El “jalabolismo” como forma de hacer política

RODÓ EN LA BARRA
BUENAVENTURA NORIEGA (BUENO)

abcbuenaventura@gmail.com

Llego puntual al sitio convenido, luego de esquivar numerosos huecos en calles y avenidas de la maltrecha y desatendida Valencia. Mi viejo Ford Fairlane del 79 pasó la prueba de fuego, ya que vi en el camino a varios autos modernos con el capot abierto. La cuerda de jodedores dijeron poco después de mi llegada que sólo vieron pasar el celaje y por supuesto, dedujeron que era yo, Buenaventura Noriega “el más bueno de todos los conductores”. Serapio Rea fue el primero en felicitarme por las exclusivas publicadas en la página anterior. Helímenes Eliodoro Bordones me saludó mientras lanzaba varios kilos de verdura al “cruzao” que ya huele a cilantro, ajo, cebolla y ají dulce. Me asomo con cuidado y veo la carne de res y la de gallina en pleno hervor. “En 20 minutos estaremos comiendo”, vaticina Helímenes Eliodoro mientras apura una fría.

¡Qué bolas! exclama debajo del frondoso mango Rosendo Agenor Marín ante la inusitada decisión de la AN de darle prioridad en la agenda, a la polémica con el Cardenal Urosa, echando para atrás por séptima vez el hediondo tema de Pudreval. “Esta vaina -insiste el hombre enardecido- sólo puede ocurrir en este país torcido, ya que el crimen de los alimentos podridos, para Cilia Flores y el bosque de manos alzadas- así llamaban a los congresantes en tiempos de José Tadeo Monagas por su exacerbado “jalabolismo”- que la acompañan en sus decisiones carentes de amor hacia el más necesitado, no tiene importancia”. Serapio Rea bebe un largo sorbo de su 12 años mientras recuerda que tampoco para Cilia y sus acólitos fue materia de interés investigar el caso del maletín repleto de dólares que llevó Guido Antonini Wilson, escándalo que sacude a la Argentina y va en aumento con señalamientos de un ex canciller sobre el pago de “coimas” entre funcionarios de los dos países. Serapio llama mi atención para que no lo siga llamando con nombre y apellido, “solamente usa mi nombre cuando te refieras a mí, porque ya estoy cansado de tanta jodedera”.

Pero Serapio que es tan jodedor como cualquier otro de los presentes nos habló del ornitorrinco adivinador de su compadre Eleuterio Casildo Cumares. Ese animalito mitad mamífero y mitad ovíparo, es tan bueno como el pulpo Paúl con sus predicciones exactas en el Mundial de Fútbol, incluyendo la victoria final de España. Él no sabe si al ornitorrinco Cirilo lo amaestraron Jesús Heras o Espantapájaros, pero cuando le pusieron a decidir quién ganará entre el gobierno y la Iglesia, rápidamente señaló con su pico de 6 centímetros una foto del Cardenal Urosa Savino. Lo que sorprendió más a Serapio -yo no pude ver a Cirilo- fue cuando le pidieron que señalara al responsable de la corrupción en el país. Dice él que corrió graciosamente moviendo su colita de unos 30 cms para levantar su pico en dirección a la foto del que te conté. “Es tan cómico este animalito que cuando colocaron un pendón de Pdval con Ramírez al lado, instintivamente trató de taparse la nariz, como recordándonos que no debemos olvidar”. Para la próxima semana fui invitado porque Cirilo va a vaticinar quién ganará el 26 de septiembre y si en verdad viviremos en comuna. Sorprende -dijo al final Serapio- que Cirilo corrió hacia el cartel que sostenía el nombre de la AN cuando le preguntaron ¿En dónde están los “jalabolas” más excelsos del país? No me atreví a decir nada, sólo comí tres platos de sancocho con arepas.

De pastor a pastor nadie se muerde

Me encuentro a Wilkinson Andrés Paruta, joven que integra nuestra red de las nuevas generaciones. De entrada me dice con confianza: “vio que se hicieron los willimeis”. Como no entiendo su jerga juvenil le pido que hable en cristiano. “Lo que quiero decirte es que se hicieron los tontos, los gafos o los bobos, con lo de la detención de un pastor de una iglesia carabobeña, que congrega una gran cantidad de cristianos, y no voy a nombrarla porque en ella converge gente buena, de fe, que no tiene nada que ver con los negocios en que está involucrado quien los guía”, contestó el joven informante. Agregó que el pastor Javier Alejandro Bertucci fue detenido  por presuntamente intentar la exportación de gasoil hacia República Dominicana. “Lo cierto es que contó mi primo Eustoquio Julián Ladera, que la detención se produce por conflicto de intereses entre la Guardia Nacional y la Marina, allá en el puerto de Puerto Cabello, porque a pesar de que el Pastor tenía todos sus permisos y actuaba en el marco de la ley, fue detenido y puesto a la orden del Ministerio Público”, apuntó Wilkinson Andrés. “Sucede además, que la pudrición del puerto llegó a los Tribunales del litoral, cuando un Juez de la mismísima religión del Pastor y que además cumple funciones similares como guía de un templo, para darle la libertad a su homólogo, le pidió a éste que designara a los abogados de su  bufete para así asegurar la libertad. El Pastor Bertucci quedó bajo arresto domiciliario gracias a la honorable  labor del Juez con su propio bufete”. Wilkinson Andrés evoca que Eustoquio Julián le aseguró que todo el puerto se está pudriendo y recuerda con nostalgia aquellos jueces que pasaron por allá como Venero, Puche Piña, Agustín Tenorio, Aura Rojas y Moisés Domínguez (Q.E.P.D.), a los que nunca se les escuchó que para decidir llamaran a los abogados de su entorno como sucede con  la justicia bolivariana de nuestro puerto azul de leyenda…

¡Qué me traigan a María! Hubo un boxeador llamado Vicente Paúl Rondón, que en medio de la mediocridad reinante, llegó a campeón mundial semipesado. Pero como en otra asociación reinaba un policía estadounidense llamado Bob Foster, el de aquí no se cansaba de vociferar: ¡Tráiganme a Foster! Ese día llegó y Rondón duró en el ring pocos segundos. El abogado Carlos Escarrá para hacerse notar con Chávez, insulta y abusa de su posición política. Pero tanto Escarrá como Rondón tienen su “talón de Aquiles” y en el caso del diputado, se llama María Ochoa, una yaracuyana que le propinó dos sonoras bofetadas en abril del 2008 en San Felipe. Por eso, el inefable Carlos ni de vaina grita… ¡tráiganme a María!

A veces falla el serrucho… aunque sea eléctrico

La ex vice-fiscal general, Iraida Alfonzo, tenía una bien ganada fama de “serruchadora” entre sus compañeros del Ministerio Público. Hace un par de semanas paseaba  por los alrededores de parque Carabobo, ubicada frente a la sede principal del MP, y allí me encontré a mi viejo amigo Prudencio Plutarco Cardona, quien tiene muchos años visitando ese sitio. Allí se enteró que la salida de la segunda a bordo de la vindicta pública, sucedió cuando quiso meterse a carpintero usando solamente el serrucho. Me confió Prudencio Plutarco que como experta “serruchadora” fue escalando posiciones bajo un ala protectora. “Pero fíjate que intentó serruchar a su jefe máximo, quien sin pensarlo dos veces la sacó del MP. Ella no agradeció que fuera llevada a ese cargo por su ex compañera de luchas estudiantiles en la Ilustre Universidad de Carabobo”, añadió el viejo informante nativo de la parroquia San Juan. Prudencio Plutarco no quiso despedirse sin decirme que: “la ex vice- fiscal general de la república pasó 10 años en la UC para graduarse por lo que decía que siempre estuvo ocupada con la política”.

Noti Rápidas:

Hemos recibido numerosas denuncias de Juntas Comunales cuyas directivas, cuando pierde el PSUV, son sustituidas por un organismo que se llama Fundacomunal y reporta al Presidente de la República. Hemos pedido nos hagan llegar casos concretos para hacerlos públicos. Por cierto, FUNDACOMUNAL, rima con PDVAL.

 
Jesús HerasNo photo
Top