La táctica del cambio democrático es la verdad

Carlos Ochoa

Carlos Ochoa
ochocarlos@gmail.com

Los estudios de preferencias electorales no son exactos, un ejemplo de ello lo acabamos de ver  en la primera ronda de las  elecciones colombianas. Las principales encuestadoras pronosticaron la victoria de Antanas Mockus sobre su rival Juan Manuel Santos. Con la segunda ronda a la vuelta de la esquina, todavía los sociólogos, politólogos  y  estadísticos,  están tratando de encontrar una explicación para tamaño error de cálculo. Los humoristas colombianos haciendo gala de su ingenio, han desarrollado una teoría que explica la falta de respaldo de la llamada generación Facebook y de otras redes sociales  a la candidatura del ex rector Mockus. El argumento es, que nadie puede culpar a un estudiante de no haberse levantado en día domingo, para ir a votar por un profesor de matemáticas.

En Venezuela, los últimos estudios realizados por las consultoras de opinión para medir la intención de voto de las elecciones parlamentarias de septiembre, arrojan un dato que considero debe ser tomado en cuenta por la Mesa de la Unidad, para armar la estrategia de la alternativa democrática de cara a las presidenciales de 2012. De acuerdo a los sondeos, la  victoria electoral de Chávez  en los estados menos poblados y más dependientes del presupuesto nacional, decidirá la mayoría en la Asamblea Nacional. Esto se explica por la reciente reforma a la Ley Electoral, que asigna un número mayor de cargos parlamentarios a elegir en  estados como Delta Amacuro, Cojedes, Amazonas, Portuguesa, Monagas Apure y Barinas. A la vez, en los estados densamente poblados como Miranda, Carabobo y Zulia, la nueva organización territorial de los circuitos perjudica a la oposición. Un análisis completo del asunto lo acaba de presentar Luis Vicente León de Datanalisis.

La Mesa de la Unidad está obligada a corregir los errores tácticos que ha cometido, si quiere ganar las elecciones presidenciales de 2012, que son el objetivo principal de la estrategia del cambio. Una táctica correcta, sería hablarle claro al país de las posibilidades de que en septiembre, la oposición saque un número mayor de votos totales sobre el chavismo y no obtenga la mayoría parlamentaria. Si centramos la campaña en el tema de que somos mayoría, y en efecto la votación del país así lo ratifica, la estrategia electoral de las presidenciales tendrá piso. Pero esa claridad estratégica requiere de un desprendimiento y de un compromiso histórico, superior a todas las mezquindades parciales que se han tenido que superar en la escogencia de candidatos, pues implica abandonar la ambigüedad discursiva y colocar la carne en el asador, dejando bien en claro que sí vamos por Chávez en 2012.

Recordemos que se puede ganar una batalla y perder la guerra si no se ajustan las tácticas a la estrategia. La táctica correcta que puede conectar el sentimiento de los venezolanos desencantados de los discursos engañosos es una sola: la verdad.

 
Carlos OchoaCarlos Ochoa
Top