“NOS JUGAMOS EL DESTINO DE LA PATRIA”

“En Guayana hay persecución y criminalización de la lucha sindical”

Guayana es un desastre; las empresas de la CVG han caído en todos los niveles; la conflictividad laboral crece todos los días pero falta unión y organización de los trabajadores, señala el ex parlamentario, ex gobernador y ex candidato presidencial Andrés Velásquez

MANUEL FELIPE SIERRA

Está en plena campaña electoral como en sus mejores tiempos. Estuvo al frente de los trabajos siderúrgicos en los años 80. Pertenece al grupo de jóvenes políticos formados bajo la prédica de Alfredo Maneiro, fundador de la Causa R. Fue el primer gobernador del estado Bolívar electo y reelecto pero siempre en un estrecho contacto con la masa trabajadora de la región de Guayana, una de las de mayor conflictividad social del país.  Ahora encabeza la fórmula unitaria opositora para la Asamblea Nacional y viene esporádicamente a Caracas con el objetivo de dar a conocer la dramática situación de las empresas básicas y de la población guayanesa. Esto dijo Andrés Velásquez para los lectores de ABC de la Semana.

¿Cuál es la situación real de Guayana? Se asegura que colapsan las empresas básicas, que SIDOR arroja gigantescas pérdidas, que hay paro de trabajadores pero aun así las cosas parecen transcurrir con normalidad

Bueno, se puede definir a Guayana como un desastre. Si quisiéramos buscar una evidencia, una prueba del fracaso y la incapacidad de este Gobierno para gerenciar; del atropello a los ciudadanos y los trabajadores y de la ruina que vive una región desde el punto de vista económico, tendríamos entonces que poner a Guayana de ejemplo y dentro del estado podríamos tomar como un ejemplo “patético” el caso de SIDOR. Fíjate esta empresa con la anterior administración producía 4.2 millones de acero líquido anualmente. Ahora, en manos del estado venezolano produce setecientas mil toneladas; en los seis primeros meses que el Gobierno se convierte en patrono de SIDOR se produce la mayor cantidad de accidentes fatales: seis muertos seguidos. A medida que pasa el tiempo la empresa dejó de cubrir las contrataciones colectivas como rigurosamente se cumplían, se le niegan beneficios a los accionistas clase B alegando que la empresa no genera ganancias.

La corrupción “oxida”a las empresas de Guayana.

Entonces, ¿cómo en el pasado generaba ganancias?

Sencillamente se estatizó SIDOR para desmejorarla; se supone que cuando estatizas lo haces con el propósito de mejorar la producción, la tecnología, mejorar las condiciones de los trabajadores y resulta ahora la estatización ha sido todo lo contrario: no se cumple la contratación colectiva, el personal está siendo sobreexplotado y no se le pagan beneficios a los trabajadores.

¿Y desde el punto de vista operativo?

En definitiva SIDOR se vino al piso desde el punto de vista tecnológico, desde el punto de vista de higiene y seguridad industrial y desde el  punto de vista de su producción. Pero si pasamos de SIDOR a ALCASA nos encontramos con otro estruendoso fracaso: Carbonorca, otra empresa importante tiene más de un año con la producción paralizada y tenemos el caso emblemático de Venalum  que era la tasita de oro que se permitía auxiliar con recursos financieros a otras empresas y resulta que ahora se encuentra en rojo.

¿La situación de Bauxilum también es dramática?

Sí claro. Bauxilum que es el primer eslabón en la cadena, la que produce la alúmina como elemento fundamental para producir aluminio, ya no lo produce; estamos importando aluminio para cumplir compromisos; volviendo a SIDOR se están importando planchones y palanquillas que se producían tradicionalmente, y conste que no importamos productor semi-elaborados sino que estamos exportando aglomerados de hierro. Definitivamente es una situación dramática la que viven las empresas y los trabajadores de Guayana y por supuesto, toda la región que  se mueve económicamente con las operaciones de las empresas básicas.

PAROS, PROTESTAS Y MANIFESTACIONES

Por supuesto este factor ha disparado la conflictividad sindical. Son frecuentes las denuncias, paros frecuentes, protestas y manifestaciones de los obreros

La conflictividad ha crecido día tras día entre los trabajadores, pero no existe suficiente unidad ni organización en el sector obrero. Por ejemplo, muchos se enfrentan al dilema de ¿Cómo protestar? ¿Cómo ir al paro? Pero resulta que  la industria esta parada y no se puede parar lo estático, de manera entonces, que esta forma de presión que existía antes y que se ejercía con frecuencia ya no está a la mano. ¿Qué hacen entonces? Apelan a la tranca en la ciudad, a realizar asambleas en las afueras de la empresa para que la población se entere de la situación que se está viviendo. Hay sí una presión pero ésta no es suficiente.

Para Andrés Velasquez las elecciones del 26-S son definitivas para la democracia venezolana.

Y está el ingrediente de la represión judicial y policial

Hay una manipulación de carácter político, y puedo decir con responsabilidad que hay persecución, una  criminalización de la protesta y contra el reclamo de los derechos de los trabajadores. Ahí está, Rubén González, secretario general de Ferrominera del Orinoco, detenido hace un año por haber reclamado el incumplimiento de la contratación colectiva; cincuenta y tres trabajadores están sometidos a juicio desde la discusión del último contrato colectivo, es decir, ya tienen dos años en eso; y más recientemente, hace unos cuatro o cinco meses, los tres directivos del sindicato CVG o casa matriz también fueron sometidos a juicio bajo régimen de presentación porque reclamaron los incumplimientos de las cláusulas contractuales y el pago de los pasivos laborales que se han ido acumulando porque ya es una especie de vicio del gobierno de no cumplir con los compromisos y desatar en cambio el hostigamiento y la represión.

¿A todo ello se une el tema de la corrupción de los directivos? La acusación que se ha formulado en contra de Rodolfo Sanz, ex presidente de la CVG, ¿Qué ha pasado con ella?

Rodolfo Sanz desde el punto de vista gerencial, lo peor que ha pasado por Guayana y lo digo con pleno conocimiento, porque él salió de allá con “la cabuya en la pata”; no presentó cuentas, ni siquiera tuvo lo delicadeza de hacer eso que era lo debido sino que desapareció como si  nada hubiera pasado y luego dijo en una medio de comunicación nacional que él había ido a Guayana a cumplir una orden dada por Chávez. Yo digo que si la orden era acabar con esa empresa pues fue cumplida al pie de la letra. El pueblo de Guayana y los trabajadores están esperando por el dinero que les pertenece y que les fue quitado, ellos necesitan que Sanz les explique a donde fueron a parar los quinientos millones de dólares de un préstamo ilegal que le hizo un banco ruso y que él después depositó en un banco del Líbano de los  cuales solo quedarían unos sesenta y ocho mil dólares. La pregunta es muy simple ¿Qué se hizo con lo demás? a los proveedores no le pagaron con eso, no compraron insumos de materia prima, no cancelaron deudas internacionales ni los pasivos laborales.  ¿A dónde fueron a parar los quinientos mil millones de dólares? Todavía se está esperando por la explicación de Sanz o en su defecto por la explicación del gabinete o del propio Chávez. El mar de corruptelas que pueden verse en esas empresas nos lleva a afirmar que fueron utilizadas como botín de reparto, como caja chica, del PSUV. En cada una de las empresas hay unos cuantos militantes que cobran sin trabajar y por turnos como si fuesen empresas que necesitan este tipo de servicios, pero son activistas políticos y por eso les pagan. A esto hay que agregarle lo que se ha descubrieron con los container de productos importados.  Si tú agarras lo de SIDOR, lo de ALCASA, VENALUZ y todas las empresas de la CVG y contabilizas los adelantos dobles que daban por anticipos de obras que yo directamente lleve a la fiscalía, y a ellos le agregas el escándalo de los container te das cuenta que este es un gobierno podrido de la corrupción, un gobierno en el que no solo se pudre la comida, sino también los proyectos, las relaciones humanas, absolutamente todo se daña aquí, son podridos de corrupción.

UN GOBERNADOR AUSENTE

¿Cómo se inscribe en todo ello la gestión del gobernador del general Francisco Rangel Gómez?

Nefasto totalmente. El Gobernador Rangel Gómez es un ausente, el nunca está presente;  para él no existe la seguridad ciudadana y cómo va a existir si cuenta con tres anillos de seguridad, militar al fin. Él tiene una confrontación con los trabajadores de Guayana, nadie lo quiere porque él fue el artífice de la desaparición de ciento treinta millones de dólares que aún se le adeudan a los accionistas clase B de la siderúrgica del Orinoco, y que él el tomo y dispuso para otras cosas. Rangel debe rendir cuentas también sobre los veinte millones de dólares que le entregó Cristallet para que le entregaran las minas de oro en la zona del kilómetro 88. Por cierto los mineros son víctimas de planes que cada dos años el gobierno implementa para caerle a palos, para reprimirlos, para atacar los derechos humanos de estos mineros y al final no se resuelve nada con ellos porque al gobierno les gusta mantener la ilegalidad porque ésta permite la matraca y el cobro de comisiones. El General Rangel no tiene ni una obra emblemática bajo su mandato, su gestión es mala y corrupta. Cuando se vaya de Guayana podremos considerarlo como el más grande de los potentados de la región de allá porque ha sabido hacer negocios ligados a desarrollos habitacionales privados, o el caso de un avión que se compró, supuestamente para ser utilizado como  ambulancia, pero que ha servido par darse el placer de viajar por todo el mundo. La última denuncia sobre esto la hice yo este año cuando Rangel en Semana Santa se fue a Cancún en ese avión de la gobernación, que se supone es de la gobernación y de uso oficial.

Andrés, tú estas encabezando las postulaciones de la mesa de la unidad a la Asamblea Nacional. Has sido ex parlamentario, ex gobernador, ex candidato presidencial y la figura más relevante de la Causa R.  ¿Cuál es tu visión del país en este momento? ¿Dónde estamos y hacia dónde vamos?

La situación del país es sin duda dramática. Estamos en una encrucijada, de allí es la importancia que tienen las elecciones del 26 de septiembre, porque son claves para darle un “parado” a todo este desorden. Aquí no hay dudas hacia dónde se nos quiere conducir,  no hay duda de que es un régimen comunista, como el régimen cubano podrido, atrasado y primitivo; hacia allá nos quiere llevar Chávez, eso está claro. El dilema actual es democracia contra autoritarismo militar y su versión del comunismo cubano. Lo que tenemos que hacer es defender, la patria que está en peligro; cuando me refiero a todo, hablo de las cosas que tienes en tu casa, tus pertenencias, tus cosas, pero también tus derechos a vivir en democracia y en  libertad plena. El Estado chavista pretende ser dueño de todo y ello es sencillamente intolerable. El proyecto político  del régimen es inviable y contrario al país libre y democrático por el que luchamos hoy. Yo apuesto por una democracia inagotable en Venezuela y sé que mientras se luche por libertad, salud y estabilidad en el trabajo ningún régimen por muy feroz, autoritario y dictatorial que sea podrá contra el impulso vital de los ciudadanos. La Venezuela democrática se impondrá ante el autoritarismo militar de Chávez. Esta es una batalla por la búsqueda de la reconciliación nacional también, por la pluralidad, y la libertad. Una oportunidad para dar una batalla por estos valores es ir a votar el 26 de septiembre masivamente. En este caso no estamos apostando una mayoría parlamentaria simplemente sino que nos jugamos  el destino de la patria.

 
Top