El enorme reto opositor

María Teresa Romero

María Teresa Romero
mteresa100@hotmail.com

Sin una reconciliación opositora va a ser muy difícil lograr la estrategia, la organización…

Aunque muchos del chavismo y también del creciente mundo antichavista intenten negarlo por razones políticas o por mera mezquindad (que abunda en nuestros predios), los resultados electorales del 26S significan un gran logro para las fuerzas democráticas y en particular para la dirigencia opositora agrupada en la MUD (pese a quien le pese).

Haber roto la mayoría calificada del oficialismo en la AN y poner en evidencia que la mayoría del voto nacional ya no es chavista ni está con el “socialismo del siglo XXI a la cubana” -en medio de condiciones adversas: ventajismo oficialista, cambio de los circuitos electorales, parcialización CNE, fallas de las máquinas y un gran etcétera-, es un avance significativo en la difícil senda democrática que nos hemos trazado.

Pero esta victoria nada pírrica ni de “Mi… .” como dice el Comandante, no es absoluta ni suficiente. No garantiza por sí misma un freno a las pretensiones chavistas ni un triunfo opositor en el 2012. Todo dependerá de lo que se haga y avance en los próximos 2 años. Pero de entrada, el viento está a nuestro favor y debemos reconocerlo.

De allí que el mayor reto que tiene la dirigencia opositora es terminar de amarrar la importante pero aún muy imperfecta unidad lograda para estas elecciones. Para ello, la MUD debe mantenerse y fortalecerse internamente. Además debe abrirse, incluir a los sectores anti-partidistas que, con razones y sin muchas razones también, forman parte y tienen peso en el complejo mundo de las fuerzas democráticas.

La Mesa debe sentar y conciliar de una vez por todas a nuestros partidistas y anti-partidistas. Ese conflicto entre buenos y malos, entre amigos y enemigos dentro de la oposición, nos ha hecho mucho daño, nos ha hecho cometer severos errores y sólo ha favorecido al Gobierno. Sin una reconciliación opositora va a ser muy difícil lograr la estrategia, la organización, el mensaje y el candidato común que necesitamos para ganar las presidenciales de 2012 y enfrentar la radicalización chavista que se nos viene encima.

 
María Teresa RomeroMaría Teresa Romero
Top