Siga dándole palo a la piñata

Luis Cisneros Cróquer

Tiempo Confidencial.
Luis Cisneros Cróquer.
nirguayork48@hotmail.com

Nuestra humilde recomendación al Presidente es que siga dándole palos a la piñata llamada Venezuela y que con la preparación de los recursos humano-políticos de que dispone, junto a los activistas cubanos, iraníes, bielorrusos, etc., pase, del desastre de los primeros años a la consolidación del socialismo, dentro de veinte años, y colorín colorado, la patria será socialismo y de la muerte no nos ocupemos porque si más se mueren, más alcanzará la exigua comida que producimos.

Que no deje de darle palos a la piñata de barro o de cartón, pues como el pueblo se acostumbra a obedecer, lo mejor que puede ocurrir es que los aliados se conviertan, en las aulas de una Universidad creada a estos efectos, en verdaderos profesionales del “Palo a la Piñata”.

No importa que no tengamos cabillas, que se hayan confiscado las pedreras y las areneras y el cemento siga subiendo de precio y con ello los bloques; eso no importa, se instalarán las casas prefabricadas de Portugal y Bielorrusia y de Petrocasa y ello será suficiente para sustituir a los empresarios de la construcción que no quieren construir porque se les ha eliminado la “manguangua” de vender a precios altos.

No hay que preocuparse de la inflación porque para eso tenemos el submarino de Dr. Giordani en el que caben todas las esperanzas y la buena fe de los venezolanos; es infinita la sabiduría de este eminente catedrático del desastre; y además, mientras más candidatos a la Presidencia vayan anotándose, mejor…

Pero, en todo caso, para blindar el buen éxito del “palo a la piñata”, se contratará a las encuestadoras del Alcalde Parra, las mismas que han obtenido doce mil respuestas positivas sobre el estado de ánimo de los valencianos frente a la consigna de “eficiencia socialista de Valencia”. Con ese contundente respaldo el Presidente y su gente de Caracas, la misma que come y bebe a cuenta del apabullamiento de la provincia, no tendrá nada que temer para las elecciones del 2010.

La visión del futuro, la lectura de las cartas o los vaticinios de los padrinos babalaos, que ayer mencionó el Presidente, se encuentran en el centro de la mesa nacional: desnudos, sin empleos, y con mucha hambre, pero hacia adelante, venceremos y la revolución en Venezuela será el ejemplo para el mundo; no importa cuantos muertos, cuantos presos, cuantos aterrados, cuanta angustia, que todo se cumpla pues así lo dicta y lo demanda la revolución.

Como decían ayer, cuando Juan Vicente Gómez, póngame donde “haiga” que yo cobro el impuesto al aguardiente, a la matanza de las reses y la instalación de los prostíbulos.

 
Top