La pasta, un alimento saludable

Las pastas constituyen uno de los alimentos más completos y recomendables en el conjunto de una alimentación sana y equilibrada. Esto unido a su capacidad de conservación, su fácil preparación culinaria y la enorme variedad de platos que se pueden preparar con ella, son razones más que suficientes para justificar su consumo.

La pasta está hecha a base de harinas de trigo y otros elementos en menor cantidad (como sodio) por lo cual podemos definirla como una fuente alta de carbohidratos con un bajo contenido de grasas y grandes propiedades en el organismo.

Posiblemente también una combinación ideal con otros elementos (como verduras, hortalizas, entre otros) pueda maximizar las propiedades nutritivas de las pastas (esto es debido a la añadidura de fibras, vitaminas y minerales). Ahora bien, la pasta por sí sola contiene vitaminas E y B (en muchas ocasiones encontraremos que están adicionadas y enriquecidas), además de contener un porcentaje aceptable de fibras.

Entre los beneficios que podemos encontrar en este tipo de alimento contamos:

– Su capacidad para bajar a los niveles de colesterol (esto debido a sus bajos niveles de grasas).

– En las cantidades adecuadas ayuda a mantener el peso corporal en equilibrio.

– Por su contenidos en fibra e hidratos de carbono está indicado para ayuda a contrarrestar ciertos tipos de cáncer, esto gracias a que detiene los crecimientos celulares en casos de cáncer rectal y a sus niveles de fibra.

– Es recomendable para diabéticos, porque la presencia de hidratos de carbono complejos favorece el paso gradual de la glucosa a la sangre, manteniendo sus niveles estables.

– Es altamente asimilable, esto quiere decir que todas sus propiedades son aprovechadas por el organismo ya que no se desechan los nutrientes por la facilidad al digerirla.

– Muy recomendada en personas hipertensas, esto es debido a sus bajos niveles de sodio.

– Es aconsejable en la alimentación de las personas de edad avanzada, por su fácil digestión y asimilación.

–  En los deportistas, por su riqueza en hidratos de carbono de absorción lenta y no aportar casi nada de grasa. Además, por si fuera poco, ofrece más de un 10% de proteínas.

– En personas con niveles elevados de colesterol en sangre. Estudios científicos han demostrado que la pasta disminuye los niveles elevados de colesterol en sangre y favorece el funcionamiento normal del tiroides. No obstante, no se recomienda su consumo a las personas con intolerancia al gluten (enfermedad celiaca). Para este colectivo, la industria moderna también elabora pastas sin gluten.

 
Top