Brito…Brito… grito… grito

Luis Cisneros Cróquer

Tiempo Confidencial

Luis Cisneros Croquer
nirguayork48@hotmail.com

No sé si Juan Carlos Loyo, Elías Jaua, la Fiscal y la Defensora del Pueblo podrán ahora dormir tranquilos, como tengo la certeza que no duerme el poeta ramplón de Isaías Rodríguez -a pesar de las botellas de vino que se toma a diario en Madrid- recordando la muerte de Danilo Anderson, su fiscal y su víctima. Lo que sí sé es que no podrá el viento de la historia llevarse los adioses del humilde agricultor venezolano que sembraba melones y patilla, y tuvo que sembrar con su muerte el ejemplo de la viril protesta ante un régimen sordo, de “roba tierras” y sórdidos propósitos.

Estudiantes universitarios llevan el ataúd de Franklin Brito, quien murió luego de mantener reiteradas huelgas de hambre en un litigio por sus tierras con el gobierno de Venezuela. Su fallecimiento ocurrió en un hospital militar donde había sido llevado contra su voluntad hace nueve meses.

Será un grito permanente que penetrará en los hondones del alma nacional, y golpeará la conciencia de quienes debemos aprender a defender nuestros derechos y muchas veces permanecemos indiferentes haciendo ver que no pasa nada. Si alguna triza queda de dignidad y hombría, deberíamos tomar el 26 de septiembre como una oportunidad para dar la mejor respuesta al sacrificio de Franklin Brito, a quien ahora la Fiscal troglodita quiere arrostrarle la culpa de su propia muerte.

Entramos en la recta final de la campaña por lograr la mayoría de los escaños en la Asamblea Nacional. No hay espacio para la duda; debemos lanzarnos a la caza de los votos a favor de los candidatos en los diferentes circuitos y el listado de la democracia carabobeña; no nos sintamos ganadores sino competidores y abracemos esta tarea con fuerza, decisión y optimismo. Si nos detenemos los demás harán lo mismo, si retrocedemos cundirá el pánico, si avanzamos nos seguirán y votarán por nuestros candidatos con la tarjeta de su preferencia.

Faltan solamente 17 días para el desenlace y el gobierno sabe que está perdiendo la partida. Por tanto, apelará como siempre lo ha hecho a las amenazas para que la gente se abstenga, pero cuidado si es que la cosa no se revierte y quienes se abstienen son sus votantes tradicionales, ahora en plena decepción por el fracaso del régimen.

Las almas de aquellos que han sido víctimas de la violencia, de la destructiva política de entrega a gobiernos extranjeros, de la injusticia por la confiscación de la propiedad privada, como es el caso del biólogo y agricultor fallecido, velarán por quienes nos adentremos en la lucha por la democracia y en estos días que faltan trabajemos duro para voltearle la tortilla al gobierno opresor.

No desmayemos, por un futuro mejor para el reposo del alma de Brito, gritemos su nombre como bandera y coloquemos su sacrificio como escudo frente a la barbarie.

 
Top