Envejecer en Venezuela

Silvana Dakduk

Silvana Dakduk

Un punto de encuentro al examinar las tendencias socio demográficas mundiales es el proceso de envejecimiento progresivo en los distintos grupos poblacionales. Esta tendencia que se consideraba una condición típica de la estructura poblacional de los países desarrollados, comienza a aparecer en la configuración etarios de países latinoamericanos, que se distinguían por una estructura piramidal con una base amplia y con elevadas perspectivas de crecimiento en los grupos más jóvenes. Para el año 2050 las personas mayores de 60 años, que hoy suman aproximadamente 700 millones, se convertirán de acuerdo con estas proyecciones en 2.000 millones, superando a los grupos etarios menores a los 14 años.

En Venezuela, las cifras oficiales revelan un comportamiento similar, un aumento mayor en los grupos etarios adultos y adultos mayores, respecto de los niños y jóvenes. En este sentido, diversos autores alertan sobre las implicaciones del envejecimiento poblacional, clasificando este fenómeno como el desafío más importante que deberán enfrentar las sociedades contemporáneas en el siglo XXI. En Venezuela la vejez se vive en casa y en familia, es por ello que aunque la proporción de personas mayores es un grupo minoritario, si se analizan los hogares que conviven con uno o más adultos mayores, este grupo se incrementa considerablemente.

Las razones por las cuales en Venezuela se envejece en casa son diversas, pero es el aumento de la pobreza y el predominio de realidades en las que privan las restricciones económicas y respuestas deficientes del Estado, el factor que mejor describe esta tendencia.

El envejecimiento en América Latina y el Caribe se está dando en un contexto de pobreza, desigualdad, escaso desarrollo institucional y persistente inequidad social. Esto se observa en la escasa cobertura que poseen los pocos sistemas de jubilaciones y pensiones de la región para los adultos mayores, situación que coexiste en familias de ingresos restringidos y precariedad para sufragar los gastos básicos, es por esto que en contextos de dependencia económica, la familia se legitima como el mejor soporte para atender los requerimientos del adulto mayor. Los especialistas coinciden en que existe una presencia muy débil de planes y políticas coherentes a favor de los ancianos, tanto por parte de las instituciones gubernamentales como por parte de las organizaciones no gubernamentales. Aunque hablar de envejecimiento poblacional como un asunto relevante puede percibirse como exagerado en un país que se jacta de su juventud, la mayor proporción de la población anciana en Venezuela vive en condiciones de marginalidad y pobreza, producto del contexto político, social y económico que actualmente existe en el país, lo que les niega la posibilidad de independencia.

Todo esto nos invita a tomar conciencia acerca de la necesidad de abrir un espacio político a corto plazo que permita otorgar identidad definida a este grupo social. Pues en el pasado también nos jactamos de ser un país rico y por no advertir las amenazas hoy somos un país pobre. Sin duda hoy somos jóvenes, pero el panorama es claro acerca de cuál será nuestra estructura etérea en los próximos años

* IESA

@ELNACIONAL

 
Top