Razones para votar

REPIQUE
Mélida  Qüenza  Ponte
mq0105@hotmail.com

No hay argumento que valga para justificar el no ir a votar el 26 de septiembre. Ninguno. Quien viva en este país no puede evadir la responsabilidad que tiene de contribuir a marcar la dirección que, sin dilación, tiene que tomar Venezuela para enrumbarse por el camino del desarrollo, hacia una sociedad de iguales. No importa la etiqueta que se ponga a esa sociedad, lo importante es que sea reflejo de lo que establece nuestra Constitución, una sociedad cimentada en valores y principios  como la vida, la libertad, la justicia, la igualdad, la solidaridad, la democracia y, en general,  donde prevalezcan los derechos humanos, la ética y el pluralismo político.

Es la Asamblea Nacional la instancia donde se puede marcar el nuevo rumbo para el país. Es allí donde se hacen las leyes para construir la sociedad que queremos. Aparte de la función legislativa, el parlamento nacional tiene la potestad de controlar al poder ejecutivo, es decir, a los organismos gubernamentales, al igual que realizar investigaciones en torno a irregularidades en los mismos y en cualquier sector público o privado. De manera, pues, que la  AN tiene en sus manos todos los mecanismos necesarios para impulsar la transformación del estado venezolano.

Para cumplir con esa tarea la Asamblea Nacional debe obligatoriamente cambiar su composición, con representación de todos los sectores de la sociedad, para que sus decisiones sean verdadera expresión de la diversidad de fuerzas políticas o corrientes ideológicas que hacen vida en el país. Ese parlamento debe ser plural para enriquecer la discusión, el debate sobre los grandes temas nacionales y garantizar la pertinencia y viabilidad de leyes e iniciativas legislativas.

Por supuesto, para hacer efectivo ese cambio en el poder legislativo, hay que votar. Del ejercicio del voto consciente, de elegir a los ciudadanos más idóneos para integrar el parlamento, depende que la próxima Asamblea Nacional se comporte a la altura  del momento que vive el país, del compromiso que tiene con todos los sectores de la sociedad que reclaman por igual el cumplimiento de lo que establece la Constitución.

No basta escoger caras nuevas para lograr el cambio, lo importante es elegir gente con mentalidad progresista, que apartando colores políticos, tengan como norte el desarrollo de la nación, con visión de futuro, parlamentarios de comprobada conducta ética para acabar con el facilismo, la corrupción, la improvisación, en fin, ciudadanos que antepongan el bienestar colectivo, la soberanía de la patria, la justicia y la defensa del sistema democrático a cualquier interés político o personal.

Es el momento de decisiones, los venezolanos este 26 de septiembre deben romper definitivamente con el pasado que tanto daño ha causado y que pretende regresar para reeditar viejas prácticas en la AN y deben frenar ese disfraz de revolución que con los mismos errores adeco-copeyanos desvirtúa la esencia del verdadero socialismo. La fuerza de la esperanza se impone.

Hay sobradas razones para votar. Hay que votar.

 
Top