Vencido canta victoria

Alberto Jordán Hernández

Alberto Jordán Hernández
Periodista venezolano
albertojordanhernandez@yahoo.es

Consciente estaba la Mesa de Unidad Democrática (MUD) que el triunfo electoral tenía que ser demoledor, para obtener mayoría de diputados en la Asamblea Nacional (AN) y en el Parlamento Latinoamericano. Estimaciones técnicas lo advertían y los resultados lo comprobaron. Con 5.653.836 votos (51.15%) sólo obtuvo 65 (constitucionalmente le correspondían 82), mientras que el régimen con 254 mil 446 sufragios menos (48, 84%) se adjudicó 97 curules  (33 de más).

La presencia oposicionista debe evitar los graves errores de antes. En la primera AN de esta V República,  quien escribe fue postulado para su presidencia la cual tenía asegurada con la mitad de la fracción oficialista. Personalmente el comandante presidente se dedicó a impedir el triunfo, lo cual logró con la otorgación de prebendas. No obstante se consolidó un bloque de 73 diputados que ha podido mantener la actuación  efectiva con la cual se inició. Pero la irresponsabilidad la fue debilitando y llegó ausentarse tanto de las sesiones, que a la hora votar proposiciones polémicas, automáticamente la Presidencia solicitaba dejar constancia de una docena de 12 votos en contra. Y se dieron casos como el de Aragua, donde seis diputados de oposición mantuvieron como coordinador a uno de los tres oficialistas.

La abstención atribuida a presiones de la sociedad civil,  llevó a no tener participación en la AN renovada en las elecciones del pasado 26 de septiembre.

Que la emoción del triunfo no distraiga ahora a los proclamados parlamentarios de la Mesa de la Unidad Democrática (MUD)  y permitir la culminación del período parlamentario el próximo 5 de enero, con el incremento de vicios. Ya anuncian las focas nombramiento de “nuevos” magistrados para hacer más subalterno al que debe ser máximo  Tribunal de Justicia.

El atribulado comandante Fidel Castro declaró que Estados Unidos impidió que el régimen chavista lograra dos tercios de la A.N., pero que aún así su aliado obtuvo una “gran victoria”.

Permítansenos utilizar al respecto una de las famosas frases de Buda: “Ni siquiera un Dios puede cambiar en derrota la victoria de quien se ha vencido a sí mismo”. Porque es bien sabido que ese fracaso se debe a su ineficacia gerencial y por más que se declare triunfante, fue abatido.

Siguiendo con el pensamiento budista agreguemos: “No busques la amistad, de quienes tienen el alma impura; no busques la compañía de hombres de alma perversa. Asóciate con quienes tienen el alma hermosa y buena.”

Ese casi  52% de votación obtenido en estas elecciones, detendrá la ya proclamada tercera reelección presidencial del autodefinido socialista comunista comandante. Con el comportamiento ejemplar, esa ventaja alcanzará 60%, para hacer más contundente la derrota.

 
Top