En la unión está la fuerza

Carlos Lozano

Carlos Lozano

Caminando con Carlos
Carlos@carloslozano.com
Con este conocido concepto he venido cerrando mis programas “Caminando con Carlos” en radio y televisión a lo largo de ya poco más de 10 años. La idea era sembrar un principio, inducir a la gente a pensar y a actuar con generoso -y eficiente- espíritu de unión y mutua colaboración para que los vecinos mismos actuaran hacia la solución de sus problemas, demasiadas veces olvidadas por los gobiernos nacionales y locales, para que no se sentaran a esperar la buena voluntad o el desperezamiento ocasional de algún funcionario irresponsable.
Lo mejor ha sido, a lo largo de ese tiempo, que la gente de las áreas en las cuales con mayor frecuencia hago el programa, los vecinos de los barrios populares del Sur de Valencia, no han necesitado nunca mayor insistencia para aplicar el concepto. Ellos ya están convencidos de que sólo actuando unidos podrán resolver dificultades de todo tipo ante la frecuente ausencia de los organismos públicos.


En esa realidad hay un valor de enorme importancia justamente porque demuestra que no es por dejadez de los sectores populares ni de ningún ciudadano que las cosas andan tan mal como andan. Lo que está faltando es la dedicación profunda, inteligente, planificada, del gobierno nacional, de los gobiernos estadales y municipales, de los diversos organismos públicos de promoción y de ejecución; la voluntad de mejorar y la disposición a arrimar el hombro, a involucrarse personalmente, a poner su tiempo, sus conocimientos y su esfuerzo ya están allí, en la gente.
El gobierno tiene que controlar menos y promover más. Una cosa es supervisar en función de vigilar el cumplimiento de las leyes, y otra muy distinta lo que hace el gobierno nacional, dedicarse a controlar hasta el mínimo detalle. De tanto controlar, de tanto vigilar y de tanto sancionar, sólo quedan el retraso, la dilación de la definición, planificación y ejecución de las soluciones. El pueblo ya está unido, ya sabe actuar con espíritu y generosidad, y con convicción de pragmatismo.
Lo que debería angustiar al gobierno es que no vaya a ser que de tanto controlar y tan poco hacer, la unión popular no termine siendo justamente para quitarse de encima a dirigentes que sólo actúan cuando buscan votos y después se olvidan de que para el pueblo en la unión está la fuerza.

 
Top