Ciento treinta mil muertos en once años de Revolución

RODÓ EN LA BARRA
BUENAVENTURA NORIEGA (BUENO)

abcbuenaventura@gmail.com

Llego con anticipación al lugar convenido con viejos integrantes de mi red. Según Escipión Margarito Piña Manzano, siempre destaco por mi  puntualidad inglesa, sobre todo cuando se trata de comer y beber. Escipión Margarito era el único presente en el sitio pues estaba encargado de montar el caldero de hierro, ya curado por el constante uso, para preparar una “caldeirada”, exquisito plato de la cocina portuguesa, pero también degustado en Galicia. Mi amigo acaba de llegar de tierras españolas, específicamente de Huerta del Rey, España, el pueblo donde sus habitantes son bautizados con los nombres más extraños en toda la Madre Patria. “Sindulgo, por ejemplo, significa camino del lobo. Baraquisio, relámpago, y Acisclo, hacha”, dijo con sapiencia Escipión Margarito, mientras iba acomodando en el caldero dados de lomo de atún, pedazos de  filetes de merluza, rodajas de papa, ruedas de tomate, tiras de pimentón, ruedas de cebollas, ajo machacado, aceite de oliva y cuanto Dios crió. Al lugar comienzan a llegar los amigos de siempre, Astroberto Mamerto Marín, Serapio Rea, Bonifacio Eulogio Serrano, Lautaro Miguelino Acosta y Erundino Miguel Socorro. Ineluctablemente, el tema principal fue la inseguridad que vive el país, que ha quitado la vida a más de 130.000 venezolanos en 11 años de revolución, aunque la conversa tuvo varios giros.

Astroberto Mamerto se refirió al drama que sacude a la sociedad venezolana, pero con mayor énfasis en las barriadas populares, donde a diario vemos escenas desgarradoras. “Lo peor es que a Chávez no parece importarle, porque es demasiado evidente que los asesinatos se cuadruplicaron desde que el gobierno asumió que al pueblo había que darle armas para enfrentar una supuesta invasión gringa. Muchas de esas armas han sido utilizadas en hechos sangrientos, la mayoría no esclarecidos”, precisó Serapio Rea mientras probaba un poco de caldo para dar el visto bueno al condumio e invitaba a ver el trabajo de dos periodistas españoles titulado Los Guardianes de Chávez.  De inmediato me vinieron a la mente los 14 millones de armas que, según Rocío San Miguel, andan regadas sin que nadie sepa en manos de quien.

Los últimos crímenes cometidos en el país son dobles o triples, mientras el Gobierno central se dedica a pelear con todo el mundo para ocultar la comida podrida,  la escasez, la creciente corrupción y la  eterna crisis del agua y de electricidad. El fantasma del 26S los aterroriza. Las cosas no las ven bien.

OAP: Chávez durará lo menos posible

Los minutos transcurren en un ambiente de esparcimiento, mientras Bonifacio Eulogio abre la primera botella de güisqui, alertando a los presentes; “bébanlo ahora, porque mañana no sabemos, ya que Hugo dijo que no habrá más dólares para importarlo. Para mí, es posible que alguien quiera que Venezuela vuelva a la época del contrabando”. Brindamos y escuchó a los panas decir que Valencia se vistió de gala con el II Seminario de Expertos en Relaciones Internacionales. Aprovecho para decirles que Oswaldo Álvarez Paz se fue gratamente impresionado de la organización y de los temas allí tratados. Cuando el evento cerró en el Lidohotel fue invitado al Marchica y a ese sitio llegó acompañado de sus compadres Justo López y Armando Celli, mientras yo, no sin cierto disimulo, los “pillaba” desde un rincón de la barra.

Escuché cuando decían que el evento fue de primera por la iniciativa de reunir, no solamente destacados líderes latinoamericanos, sino también a un variado colorido de venezolanos de diferentes tendencias. No ocultaron que Proyecto Venezuela logró reunir  a connotados socialcristianos: Julio César Pineda (candidato independiente al Parlatino), Agustín Berríos (vicepresidente nacional  de Copei), Ramón Guillermo Aveledo (coordinador de la Mesa de la Unidad Democrática), entre otros. En el ambiente se olió la idea de acuerdos para el acercamiento entre distintas fuerzas, propiciado por Prove. No pasó desapercibida, por ejemplo, la presencia de José Antonio España, Secretario General nacional del MAS o la concurrencia de todos los partidos que hacen vida en Carabobo. Gustó mucho la presencia de Rubén Limas y Carlos Ramos de AD quienes permanecieron allí toda la mañana. Entre tanto, Miguel González Chejade, al intervenir dejó muy claro que venía en representación del partido de Enzo Scarano. Pero el alcalde no apareció.

Haciendo un extracto de lo dicho por Oswaldo, podemos resaltar “lo de la tumba de Bolívar fue una profanación”; “el gobierno va por las universidades e institutos de Educación Superior, donde en todas las elecciones (desde profesores hasta obreros) han votado contra el régimen”;”el gobierno no niega la presencia de la guerrilla, ya que en Venezuela hay estatuas de Marulanda y hasta guardaron un minuto de silencio por Raúl Reyes“. No hay dudas, el cotarro político fue alborotado por partida doble: primero por lo señalado por OAP de que Chávez durará el menor tiempo posible, y segundo por las afirmaciones de HSR sobre la grave situación política, económica y social del país, que podría llevar a su paralización en 90 días. No hay dudas… vivimos tiempos de zozobra.

¡Santos…el chico bueno! En todo este remolino político que armó Álvaro Uribe Vélez a su salida del Palacio de Nariño, el beneficiado directo fue Juan Manuel Santos. Hasta hace poco era el malo, el aliado de los Yanquis, el que solo quería la guerra con sus vecinos. Lo cierto es que la estrategia colombiana surtió efectos y enseñaron al Presidente Chávez y a su diplomacia bufa, que las relaciones internacionales son delicadas y que sus deseos expansionistas vienen en picada. Y es así que sin acompañantes para la guerra, todos voltearon para asirse a Santos, quien ahora pasó a ser el “chico bueno”. Y por si acaso, como Chávez es devoto de los orishas – santeros-, el nuevo presidente colombiano, junto a su esposa e hijos, se juramentó primero ante los “mamos” o líderes espirituales indígenas y vemos en la foto que se cruzó los dedos, como buscando su “contra”.

Noti Rápidas

Miles de horas hombre se perdieron en muchas empresas del Estado, entre ellas Pdvsa y Pequiven, por la inútil controversia con Colombia. Paralizaron labores para decirles a empleados y obreros que debían que prepararse para la guerra. Y lo peor es que nadie les cree.

Las cosas están tan mal para el PSUV en el Circuito 5 de Carabobo que elige 3 diputados, que desde Caracas ordenaron abrir dos salas situacionales. Una que funciona en el Clec y otra en La Isabelica. Y los puntos rojos, siguen siendo puntos muertos. No hay duda que están al tanto de la situación.

Pifia municipal la de aprobar un voto en contra del Cardenal Urosa y otro contra la concejal Gladys Valentiner por atreverse a defender al prelado. Pero nadie investiga el viaje a lo grande que se dieron algunos ediles por las islas de Grecia. ¡Qué sabroso!

El Magistrado Hádel Mostafá Paolini, fue designado embajador en Kuwait. Unos dicen que es independiente, aunque antes fue prefecto de un gobierno adeco, y otros que está comprometido con la revolución. Él es por cierto tío del juez Toredit Rojas, quien dictó la sentencia contra Pancho Pérez. Dime con quién andas…

Huele mal la nueva sede de la Contraloría Municipal de Valencia que a todo trapo construyen dentro del Centro Comercial Paseo Las Industrias. Se rumora que los gastos contemplados han sido doblados. No sería de extrañar que fuera cierto.

 
Top