La batalla de Wikipedia

Carlos Alberto Montaner

Carlos Alberto Montaner

A mediados del siglo XVIII un editor parisino le encomendó al escritor Denis Diderot la confección de una obra que recogiera todo el saber relevante de su tiempo. Así, a lo largo de 26 años surgieron los 28 tomos de la Enciclopedia Francesa, redactados por las intelectuales más valiosos (y valientes) de la época: unos 160 autores entre las que se encontraban Voltaire, Rousseau y Montesquieu. Los libros incluyeron más de setenta mil artículos y casi tres mil ilustraciones. Pocos años después de publicados se desató la Revolución Francesa y el “antiguo régimen” resultó liquidado. Aunque sea imposible de demostrar, los dos hechos tienen una indudable relación. La guillotina no tardó en comenzar a funcionar.

La enciclopedia de nuestro tiempo se llama Wikipedia. Es una obra colectiva y anónima editada en Internet, con la que espontáneamente y sin dirección previa colabora un ejército de voluntarios. Su dimensión y su impacto son infinitamente mayores que los de la colección editada por Diderot. Carmen Pérez-Lanzac resumió hace unos días en El País este fenómeno editorial: en sus poco más de ocho años ya recoge 11 millones de artículos pergeñados por 150,000 autores en 265 idiomas, aunque el inglés, naturalmente, es la lengua dominante. Sólo en castellano ya se cuentan 482,000 artículos a los que se agregan unos 400 todos los días.

¿Es fiable esa enorme masa de información? Relativamente, como no se cansan de advertir los expertos, pero de acuerdo con la contabilidad implacable de Google es la fuente de referencia más buscada y utilizada. ¿Por quiénes? Por los estudiantes que necesitan hacer sus trabajos, por los periodistas agobiados por la falta de tiempo, por todo aquel que requiere urgentemente de un dato y generalmente no encuentra ninguno más a la mano que el que trae Wikipedia.

El asunto es muy peligroso porque Wikipedia es también un terreno de batalla ideológica en el que no faltan las mentiras o la sesgada selección de información para distorsionar la imagen del adversario al que quieren destruir. En Wikipedia hay muchos colaboradores sanamente dedicados a la difusión del conocimiento, pero también existen muchos guerreros decididos a destruir la reputación de quienes ellos consideran sus enemigos.

Todo esto lo conocí de primera mano cuando un ex alumno mío me advirtió que mi biografía en Wikipedia me describía como un terrorista al servicio de la CIA autor de asesinatos de curas y de no sé cuántas otras delirantes fantasías. Como no soy nada ducho en esos asuntos técnicos, le pedí que se pusiera en contacto con los organizadores de Wikipedia y les explicara la difamación de que era objeto. Le hicieron caso, investigaron los hechos y las alegaciones, eliminaron las falsedades más evidentes y colocaron un “candado” en la página para que los calumniadores no pudieran reescribir sus infamias.

En el proceso de enmendar esta página de Wikipedia, mi ex alumno averiguó que una de las fuentes de desinformación es la Universidad de Ciencias Informáticas que existe en La Habana, erigida sobre lo que fue la base de espionaje de Lourdes creada por los soviéticos en Cuba durante la Guerra Fría, en donde se han creado unos “comandos de acción digital” para escribir y reescribir las biografías de amigos y enemigos de acuerdo con el guión que les dicta la policía política. Para ellos, Wikipedia es un campo de batalla en el que forjan la imagen de la realidad que sirva los intereses de la revolución. Nunca antes –afirman– han dispuesto de un aparato de propaganda tan formidable, gratis, anónimo (lo que les evita responsabilidades penales) y eficaz. Me imagino que también sueñan con poner en uso la guillotina.

Fuente: www.firmaspress.com

 
Top