Forlán, el futbolista del siglo XXI

GABRIELA TORRES – BBC DEPORTES

Diego Forlán

Forlán sabe que con Uruguay está ante una oportunidad histórica de llegar más lejos en el Mundial.

Justo después de haber conseguido la clasificación de Uruguay para cuartos de final en el Mundial de Fútbol, la atención de Diego Forlán estaba centrada en el partido de tenis más largo de la historia que se realizó en Wimbledon.

Forlán estaba maravillado con la hazaña alcanzada por el estadounidense John Isner y el francés Nicolas Mahut.

Hasta sacó cuentas. Un partido de tenis de 11 horas es como jugar cinco encuentros de fútbol, comentó a la prensa el delantero de la celeste.

Ese fue uno de los temas de los que habló el 10 de Uruguay durante la rueda de prensa después del partido contra Corea del Sur en octavos de final.

Un partido que,  los hizo pasar por primera vez en más de 40 años a unos cuartos de final. Hazaña que en su pre adolescencia hubiese sido imposible de imaginar, pues lo que quería era ser tenista profesional.

Pero las vueltas del destino, y quizás la herencia de su familia, lo hicieron seguir los pasos de su padre y su abuelo materno y convertirse en futbolista.

Conexión Forlán

Hoy el Cachavacha es el alma de su selección dentro y fuera del campo. Es el portavoz de su equipo y la conexión más directa con su país.

Con sus casi 150.000 seguidores en la red social Twitter, el “Uruguayo” da cuenta de cada paso, anécdota y buenos ratos que pasan los jugadores.

“Escribo de forma simple, como si estuviera chateando”, declaró a los medios Forlán quien también se encarga de subir videos de su selección a YouTube y publicar fotos de su estadía por Sudáfrica. “Los compañeros me piden que ponga en Twitter las cosas que pasan”.

Esta apertura en el ciberespacio no se traslada al mundo real, pues son contadas las veces que Diego Forlán ha concedido una entrevista personal; y durante el Mundial sólo ha salido a hablar en ruedas de prensa en tres ocasiones.

Los compañeros me piden que ponga en Twitter las cosas que pasan

Eso sí, cuando lo hace, responde con la honestidad y humildad que no sólo caracteriza a este delantero sino a toda su selección. También se toma la molestia de responder en perfecto inglés a la prensa angloparlante y en castellano a los medios hispanohablantes.

Quien ha sido nombrado Pichichi de La Liga española en dos oportunidades, fue el primer goleador en anotar dos tantos en un partido de este Mundial 2010.

Él no oculta su afición por golear en grandes estadios, como lo hizo esta temporada en el mítico Anfield de Liverpool para llevar a su equipo, el Atlético de Madrid, a la final de la Europe League. En Hamburgo volvió a ser la figura y el goleador del título colchonero.

“Partido a partido”

Sin embargo, quizás por cuestiones de cábala, en esta Copa del Mundo no le gusta hablar de los goles que puede anotar, tampoco mirar mucho al futuro.

“Yo voy partido a partido”, le aclaró a BBC Mundo después de ganar a México 1-0, gracias a un gol de Luis Suárez, su compañero en el ataque.

Actualmente, su sueño es ir avanzando en el Mundial. “No me importa quién haga los goles, no es mi objetivo. Lo importante es llevar a Uruguay a estar entre los mejores del Mundo”, dijo en una entrevista publicada en su página oficial.

Es posible que también por supersticiones, cada vez que llega al campo, se sienta siempre en el mismo asiento de suplente, en la punta izquierda y con un asiento de por medio con Suárez.

Cábala o no, hasta ahora la conjura parece funcionarle al Diego Forlán y al resto de la celeste que se va creciendo con cada encuentro.

 
Top