El cuadro político continúa moviéndose entre dos aguas

Leopoldo Puchi

Leopoldo Puchi
elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

José Albornoz denunció el pacto entre la Mesa de la Unidad y el Gobierno para bajar al PPT en el tarjetón.

En la selección de los puestos en el tarjetón el Gobierno prefirió favorecer a los partidos de la Mesa de la Unidad, con la que hizo un acuerdo político sólo con el fin de perjudicar al PPT, que mantiene una posición equidistante de los dos bandos. Inventaron un reglamento especial, según el cual el que estaba de segundo quedaba de último. En todo caso, ha quedado demostrado que Gobierno y Oposición sí pueden pactar. ¿Por qué no lo hacen para los problemas prioritarios del país?

El nuevo sistema de transacción de divisas, el Sitme, logró bajar el dólar paralelo de Bs. 8 a Bs. 5,30. Esto está muy bien. Pero todavía se oyen quejas del sector privado por las dificultades para acceder a esas divisas, aunque ni Consecomercio ni Conindustria presentan casos concretos. Pero lo que sí es cierto es que a las personas naturales que van al Banco Provincial les tiran la puerta en la cara con un “aquí no es, vaya a los bancos del Gobierno”. ¿Acaso esto no está regulado? ¿Cada banco hace lo que le viene en gana?

El Gobierno no ha podido sacarse de encima el problema de la comida podrida, sobre todo porque no actuó con contundencia frente a los burócratas culpables de lo que pasó. Esto ha opacado otros hechos favorables al Gobierno como el cumplimiento de las metas del milenio, la reunión de la Cumbre de Cancilleres de América Latina y el Caribe y el traslado simbólico de los restos de Manuelita Sáenz.

Flash NEGRO

Santos es un duro y de las familias de rancio abolengo de Bogotá. Por eso puede darse el lujo de dar unos pasitos para atrás en relación a Venezuela, sin que le pidan que sea varón. Pero no a todos por allá les agrada un viraje ni las rectificaciones. Por eso, quizás no sea casual la detención de cuatro estudiantes de ingeniería venezolanos en territorio colombiano acusados de espionaje. Siempre hay alguien más a la derecha de la derecha.

La Mesa de la Unidad hasta hace poco daba la sensación de estar paralizada, en particular luego de la publicación de las encuestas de mayo que mostraban una recuperación de Chávez. Pero ahora ha retomado la iniciativa y ha sacado al terreno a Consultores 21 y a Oscar Schemel, y pronto estará en el ruedo Keller. Ahora la Mesa está respondiendo a cada tema y cada semana. Han entendido que la pelea es peleando.

Estados Unidos ha tomado una serie de decisiones, en el caso de Irán, distintas a la de la ONU, que pueden perjudicar a Venezuela. Una de ellas es la prohibición de venderle gasolina a Teherán. No se sabe bien por qué lo hacen, ya que a falta de energía fósil para mover su economía es lógico que aceleren la producción nuclear. En todo caso, Pdvsa tiene un convenio con Irán de suministro de 40.000 barriles de combustible. La amenaza es romper relaciones con las empresas que hagan el suministro. ¿Dejarán de comprar petróleo a Pdvsa o harán una excepción como en el boicot a Cuba?

DESDE LA SALA SITUACIONAL

Magnicidio y tarjetón

Dos noticias marcan el cuadro político venezolano, que continúa moviéndose entre dos aguas. De una parte, el colorido tarjetón electoral ya se conoce, cada partido ha escogido la ubicación de su espacio, con pequeños cuadritos que resaltan como guirnaldas verdes, rojas o amarillas. De otra parte, la detención, en el aeropuerto de Maiquetía de Fernando Chávez Abarca, un agente del equipo operacional de Posada Carriles, responsable de varios atentados con explosivos en Cuba, México y Bahamas.

Aunque hasta el momento se desconoce con precisión cuál era la misión que se le había asignado para Venezuela, se manejan dos hipótesis: la de habérsele encargado la tarea de un atentando contra el Presidente y la de organizar una ola de estallidos de bombas para alterar el clima electoral. Es posible que sea el propio Chávez Abarca quien despeje las incógnitas ya que, al pesar una amenaza de extradición a Cuba, pudiera optar por un arreglo con las autoridades venezolanas.

El tarjetón y los explosivos reflejan dos actitudes frente a la situación política. De un lado la apuesta a un crecimiento progresivo, a largo y mediano plazo, de la Oposición. Del otro lado, la impaciencia, que puede expresarse de mil maneras y la peor es ésta, la de los grupúsculos anticomunistas, muy activos en El Caribe desde hace décadas.

Sin embargo, no estamos frente a aguas completamente separadas. La clave del asunto reside en las elecciones del 26 de septiembre. Las encuestas, hasta ahora, han colocado al Gobierno como ganador, aunque muestran un repunte muy importante de la Oposición, que le pudiera permitir ganar en volumen de votos, aunque esto no se exprese en número de curules, consecuencia del sistema de votación uninominal. Hay quienes recomiendan desconocer los resultados electorales en el caso de que esto llegase a suceder, mientras que otros sectores se inclinan por consolidar el avance que se obtenga, como piso para las nuevas contiendas electorales. Dilema en alta mar.

 
Top