Estamos más cerca de derrotarlo

Luis Cisneros Cróquer

TIEMPO CONFIDENCIAL

Luis Cisneros Cróquer
nirguayork48@hotmail.com

Estamos más cerca de derrotarlos, pero ello supone que primero hagamos un examen de conciencia y reconozcamos todos los errores que hemos cometido antes y después de este proceso anti constitucional que vive el país. No los volvamos a cometer.

El muy astuto contendor, asesorado por el viejo dictador antillano, tuvo la suerte de contar con ingresos petroleros históricos que empleó política y electoralmente; se lanzó a la conquista de votos en la OEA para evitar cualquier condena, y concedió regalías a países extranjeros que, pasando el hambre hereje, recibieron como bendición la tal “ayuda”.

Se ha ensañado contra todo lo bueno y útil que construyó y creó la sociedad de la Cuarta República; ha confiscado tierras en producción para entregarlas a campesinos con camionetas de lujo; ha tomado empresas y cuando no lo ha hecho ha implementado políticas restrictivas para bajar el entusiasmo a los inversionistas nacionales. No termina de pagar el valor de lo confiscado y expropiado, y la gran vaca lechera de los dólares petroleros, de tanto exprimir, ya tiene las ubres cansadas.

El resultado del gobierno es patético. Más de 150 mil muertos en once años, morgues y hospitales colapsados, elevados todos los precios de los artículos de primera necesidad; golpiza presupuestaria contra las universidades autónomas y democráticas; engaño a la juventud con estudios incompletos y anuncios de redención profesional. Ha llegado la hora de decir ¡YA BASTA! no queremos ser esclavos de Cuba, ni partícipes de movimientos guerrilleros y países de violencia religiosa y con tambores de guerra nuclear.

Los venezolanos queremos la paz para nuestros hijos y nuestros nietos, queremos un país en progreso, con inversiones, con academia y respeto a la autonomía universitaria, un país con empleo para todos, con menos mendicidad y atención real y sincera para los niños de la patria, también engañados. Por ese querer, por la angustia que nos arropa en estos días, hay que ir a votar por los candidatos de la unidad, para que en la Asamblea Nacional haya una voz diferente, que se eleve, que se escuche y que no permita sumisión sino discusión de los asuntos públicos que le conciernen, entre ellos el respeto a la Constitución.

Vamos a dar esta lucha con decisión, firmeza y desprendimiento. En cada línea de votantes de todos los circuitos, hay que empujar la consigna de la victoria. Y recordar al Libertador: “Quien no espera vencer está vencido”. No hay que descuidarse, el adversario tiene miedo, pero así es más peligroso, y sin embargo, podemos derrotarlo. El grito de Brito les atormenta y les persigue la sombra de la muerte

 
Top