El cuerpo humano como instrumento de manipulación mágico-religiosa

Elizabeth Burgos

Descubrir que Bolívar fue envenenado es un elemento que ya esta integrado al guión, aunque  “la investigación” durara el tiempo necesario para mantener en ascuas la opinión publica y lograr inculcar los sentimientos anti colombianos, indispensables para mantener el estado de guerra, y quien sabe, tal vez, la guerra.

Elizabeth Burgos
eburgos@orange.fr

“Chávez, habiéndose hecho en Cuba adicto al culto de los orishas, desde hace algún tiempo aparece como habiendo perdido la ‘fuerza’.” Según han determinado los babalaos, solamente tocando el despojo de Bolívar, el presidente venezolano la recuperaría y podría enfrentar sin temor su futuro político.”

La relación con el cuerpo en Cuba tiene rasgos muy particulares y ello remite a la antropología. Tal vez el origen se remonta a su pasado de sociedad esclavista. No porque en las otras sociedades iberoamericanas no haya conocido la esclavitud, sino porque en Cuba, como primer producto de azúcar del mundo – el petróleo de la época-, como fue en el siglo XIX, el numero de esclavos necesarios a proveer la fuerza de trabajo que requería semejante empresa, fue masivo, incluso mayoritario en relación  a la población blanca, hecho que determino la historia de Cuba y el retraso de su independencia, pues liberarse de la tutela  de la corona española significaba para la sacarocracia Cubana quedarse indefensa ante la población mayoritaria negra, y teniendo a pocas millas de distancia el ejemplo de Haití.

Quien dice sistema de esclavitud dice explotación física, castigo corporal, sobre vivencia dificultosa. Un contexto en que el cuerpo cobra una centralidad absoluta. Es a la vez energía productora, y para el esclavo única arma de defensa y ofensiva a la vez. Sin fuerza productora de esclavos, el secarocrata no tiene poder. De allí que el cuerpo sea para el esclavo la única arma con el que cuenta como medio de protesta.

Desde la instauración  del castrismo el rasgo mas notable del régimen fue el de incidir en la integridad corporal de los Cubanos como medio para imponer régimen totalitario que conocemos. Fusilamientos, arrestos masivos, campos de trabajos, torturas sutiles destinadas a quebrantar  la voluntad, humillaciones sistemáticas. Luego, alquilando los servicios de profesionales Cubanos y de sus fuerzas armadas a cambios de divisas. Una inspiración clara de sistema de esclavitud del pasado.

Batallas de cuerpo presente

El cuerpo como soporte de rebelión fue practicado por los presos de la primera oposición anticastrista. De esa época nace la figura de l “plátano”; el preso que no da su brazo a torcer y se niega a colaborar con las autoridades de la prisión.

Por parte del poder castrista – vale la pena especificar, del estamento blanco-, también se ha utilizado el cuerpo, pero como un instrumento de manipulación, que ha llegado a ser un rasgo determinante del sistema. El caudillo de cuerpo presente usa de su poder de seducción para subyugar a la población.

Fidel Castro estuvo presente en cada resquicio de la vida de los Cubanos. Su movilidad permanente le permite, como Dios, estar en todas partes a la vez.

La enfermedad lo alejo de los escenarios y puso en manos de su hermano los cargos que había ostentado hasta entonces, Sin embargo, opto por una manera invisible de estar presente, como Dios, que esta en todas partes, optando por el papel de oráculo. Sus “reflexiones” fueron las formas de mantener vigente su palabra y seguir dictando las normas de pensamiento que los Cubanos debían cumplir. Ya la opinión publica se había acostumbrado a la idea de verlos actuar en ese espacio indefinido, entre la ausencia y la presencia hasta llegar la noticia de la liberación de un grupo de presos de conciencia: medidas tomadas por el general / presidente Raúl Castro, a raíz de lo cual se opero la resurrección del caudillo que en los últimos días no ha cesado de aparecer de cuerpo presente.

Muerte y resurrección

Muchas interpretaciones se han dado de su resurrección. Imposible saber hasta el DIA de hoy cual es la lógica que realmente sustenta esa decisión  de hacerse presente.

¿A que obedece esa puesta en escena estudiada, preparada con anticipación?

Fidel Castro no improvisa en materia de operaciones mediáticas. ¿A que obedece la simultaneidad de su “resurrección” con la operación de exhumación del cuerpo de simón Bolívar ordenada por Hugo Chávez? No es casual la coincidencia. Como tampoco fue casual que se encontraran los restos de Ernesto “Che” Guevara justo en el preciso momento en que se cumplía el 30 aniversario de su muerte, momento culminante de la instauración y comercialización del mito de Guevara. Si de algo sabe Fidel Castro y lo a probado en la practica, es el poder de los rituales y la capacidad de su gestión en la mente de los pueblos.

Si bien es cierto que en Venezuela existe el culto a Bolívar, que entre otras cosas viene a llenar el vació del padre ausente (de allí que lo llamen padre), no a existido esa relación singular con el cuerpo. Hasta ahora a nadie, ningún venezolano, le había pasado por la mente exhumar el cuerpo de Bolívar. Esa idea no puede venir si no de Fidel Castro. Instrumentalizar en la actualidad el cuerpo de Bolívar, trae consigo muchos dividendos:

Fidel Castro apareciendo en público al mismo tiempo que es presentado el esqueleto de Bolívar; ambos acontecimientos ocupan el primer plano de los medios. Esa concordancia de imágenes esta destinada a hacer mella  en el inconsciente del pueblo, sometido de ante mano al culto de ambos personajes. Desde ahora ambas figuras estarán incorporadas a su mundo afectivo.

Ritos morbosos en tierra extraña

Usarlo como elemento contra el gobierno Colombiano para asociarlo en la mente de la gente a los “asesinos” del “padre de la patria”. Descubrir que Bolívar fue envenenado es un elemento que ya esta integrado al guión aunque la “investigación” durara el tiempo necesario para mantener en ascuas la opinión publica, y lograr inculcar los sentimientos anti-colombianos, indispensables para mantener el estado de guerra, quien sabe, tal vez, la guerra. Ese lapso de tiempo, mientras se realizan las pruebas servirá a la vez para lanzar un gran operativo mediático y la subsiguiente implantación del mito. La figura de Bolívar será el de la victima, figura tan en boga en el mundo de hoy, asesinado por la oligarquía colombiana, sobreentendido, contra la cual lucha las FARC. Pronto veremos las camisetas con el rostro de la nueva victima planetaria, Bolívar, invadir los mercados incorporándola al mercado mundial de los fetiches posmodernos.

El escenario de la exhumación del esqueleto de Bolívar es similar al de cuando desenterraron los restos de Ernesto Guevara. Los mismos peritos Cubanos del ministerio del interior, disfrazados de expertos. También el tiempo transcurrido para que los peritos Cubanos los autentificaran sirvió de base para la ampliación del mito a nivel planetario.

Un elemento mágico-religioso entra también en el escenario ideado por Fidel Castro. Chávez, habiéndose hecho en Cuba adicto al culto de los orishas, desde hace algún tiempo aparece como habiendo perdido la “fuerza”. Según han determinado los babalaos, solamente tocando el despojo de Bolívar, el presidente venezolano la recuperaría y podría enfrentar sin temor su futuro político.

Lo que ha sonado extraño a la opinión pública venezolana con la exhumación del esqueleto de Bolívar se debe a que esa relación singular, que puede adquirir rasgos morbosos con el cuerpo, es un elemento extraño a la antropología del venezolano. Es un aporte más de la isla al país.

 
Elizabeth BurgosElizabeth Burgos
Top