DESNACIONALIZACIÓN

Luis Ugalde

Luis Ugalde

Vivimos una acelerada desnacionalización.

Importamos más leche, azúcar, arroz, carne, queso, café y otros alimentos que se pueden producir aquí. Importamos como nunca productos manufacturados, ahora también para suplir a las industrias básicas estatizadas y arruinadas. Para el desastre nacional en la construcción de vivienda-hábitat, el Presidente anuncia que en su gira ha comprado 20.000 o 30.000 casas en Bielorrusia, en Portugal o en Irán, cuando el remedio es construir cerca de 120.000 nuevas por año y un plan audaz de apoyo a sus dueños en la transformación de rancho en casa, al menos 100.000 al año. Todo hecho en Venezuela y por venezolanos.

Se anuncia triunfalmente la compra de decenas de tanques, aviones y misiles, se entregan a los cubanos los sistemas de identificación, de puertos y aduanas, de seguridad y de salud. A paso de vencedores-vencidos vamos desbocadamente a la desnacionalización. La producción de todos esos rubros por venezolanos daría vida y empleo directo e indirecto a más de 1 millón de trabajadores. Brasil es nacionalista y con sueños de expansión imperial. Por eso mismo, no estatiza ni arruina fábricas, sino que atrae capitales, tecnología y empresas, que generan en casa empleo productivo y bonanza nacional. Igual hace el nacionalismo chino, que es del siglo XXI y no del XIX como el de nuestra “revolución”.

Lo peor de todo es el éxodo de cientos de miles de nuestra gente más preparada: expertos petroleros, empresarios y sus capitales, médicos y otros profesionales recién graduados son empujados a irse, y se llevan a Colombia, Panamá, Costa Rica, Canadá, Australia, Estados Unidos, España, la inmensa riqueza humana y la inversión que hizo Venezuela (ellos, sus familias y el presupuesto público) en formarlos.

La fuga de talentos es particularmente dolorosa en un país que durante más de medio siglo desarrolló su potencial humano y se benefició con cientos de miles de trabajadores emprendedores venidos de diversas latitudes.

La expulsión de venezolanos empezó con el repudio y destierro del Libertador, luego otros presidentes (excluyentes excluidos) murieron en el exilio: Páez, Guzmán Blanco, Castro y Pérez Jiménez, pues quien no está conmigo es enemigo de la patria. Medina y Carlos Andrés Pérez pasaron su ancianidad en el destierro.

Desde la primera hora perdimos figuras civiles de la talla de Andrés Bello, Luis María Baralt y José María Vargas, por sólo nombrar a unos pocos, por no valorar el talento de nuestros hijos. Intolerancia lamentable en el siglo XIX, estúpida y suicida en el XXI.

La riqueza de Venezuela se basa en el talento de sus gentes, no en si tenemos o no las mayores reservas petroleras del mundo. Hoy 90% del potencial talento de millones de adultos permanece muerto por falta de formación y de capacitación productiva, y un alto porcentaje de los mejor formados es empujado fuera, regalo para otros países a los que también les regalamos nuestras oportunidades y les compramos sus productos. ¡Una sustitución de importaciones a la inversa! Contra esta triste evidencia no hay argumentos.

Para darle un vuelco a este absurdo es muy oportuna la reciente reflexión poselectoral de la Conferencia Episcopal Venezolana: -El proceso electoral y su resultado “es un claro indicio de su (el pueblo) anhelo de buscar soluciones a los problemas sociales por caminos de mutuo respeto, de diálogo y de solidaridad sin exclusiones”.

-“De quienes han sido elegidos diputados se espera que promuevan un modelo de país que supere la polarización y el enfrentamiento. Estamos ante el reto de asumir un proyecto democrático común que favorezca una cultura política de cooperación mutua y no de eliminación del adversario”.

-“La democracia se consolida en pluralidad y respeto.

No se puede desmantelar la herencia acumulada a lo largo de décadas o imponer una dirección ideológica única.

Un genuino humanismo debe exaltar la libertad y la responsabilidad, apoyar la pluralidad para encontrar afanosamente la verdad compartida por la mayoría”.

El futuro de nuestros éxitos nacionales pasa por reconocer a los otros, a los rivales políticos, a los trabajadores y empresarios, los capitales productivos, y por la “vuelta a la patria” de los ahuyentados.

También por frenar los instintos destructivos, desterrar el autoritarismo que excluye y elimina al otro, y hacer alianzas entre los diversos.

@ELNACIONAL

 
Top