¿Por qué callan? *

Ricardo Bello


Ricardo Bello
aracal@gmail.com

La señora Sakineh Ashtiani fue acusada de cometer adulterio y condenada a la muerte por lapidación, tal como lo exige una muy ortodoxa interpretación de la tradición musulmana. El revuelo mundial fue tal que suspendieron la ejecución, ya no será enterrada hasta la cintura y apedreada por amigos y conocidos del marido. El adulterio había sido cometido hace ya varios meses, pero lo que no discuten en los predios del PSUV, es que el marido llevaba varios años muerto. Aún así, fue adulterio y la mujer será ejecutada, pero en honor al repudio mundial, su muerte no será dolorosa, horca o fusilamiento, todavía no han decidido.

Hace poco conversaba con un compadre y nos preguntábamos qué dirían sobre la ejecución de esta mujer iraní las feministas venezolanas, aquellas que a lo largo de la IV República aprendieron a luchar contra el machismo y ahora militan en el chavismo?

El hombre sí puede gozar de cuantas novias desee, pero una viuda no. Irán, sin embargo, es socio importantísimo en la política exterior del gobierno de Hugo Chávez, sin que nadie del entorno de Miraflores cuestione, proteste o confiese su indignación ante tal barbaridad. Las feministas callan, porque la sabiduría de su Presidente está de por medio.

¿Y qué diremos de los gremialistas chavistas y luchadores universitarios que asumieron durante décadas la defensa de la autonomía de los institutos de educación superior, ahora que Hugo Chávez las cerca y pretende silenciar, restringiendo el presupuesto de la UC, UCV, ULA, USB y tantas otras? Callan igualmente.

Lo más triste de esta claudicación histórica es que ni siquiera se atreven a tocar los puntos más delicados de la gestión de Hugo Chávez. Recordamos perfectamente que en febrero de 1999, cuando llegó a Miraflores, la deuda externa venezolana rondaba los 30 mil millones de dólares, para escándalo del nuevo Presidente, que consideraba tal cifra una aberración. Hoy, doce años más tarde, nuestra deuda externa alcanza a 150 mil millones de dólares. Multiplicó por cinco la cantidad, a pesar de haber recibido Venezuela recursos inmensos por el aumento de los precios petroleros.  El costo de la deuda tiene repercusiones sociales: su pago representará el 12% del presupuesto del 2011, mientras que los gastos de salud y educación juntos suman 11%. ¿Qué dirán los chavistas que asumieron la defensa del MVR como una forma de hacer justicia a los más necesitados? Callan.

El presupuesto para la construcción de viviendas del próximo año alcanza la cifra de 1.700 millones de bolívares, pero el de la partida del Presidente en Miraflores, sus viáticos y gastos, 3.400 millones de bolívares, el doble. ¿Qué dicen los chavistas que se burlaban de Imelda Marcos en las Filipinas cuándo se supo que tenía centenares de zapatos en los closets de la vivienda presidencial? Callan. ¿Se habrán preguntado cuántos cientos de trajes de alta costura o relojes de altísimo costo guardan los armarios de Miraflores?

El gobierno chino le adelantó al gobierno venezolano 8 mil millones de dólares por petróleo a futuro. El dinero ya fue gastado, pero en construcciones de autopistas u hospitales no fue. El crudo que todavía no ha sido extraído de la tierra ya fue cobrado y malgastado. ¿Qué dicen los chavistas?

¿No habrá llegado la hora ya de rectificar y asumir la defensa de la honestidad y justicia social?

Versión editada


* Título original: ¿Qué pensaran los chavistas?

 
Top