Las sonoras piedras del río del alcalde

Carlos Lozano

Caminando con Carlos
Carlos Lozano

Lo desconcertante de la situación de Pancho Pérez no es que haya señalado en su columna una realidad que todos conocemos. Ni que la administración del Alcalde Edgardo Parra sea o no ilícita en razón del nepotismo, como si esto fuera algo nuevo.


Lo más llamativo, a mi modo de ver, es la obsesión del burgomaestre en buscar una victoria que además de pírrica, es políticamente muy riesgosa.
Ha venido cayendo el alcalde en una especie de paranoia que lo lleva a ver enemigos donde no los hay, a sentirse amenazado y alterado por cualquier crítica. En realidad su administración deja mucho que desear y hay descontento creciente entre los valencianos, con lo cual se acumulan espacios en los medios para criticar y denunciar lo que su gestión está haciendo o dejado de hacer por Valencia.
Debo confesar que desde que era candidato pensé que sería un hombre que trabajaría por la continuidad de las cosas buenas de Paco Cabrera, y haría las que éste dejó de hacer. Nunca pensé que las cosas buenas que tanto costaron en la gestión de su antecesor se opacarían. Y es ése el gran error político de Edgardo Parra.
Desde los líderes del PSUV, Ameliach y Agüero, hasta buena parte del chavismo, han criticado la equivocada actuación del alcalde, concentrado en una gestión que no es eficiente ni mucho menos es de todos, y en atacar a enemigos que son críticos, mas no rivales. Es el caso de Pancho Pérez, el más golpeado… pero no el único.
Valencia pareciera haber caído en una especie de limbo y hasta el más humilde de los chavistas, los no chavistas y los que están en el medio lo siente y lo reclama. Nuestra capital sigue teniendo los mismos problemas que Paco Cabrera no alcanzó a resolver. El alcalde debería preguntar a sus compañeros de partido, los que no dependen de un sueldo oficial, y se lo dirán. Que Valencia está enferma, que empeora.
Sigo creyendo que Edgardo Parra es un hombre inteligente y bien preparado. Estoy convencido de que una alcaldía como la valenciana es una extraordinaria oportunidad para un político. Una oportunidad que el alcalde lleva un año desperdiciando -y de paso, en consecuencia- perjudicando a su propia organización partidista e ideológica. Y de eso sí que debe preocuparse el Alcalde Parra, no de demandar a periodistas que dicen en público lo que en privado miles de valencianos comentan entre sí.

Carlos@carloslozano.com
Facebook: caminandoconcarlos@gmail.com

 
Top