Los bomberos no se pisan la manguera

Luis Cisneros Cróquer

TIEMPO CONFIDENCIAL
Luis Cisneros Cróquer

nirguayork48@hotmail.com

A esta entrada del juego político nacional, no es posible que los jugadores de un supuesto mismo equipo, se entren a codazos y cabezazos. Es inaudito que ello ocurra y descubra que existen perjuicios más allá del supremo interés de enfrentar y derrotar a un adversario que nos dirige hacia un corral cuya puerta se puede cerrar y dejarnos, como unos cerdos cualquiera, para ser devorados por el que tiene la llave. Por eso mi reclamo, con la poca o ninguna autoridad que me da mi larga permanencia en esta lucha, para que cesen tales ataques desmedidos, desconsiderados y absurdos.

El propósito principal no puede debilitar la fuerza que se requiere para triunfar ante un adversario capaz de todo, tal como lo ha demostrado, y lo seguirá imponiendo, si no le ponemos un parao a su prepotencia con una digna representación ante la Asamblea Nacional. Tengo la sensación de que no la tienen todas consigo y que todo cuanto han hecho por destruir las bases que se construyeron a partir del 23 de Enero del 58, se está convirtiendo en un boomerang que finalmente les arrastrará al precipicio, pero debajo de ellos estarán nuestras familias y los valores que han sido sembrados para construir una sociedad democrática.
Espero que en esta campaña que se ha iniciado, la ponderación y el respeto mutuo sean las bases del equilibrio imprescindible para que la unidad no se resquebraje. Podríamos, de no entender esto, estar amolando un cuchillo para nuestras propias gargantas. Apelo a la sensatez de los dirigentes partidistas y de aquellos que han reunido méritos anteriores, para que le garanticen a los miembros de las nuevas generaciones, fundamentales ejemplos.

No habrá posibilidad alguna hacia el año 2012 y las elecciones presidenciales de entonces, si no nos esforzamos ahora, y no mañana, en ganar, en batir al poderoso adversario, afortunadamente lleno de muerte y corrupción, que se nos encaramó por nuestros propios errores.
No los repitamos, no dejemos que nos atormente la ambición. Valemos por todo lo que hemos hecho, y no es posible perder la perspectiva de que todo cuanto se hizo en el pasado y el presente, podríamos aniquilarlo si le pisamos la manguera al bombero hermano, y entonces el fuego nos consumirá a todos.
Vamos a trabajar unidos y muy duro por ganar estas elecciones del 26 de septiembre.

 
Top