COLOMBIA TIRA LA PIEDRA Y… NO ESCONDE LA MANO

Santos, más que satisfecho


Orlando Ochoa Terán
o.ochoa@att.net

Pese a la capitulación y a las concesiones bolivarianas en Santa Marta, el gobierno del presidente Santos aplica una nueva estrategia de ataque indirecto sobre los flancos débiles del gobierno bolivariano.

Las explosivas declaraciones de Walid Makled, ofrecidas al veterano periodista investigativo radicado en Miami, Casto Ocando y publicadas el pasado domingo en El Nacional, son sólo la última de una serie de incursiones indirectas que desde el territorio colombiano apuntan contra el gobierno bolivariano con la poca disimulada aquiescencia del presidente Santos.

Las circunstancias no pueden ser más desfavorables para el gobierno bolivariano. La muerte del Mono Jojoy y el hallazgo de sus PCs junto con las varias memorias USB, amenazan con nuevas revelaciones comprometedoras que se unen a las declaraciones en España de los etarras Javier Atristain y Juan Carlos Besance, quienes confirmaron haber recibido entrenamiento en la Venezuela bolivariana con la coordinación del etarra venezolano, Arturo Cubillas y las FARC. Todo esto en medio de la derrota política del 26-S.

Las PCs del fallecido Mono Jojoy obli- gan abrir una investigacion a Cubillas.

Si esto no fuera suficiente, contemporáneamente, el fiscal jefe de la Audiencia Nacional de España, Javier Zaragoza, asistía en Bogotá al V Congreso Iberoamericano contra la Delincuencia Organizada, el Terrorismo y la Corrupción. Con todos estos elementos en la mano, Zaragoza declaró que buscaba definir un “cauce ágil” para recibir pruebas de estos enlaces entre las dos organizaciones armadas ilegales.

Como si se tratara de un asunto ajeno al gobierno bolivariano y haciendo caso omiso a las concesiones del presidente Chávez en Santa Marta, el ministro del Interior y Justicia de Colombia, Germán Vargas Lleras, respondió que “todo lo que tenga que ver con información que comprometa a ETA y los vínculos de ésta con la guerrilla colombiana se entregará a España. La cooperación será plena”, remató el ministro Vargas Lleras.

El pasado lunes en Bruselas el vicepresidente colombiano, Angelino Garzón, ratifica esta posición oficial de su gobierno. “Mantenemos nuestra voluntad y nuestra decisión de cooperar (…) con toda la información que podamos encontrar en los PCs del Mono Jojoy, relativa a este tema (ETA-FARC), la vamos a entregar”.

Ninguna mención a Venezuela o al etarra venezolano Cubillas.

¿Hacía falta?.

Makled lanza potentes torpedos a la flota del alto gobierno de Chávez.

Estrategia indirecta.

Gracias a una hábil estrategia, que aprovechó la coyuntura del cambio de gobierno, la diplomacia de Santos logró con maestría en Santa Marta , convertir sus debilidades en fortalezas y las fortalezas del gobierno bolivariano en debilidades. El otrora Júpiter Tonante, acudió a la cita haciendo de tripas corazón, condescendiente y humildemente envuelto en la bandera patria.

Desde entonces los empresarios descendientes de la “oligarquía que se complotó para asesinar al Libertador”, reciben los pagos de la deuda millonaria religiosamente y algunos con displicencia se disponen a reanudar el intercambio comercial.

Entretanto la revolución vive uno de sus más calamitosos momentos. Acorralado de nuevo por acusaciones que creían clausuradas en Santa Marta, es precisamente desde Colombia donde disparan por mampuesto (FARCETA, Cubillas, PCs del Mono Jojoy) y que obligan a abrirle “una investigación” al darling de Cubillas. Sin descontar los torpedos de Walid Makled a la línea de flotación del alto gobierno bolivariano ¡desde una prisión cercana a Bogotá! El presidente Santos no ha declarado nada sobre el tema.

María Ángela Holguín tampoco.

Está ocupada en entretener a Nicolás Maduro, quien curiosamente, ajeno a esta duplicidad, no deja de reír las gracias de la simpática canciller en cada uno de sus encuentros. El último fue en Cúcuta, en la oportunidad de firmar el “proyecto de un puente para unir aún más a los dos países”.

Esta semana, gracias al voto del gobierno bolivariano en la ONU y a sus gestiones para lograr otros en el Caribe y África, Colombia logró el puesto rotatorio en el Consejo de Seguridad. El mismo que desesperadamente buscara el presidente Chávez en 2006 con la oposición de Colombia que entonces favoreció a Guatemala.

Al tiempo que el presidente Chávez combate las presiones improvisando un viaje por cinco países, el presidente Santos, más satisfecho, comentó en una conferencia de prensa: Muchos de ustedes me han preguntado y están curiosos por saber cómo van nuestras relaciones con los vecinos. Les digo lo siguiente, van muy bien”.

¿Quién lo duda?

 
Top