Gobierno o mafia

Sammy Eppel

Sammy Eppel
sammyeppel@gmail.com

De ser un país autoabastecido en comida pasamos a tener que importar un 70%.

Para que las acciones de un régimen sean catalogadas como “GOBIERNO”, éstas deben estar regidas por una Constitución, existir vigilancia y separación entre los poderes y deben respetarse las leyes. Cuando estas premisas están ausentes y las decisiones son arbitrarias u hormonales, entonces estamos en presencia de una autocracia que funciona como una mafia, pues todas las acciones están dirigidas a beneficiar a un grupo en detrimento de la mayoría.

Un ejemplo típico es el de la comida; Chávez decreta que los alimentos son estratégicos, pero en lugar de promover su producción, se dedica a desmontar el aparato productivo nacional a través de mecanismos “revolucionarios” tales como las invasiones, expropiaciones, confiscaciones y simples despojos o robos. El resultado es que de ser en 1998 un país autoabastecido en comida, exportábamos algunos rubros, pasamos hoy a tener que importar un 70%. ¿Quién se benefició? Pues un grupo mafioso en detrimento de la producción nacional, y recordemos que la comida es como el petróleo, siempre hace falta y debe importarse año tras año, o sea, que no es “guiso” momentáneo, es para siempre.

Otro ejemplo fue el cerrar la frontera con Colombia que era el primer abastecedor en productos alimenticios, la razón muy sencilla; ese comercio bilateral estaba desde mucho tiempo y sus actores, empresas de vieja data con créditos y líneas de abastecimiento establecidas. Para quedarse con ese emporio, Chávez comete el delito de terminar ese intercambio y entregarle el negocio a su grupo, los resultados están a la vista. Podemos extrapolar este ejemplo a todo el accionar del régimen y tenemos la más gigantesca máquina de fabricar millonarios. “Un hombre puede morir por su país, pero un país no puede morir por un hombre”. ¡Será!

 
Top