Remolachas mediáticas

Carlos Lozano

Carlos Lozano

Caminando con Carlos
Carlos Lozano
Carlos@carloslozano.com

Los venezolanos pareciéramos estar cada vez más acostumbrados al sensacionalismo, la denuncia y a la refriega descalificadora que tanto el Gobierno como la Oposición se propinan. Y cuando se cae en el bochornoso acto de reírse, burlarse y hasta criminalizar a una de las partes, lo que se termina es por perder la oportunidad de corregir y rescatar el verdadero debate.

Mientras ellos se insultan, el verdadero debate está en las calles. No sólo a través de los medios se llega a más y mejor gente: con un esfuerzo organizado y convincentemente de contacto humano, se pueden hacer establecer relaciones profundas con quienes en sectores poblados son capaces de darse cuenta de cuál es el mejor camino a seguir para estas venideras elecciones.

La angustia y la falta de servicios en las zonas pobres y densamente pobladas de Valencia son un diario vivir que la misma población no acepta; pero hastiados de promesas incumplidas, en lugar de pedir, organizadamente empiezan a entender que llegó el momento de exigir.

Por eso se convencen cada día más de la necesidad de votar por diputados que realmente caminen, aquellos que conocen personalmente las circunstancias y realidades de los sectores que pretenden representar. Mucho se ha hablado de las actuales circunstancias desfavorables para cualquiera que sea opositor al gobierno de Chávez.

El proceso llamado revolucionario de Hugo Chávez no puede depender solamente de producción de petróleo, expropiaciones y promesas incumplidas que son tan abundantes como los letreros viejos y oxidados de obras mil millonarias, dejadas inconclusas como, para sólo citar una, el Metro de Valencia que, en lugar de ser una gran solución se ha transformado en un problema más.

El Gobierno Nacional debería aprovechar la experiencia y creatividad de los hombres y mujeres que creen en el desarrollo de su propio trabajo como oportunidad de crecimiento e independencia. Pero no lo hace, el chavismo y los chavistas imponen pero no comparten.

La verdadera libertad es la que nace cuando podemos vivir tranquilos y seguros de que nada ni nadie pueda arrasar con lo que es nuestro, con la seguridad y la satisfacción de que formamos parte de las soluciones que el Estado aporta. Pero todo eso se está perdiendo desde hace demasiados años con las promesas incumplidas de un gobierno que no debate y descalifica, plantando remolachas mediáticas para confundir al ciudadano.

 
Top