Comenzó la carrera para las elecciones del 2012

Enfoque

Leopoldo Puchi

Leopoldo Puchi
elepuchi@gmail.com

Flash ROJO

Con análisis como los de Aristóbulo Istúriz de los resultados electorales, el PSUV puede ir por un mal camino hacia 2012. Ha dicho que la alianza opositora “está pegada con saliva”, y se puede concluir, por lo tanto, que no tendrá un candidato único.  Éste es un error de cálculo de Aristóbulo, porque lo más probable es que sí haya un solo candidato, aunque varios participen en primarias. Y al final se impone la polarización. Un buen político debe saber reconocer cuándo hay algo más que saliva. Lo demás es improvisación.

La discusión en el PSUV sobre polarización se puede convertir en un debate sobre la inmortalidad del cangrejo.

La discusión en el PSUV sobre polarización o despolarización puede convertirse en un debate sobre la inmortalidad del cangrejo. La oposición tiene una porción cautiva a la que Chávez no le llega ni que se vista de hermanita de la caridad. Una política puede ser radical, pero al mismo tiempo puede convencer a sectores indecisos si es bien explicada,  si el desempeño de los funcionarios es bueno y diligente, si es ejecutada con amplitud y sin arrogancias. Como decía Bolívar, con modo todo se puede.

Nadie se puede explicar por qué el Gobierno no ha expuesto con claridad ante el país cuál es su plan de nacionalizaciones. Así cada quien sabría a qué atenerse. Tampoco se entiende por qué el Gobierno no  había expropiado con anterioridad a Venoco, empresa en manos de testaferros desde abril de 2002 (representantes en Venezuela de Armor Group, la empresa de seguridad militar contratada por el Plan Colombia).

Flash NEGRO

Mario Vargas Llosa es un gran escritor, conoce su arte de crear mundos y hacer volar la imaginación. Merecía el Nobel de Literatura. También es un destacado político, aunque como candidato presidencial haya perdido las elecciones en Perú. Por este oficio se merece al menos un premio del político del año. Pero en sus ideas sociales y económicas es muy retrógrado, partidario del neoliberalismo y de la hegemonía estadounidense en el mundo. En la práctica, esa ideología fundamentalista ha recibido un espaldarazo desde Oslo.

En algunos círculos de la oposición se discute un viraje en la estrategia, porque se considera que esperar las elecciones por dos años “es mucho tiempo”. Hay quienes proponen una acción antes, aprovechando los resultados electorales. Consideran que “a nombre del 52%” se justifica una insurgencia para detener el proyecto económico de Chávez. La idea que prevalece es esperar, pero sin descartar esa opción. Ya los contactos se han comenzado a hacer con el mundo militar, en particular con el tema de la milicia.

El ataque de la derecha en Latinoamérica contra los gobiernos progresistas es sostenido. Sin paz ni cuartel, como en Ecuador. No sólo contra los radicales sino contra los más moderados. Sin embargo, la izquierda y la centroizquierda continúan obteniendo éxitos, como los que se anuncian en Brasil y en la alcaldía de Lima, a pesar de la feroz campaña mediática de satanización de las dos candidatas, Vilma Roussef (Brasil) y Susana Villarán (Lima).

DESDE LA SALA SITUACIONAL

Comienza la carrera de 2012

Luego de las elecciones del 26-S, el cuadro político se ha modificado. Esto suele ocurrir luego de eventos políticos importantes. Sin embargo, la situación de base continúa siendo la misma. Dos porciones de país, equivalentes en número y en fuerza, que pugnan por imponerse una sobre la otra. Un forcejeo constante, sin pausa ni tregua.

Uvas verdes

Pero ha habido modificaciones en el entablado que no deben ser ignoradas. ¿Cuáles? La primera, y más importante, es que el método electoral ha sido escogido por la porción opositora como instrumento para alcanzar el poder, y han perdido terreno las modalidades de acción insurreccionales o de golpe de Estado. En este campo las uvas están verdes. Y, en segundo lugar, la oposición ha obtenido logros en el sendero seleccionado, que se reflejan en los recientes escrutinios.

Votos, votos, votos

El sector chavista necesita mantenerse en el Gobierno para adelantar su proyecto de país. Lo mismo el sector opositor, que necesita conquistarlo. Y, en el tablero político actual, eso significa votos. Así que, tanto para el gobierno como para la oposición, el asunto estriba en cómo obtener más votos en el horizonte de 2012, sin que ello signifique abandonar los respectivos proyectos de país.

Candidato de oposición

Para el sector opositor la tarea parece estar más clara. Escogencia de un candidato unitario, acción sobre los resortes ideológicos conservadores de la población, apelación al voto castigo, adopción de un mensaje más popular y un ejercicio más extendido del clientelismo. Esto, que se ha hecho de manera más o menos eficaz hasta ahora, puede optimizarse.

Economía mixta

En el caso del gobierno el asunto no es tan sencillo. La aplicación de su proyecto requiere una transferencia masiva de recursos a los sectores populares, lo que no ha podido realizar por la mala gestión del aparato ministerial. El otro postigo es el de la economía mixta, que pasa por expropiaciones, las cuales tienen resistencias porque no se aclara lo relacionado con la pequeña y mediana propiedad. De saber dar respuestas a estos desafíos dependerá cuál porción se impondrá en 2012.


 
Top