¿Pa’ que cojan mínimo?

Carlos Ochoa

MERCURIALES
Carlos Ochoa

ochocarlos@gmail.com

La carencia de contenido político en los mensajes de campaña por parte del sector del cambio en las parlamentarias, apunta a un triunfalismo electoral que se sustenta en las carencias de Chávez y el gobierno. Para corregir este error se debe  acompañar el mensaje de denuncia con la trinidad santa de toda campaña electoral: Fe, esperanza e ilusión, que correctamente difundidos, moviliza y conecta la voluntad hacia una  opción electoral, de acuerdo al nivel de credibilidad y a la calidad de los candidatos.

El SÍ positivo es la frase energética con la cual un candidato o un partido vende su propuesta política. Esto lo entendemos de inmediato cuando recordamos los slogans de campañas electorales anteriores. En 1973,  Carlos Andrés Pérez  se identificó con “ESTE HOMBRE SÍ CAMINA”, y las célebres caminatas y los saltos de charco lo elevaron en las encuestas y lo llevaron a Miraflores.  En las elecciones de 1968, Rafael Caldera apostó a la ruptura del continuismo adeco y lanzó “EL CAMBIO VA”. En 1983, COPEI utilizó la doble negación en labios de una mujer humilde que conmovió al electorado de a pie, “ESTO NO LO AGUANTA NADIE”, la negación  se convirtió en Sí positivo y Luis Herrera en Presidente. En 1998, Hugo Chávez utilizó como Sí positivo a la esperanza en plural, con el lema “LLEGÓ LA HORA”. Por supuesto que estamos utilizando ejemplos de campañas presidenciales y cualquiera podría recordar a quien esto escribe, que las elecciones septembrinas son parlamentarias, pero el asunto es que no entiendo que conecta la frase de la MUD “PA’ QUE COJAN MINIMO”,  ¿Qué expresa y a quién va dirigida? Lo primero que se me ocurre es una pelea, una confrontación, en lenguaje popular un “sobrao” que ya ganó y le restriega el triunfo al adversario. Pero todos sabemos que ese no es el caso, Chávez está debilitado por su desastrosa gestión, pero conserva aún una importante conexión emocional, precisamente con los venezolanos que hay que ganarse para la opción del cambio, si queremos de verdad triunfar.

Tenemos que reconocer el enorme esfuerzo de la MUD y de los candidatos que recorren el país sin descanso, ¿pero cómo hace un buen candidato en los circuitos donde se van a definir las elecciones para conectarse con esa consigna? Estoy de acuerdo con quienes afirman que esta campaña tiene poco contenido político, la MUD habló de cien puntos, pero tiene que resumir a cinco a tres, los elementos sustanciales del discurso renovador para que el mensaje llegue con efectividad a los no convencidos, a los descontentos, a los que dudan que el socialismo y las comunas son la solución a sus problemas.

El triunfalismo opositor es en este momento el adversario a vencer, la reforma electoral puede darle la mayoría al chavismo, aún sacando menos votos nacionales que la oposición, eso lo saben todos, y por ello se hace necesario que los estrategas del cambio,  vayan pensando en coger mínimo de verdad, diseñando un acuerdo nacional incluyente, como se ha hecho muchas veces y en muchas partes, para salvar a las sociedades de la confrontación inútil y destructora.

 
Carlos OchoaCarlos Ochoa
Top