¡A votar! Vs. ¿A votar?

Rafael Bello Rosal

¡A votar! Vs. ¿A votar?
Rafael Bello Rosal
@rafbello
rafbello@gmail.com
@ELUNIVERSAL

Ya estamos cada vez más cerca del 26 de septiembre y los dos factores que predominan en la arena política del país siguen en campaña, ¿transparente?, ¿eficiente?, esa es una respuesta que depende del criterio de quien lo mire.

A escasos 15 días de unas elecciones tan trascendentales se siguen observando errores fundamentales que están afectando enormemente la posibilidad de captar nuevos votantes. Por parte del oficialismo se observa la figura de Chávez-Candidato, un presidente que renuncia a sus funciones y obligaciones con todos los venezolanos para dedicarse por completo a la promoción de los candidatos de su partido, claro está, lo hace porque comprende perfectamente que la “continuidad revolucionaria” sólo será posible bajo un esquema mayoritario en la Asamblea Nacional. Por su parte, la oposición juega a vender una idea de “Unidad” con mensajes totalmente distintos y confusos, con una campaña empeñada en enfocarse en lo malo que son sus adversarios y no en ofrecernos lo bueno que pueden llegar a ser ellos como alternativa.

En vista de esto me pregunto, será que el ciudadano común, ese que a diario te dice: “yo no me meto en política porque tengo que trabajar para comer”, ¿se siente identificado con estas opciones que se presentan?, ¿estará dispuesto a ejercer su derecho ciudadano del voto por opciones que no lo convencen? Creo que aquellos que de alguna forma, más o menos activos, estamos vinculados a la política, cometemos un error al pensar que por lo importante que son estas elecciones la gente debe ir a votar, así sea por el menos malo. La gente quiere votar, eso no lo duden, pero quiere votar por los mejores candidatos y con las mejores propuestas.

En este momento, si el orgullo se los permite, muchos personajes de la política nacional deben estar recibiendo el primer “pase de factura” de cada una de sus decisiones, esas donde el amiguismo y las negociaciones de candidaturas comprometieron los mecanismos democráticos de selección de candidatos.

Ahora bien, con el tiempo en contra y los jugadores en el terreno, a cada equipo le toca hacer que sean muchos más los que el domingo 26 digamos ¡A votar! en lugar de ¿A votar?

¡Vota y defiende tu voto!

 
Top