Los opositores comen conflé

Clodovaldo Hernández
clodoher@yahoo.com

La popularidad desató una pelea al estilo de las hermanastras de la Cenicienta.

Freddy Kelloggs, quien no vende hojuelas de maíz sino estudios de opinión, ha demostrado su garra mercadotécnica al deslizar que hay dos dirigentes opositores más populares que Chávez. Cuando el insigne periodista Berto Tusti le preguntó -babeándose ante un posible tubazo- “¿quiénes son, quiénes son?”, míster conflé sacó a relucir su brillante estrategia comercial: “Me los reservo”, respondió.

De inmediato -tal como lo planeó el Señor de las Hojuelas- se desató en la florida oposición una competencia al estilo de las hermanastras de la Cenicienta tratando de meter sus respectivos ñames en la delicada zapatilla extraviada por la chica, antes de que la carroza se le convirtiera en una auyama. “¡Ése soy yo!”, fue la frase más repetida la mañana que apareció la nota rubricada por Tusti.

Y, también de inmediato, la empresa del encuestador comenzó a recibir llamadas, cartas, emails, mensajes de texto, pines y tuíteres de personajes que creen merecer uno de los dos privilegiados lugares. Allí comenzó la segunda parte de la estrategia: una especie de ¿cuánto hay pa’eso?, aunque, claro, expresado de una manera menos brutal, más tecnocrática. A los candidatos a estar en la mini-lista les quedó claro que si quieren zucaritas tienen que negociar con el tigre Tony.

Entre los que están buscando los reales está el ex alcalde de Sifrilandia, quien, frente al espejo, se comentó a sí mismo: “Finalmente, voy a ser Presidente, como me lo prometió mamá hace varios años. Para superar a Chávez en popularidad hay que ser un fenómeno político. Y yo lo soy… además -dijo dándose un suave puñetazo en la mandíbula-, soy tan buenmozo”.

Otro que ha estado acosando al encuestador es el alcalde Jarrón Chino, quien también está seguro de ser uno de los que ha roto la barrera de la popularidad del comandante. “Está claro -expresó el Jarrón-, cuando salgo a la calle, la gente se me abalanza con la esperanza de tocarme las chaquetas Pérez 88 y muchas damiselas hasta quieren besarme la calva”.

Por su lado, el Cerrador de Canales-Basura se desmelenó de nuevo. “Acá nadie se está chupando el deo, todos sabemos que yo soy el único que puede ganarle unas elecciones al rrrégimen. Por eso a la Mesa no le quedó más remedio que meterme en la lista”, expresó.

En Valencia, el Gallo Viejo y el Pollo se pelearon entre ellos, igual que pasó entre los exiliados limeños y entre los jefes de los pedazos de Copei.

El soltero más cotizado de Los Teques no se quedó quieto. “Las pocas pistas que dio Kelloggs son mi retrato hablado”, se animó. Los asesores -muy contentos- le dijeron que debía prepararse para asumir el poder y, por tanto, va a necesitar una primera dama. Erika, de la que te perdiste.

 
Top