Inicio de campaña desde la Oposición

Yván Serra Díaz

PERISCOPIO

Yván Serra Díaz
yvanserra@gmail.com

La primera imagen que tuve fue la del candidato de la unidad democrática del Circuito 3 de Carabobo acompañado del alcalde de San Diego. Pensaría que un candidato que ganó holgadamente unas primarias, no necesitaría muleta, pero hay que aprovechar la ocasión para proyectar los dos liderazgos. En un circuito netamente opositor con la diputación conseguida, desplazar en 2012 al partido que gobierna el Estado es la meta. El mensaje que contiene el afiche es ese.

Distinto el caso de María Corina Machado. Un spot  televisivo que transmite a la audiencia el mensaje que los no alineados o independientes desean escuchar: paz y concordia. Es una campaña inteligente, desde el slogan de “Somos Mayoría” recoge el rechazo al comunismo, a las expropiaciones, a la centralización. El reto es que esa mayoría se traduzca en votos. Un dedo meñique manchado levantado muestra la rabia del venezolano y la manera como debe responder. Pero, no todo es perfecto, Carlos Pineda, destaca el detalle que no mira a la audiencia televisiva.

Primero Justicia, con una campaña corporativa, utilizando códigos similares a los utilizados por las señales de tránsito y un slogan atractivo “Hay un camino mejor”. Intenta diferenciarse a partir de sus propuestas programáticas. Se parece demasiado a Borges, mucha racionalidad y poco entusiasmo. Le correspondería a los otros dirigentes transmitir la emoción de la que carece esta campaña.

Proyecto Venezuela basa su campaña mediática en extractos de discursos y declaraciones de sus dirigentes. El mensaje a comunicar es: “nosotros nos preocupamos por tus problemas”. Faltan muchos elementos de campaña, ni siquiera cuenta con un website, donde algunos de sus posibles dominios fueron hackeados por el oficialismo.

Lo que debió ser la campaña paraguas, una estrategia y un diseño comunicacional unitario donde cada partido o candidato pudiera desarrollar su especificidad, no ocurrió. Los slogans “Pa´que coja mínimo” y “buscando una Asamblea que equilibre” parecen ser creados a partir de los estudios de Hinterlaces. Su target es cierto voto no alineado, aquellos que piensan que Chávez lo haría mejor, si le cuidan de sus excesos. Amarrar al loco parece ser la promesa básica de esa campaña. Pero, ninguno de los partidos quiere retratarse en esa campaña. Es la campaña de la MUD.

Los analistas de campaña piensan  que el mensaje debe ser unificado y coherente. En el caso de la Venezuela de hoy, posiblemente se aplique aquello de cada quien tiene su manera de matar piojos. Al final, todos van al mismo pote.


Politólogo


 
Top