Si yo fuera diputado

Carlos Lozano

Carlos Lozano

Caminando con Carlos
Carlos Lozano
carlos@carloslozano.com

Hubo, en 1952, una gran película del extraordinario comediante mexicano Mario Moreno, “Cantinflas”, con ese título. Fue en plena época de oro de este gran artista. En su mejor cine, Cantinflas fue barrendero de un circo, portero de una “casa de vecindad”, policía, bombero, soldado, zapatero remendón, cartero, limpiabotas, entre otros oficios, todos humildes y en todos fue un hombre honesto, preocupado sin falta por los que eran tan pobres como él, siempre ilusionado con la bondad y con el amor. La genialidad de Cantinflas estuvo en su comprensión de los pobres; ellos eran parte de su humor, no el objeto de sus burlas, y jamás abandonó esa convicción ni siquiera en su aventura hollywoodense con el ingenioso Passepartout de La Vuelta al Mundo en 80 Días, donde la enormidad de Hollywood no logró reducir al hombre pobre, honesto, esforzado, leal, servicial, que siempre mete el hombro para ayudar.En “Si yo fuera diputado” Cantinflas interpreta a un modesto barbero de barrio, con muy escasa formación pero interesado en ayudar a los pobres siempre echados a un lado, siempre victimizados. Un viejo abogado, honesto a cabalidad, experimentado y sabio, y muy pobre él mismo, le cambia al barbero lecciones de leyes y derecho por cortes de pelo, y termina animándolo a practicar dando ayuda jurídica y defensa a los pobres de su barrio. Tan bien lo hace, que termina electo diputado a pesar de las trampas del villano, un rico y corrupto representante del poder establecido.

Cito esta película porque su historia refleja lo que es fundamental hacer por esa enorme porción de Venezuela que son los pobres. Los mismos a quienes el poder establecido y los partidos siempre visitan para hacerles promesas. En esta historia los pobres eligen a quien les habla con honestidad y sinceridad, sin aspavientos, sin guardaespaldas, sin las frases hechas y mil veces repetidas, frases que no llegan siquiera a verdades a medias, que no son más que las pomposas y coloreadas falsedades de siempre.

Los nombres de los diputados que vayan a representar al pueblo en la próxima Asamblea Nacional, los decidirán principalmente los sectores más necesitados del país, porque son mayoría contundente, porque son los que más problemas tienen, porque son los que más olvidos llevan a cuestas, porque son los que más visitan los políticos habituales y los neopolíticos de ocasión en sonoros pero vacíos tours turísticos de llega, mira, escucha, sonríe y lárgate a otra parte más cómoda.

Es allí donde unos pocos, no muchos, estamos establecidos. No haciendo visitas de compromiso, sino conversando, dialogando, anotando las necesidades para que no se nos olviden, afirmando compromisos sólidos, anudando con fuerza el compromiso personal con los más pobres, los que realmente nos necesitan.

Allí, bajo el sol y la lluvia, con la conciencia y la fuerza que sólo puede darnos conocer al pueblo y compartir con él.

 
Top