En el medio de los medios

REPIQUE
Mélida Qüenza Ponte

mq0105@hotmail.com

Cuesta arriba, barranco por un lado, roca inmensa e impenetrable del otro, así es el camino que se le presenta a los sectores que no comulgan ni con el bando oficialista ni con la derecha oposicionista, en el escenario electoral que culminará el 26 de septiembre con la escogencia de los nuevos diputados a la Asamblea Nacional y el Parlamento Latino Americano.

No nos cansamos de señalar el desequilibrio pues resolverlo es reivindicar el derecho que tienen millones de venezolanos a recibir de parte de los medios de comunicación las mismas oportunidades.

No es así y hasta debemos lamentar que ni la propia ley que rige los procesos electorales proporciona garantías de equidad. Se impone el poder económico, quien disponga de respaldo financiero tendrá mejores espacios mediáticos, con una enorme ventaja sobre los demás, que quedarán minimizados ante los usuarios de los medios.

Por el lado oficialista se cuenta con un arsenal de medios de comunicación para promocionar sus candidatos; los circuitos radiales, las emisoras comunitarias y televisoras del Estado suman importantes espacios para publicitar la lista de candidatos que el mismo presidente Hugo Chávez presenta en las visitas a las diversas regiones, todas ellas reseñadas en esos medios oficiales, la mayoría de las veces en transmisiones en cadena nacional. Más ventaja, imposible.

Pero hay más, por la parte oficial también hay que agregar los recursos que provenientes de diferentes vías gubernamentales se utilizan para pagar publicidad en medios de comunicación privados. En estos casos lo que importa es ocupar los espacios, no importa que el medio sea “oligarca”, vende patria, escuálido, desestabilizador, conspirador, pitiyanqui…”, como repetidamente lo señalan el Presidente y sus seguidores. Aquí no vale ideología.

La derecha oposicionista tiene sus propios medios de comunicación para hacer la campaña de sus candidatos, quienes obviamente, si cancelaron unos cuantos millones para poder participar en las primarias, tienen suficiente dinero para pagar los espacios publicitarios, además, son candidatos de grupos empresariales, así que tienen asegurado el financiamiento.

En el medio de esos medios que responden a dos grupos bien definidos que se disputan el poder, está el sector mayoritario del país que se niega a ser silenciado y reclama el derecho a opinar en medios públicos y privados, como expresión de una sociedad que batalla por una participación sin discriminaciones, pues el cambio que requiere la nación es responsabilidad de todos.

 
Top