pueden sustituir la eficacia de una respuesta contundente al problema concreto de los contenedores. Por este camino los ocho puntos que ha recuperado el gobierno en las encuestas pueden convertirse en sal y agua.

 
Top